22/12/2015

Rumbo a una mayor liberalización en la región

Mientras avanzan a nivel mundial distintos
acuerdos, impulsados por EE.UU. y la Unión Europea (TISA, TPP y TTIP) para
liberalizar el comercio mundial a costa de la soberanía de los Estados, el
bloque regional que integran la Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Venezuela
y Bolivia, se encamina hacia el mismo lugar. Si bien el documento elaborado en
la 49º Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común sostiene “el desarrollo
económico con inclusión social, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos,
fortalecer la justicia social, y erradicar el hambre y la pobreza”, la oferta consensuada para proponer a la Unión
Europea implica un grado de liberalización
que difícilmente permita
alcanzar esos objetivos.


Desde el inicio de las negociaciones entre
el Mercosur y la UE en 1995, los países del cono sur enfocaron sus esfuerzos en
ganar mercados para sus exportaciones
agropecuarias
. Por su parte, desde el viejo continente se centraron en apertura de mercados para sus bienes
industriales, la liberalización del comercio de servicios, de apertura de las compras
gubernamentales, la protección de sus inversiones y en la imposición de nuevas
reglas de protección de los derechos de propiedad intelectual (DPI).
La
gran traba para sellar un acuerdo se debió a la fuerte protección europea sobre
su mercado agrícola.


Liberalización
vs. desarrollo


Para alcanzar un acuerdo entre ambos
bloques se requiere un intercambio de
ofertas, en la que cada parte se compromete a liberalizar hasta un 90% de su
comercio histórico
(de acuerdo a las pautas de la Organización Mundial del Comercio
para establecer una zona de libre comercio). Sin embargo, la UE podría alcanzar esa cuota sin comprometer productos
agroalimentarios, los que justamente serían de mayor interés para el Mercosur
.
Estos desacuerdos mantuvieron congeladas la negociaciones birregionales por
seis años hasta su reanudación en 2010.


Hoy los países de Mercosur alcanzaron un
acuerdo para proponer una oferta a la UE que liberalizaría el 87% de su
comercio, sin embargo aun no se ha
consensuado ni se conoce la propuesta europea.
A pesar de ello, la crisis
internacional que produjo una fuerte caída de los commodities impulsa a los
países del Mercosur a avanzar en la ampliación de mercados para sus
exportaciones primarias, aun cuando ceder
en la liberalización de compras públicas, derechos de propiedad intelectual,
liberalización de servicios o apertura a bienes industriales ponga límites a su
estrategia de desarrollo.


El
nuevo escenario


Para la Unión Europea un acuerdo con el
Mercosur tiene ventajas que no se vislumbraban hace 20 años. Hoy integran el bloque dos nuevos socios,
Venezuela y Bolivia, grandes productores de petróleo y gas respectivamente
.
Además, el viejo continente necesita repuntar su volumen de exportaciones
industriales, que no crece desde la crisis financiera de 2008. Asimismo, China
ha ganado peso en la región, absorbiendo gran parte de las exportaciones latinoamericanas
y volcando a la región una parte considerable de sus exportaciones industriales.


Pero la
Unión Europea tampoco es la misma
. De hecho, la suspensión de las
negociaciones con el Mercosur en 2004 coincidió con la incorporación de diez
nuevos estados miembros al bloque comercial. A los 15 países que conformaban la
UE se unieron Chipre, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania,
Malta, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia. Esto aumentó un 56% en el número de
agricultores de la UE y de 29% en su superficie agraria. Con la incorporación
de Bulgaria y Rumania en 2007, y de Croacia en 2013, el bloque europeo llegó un total de 28 estados. Todo ello dificulta la posibilidad de
restringir la política de subsidios agrícolas y modificar su Política
Agropecuaria Común.

Entretelones
de la cumbre: ataques a Venezuela y silencio sobre Paraguay



El presidente argentino Mauricio Macri aprovechó su primera cumbre
internacional para ganar notoriedad, con un llamado por la liberación de los
presos políticos en Venezuela. Desde el país caribeño la réplica fue
contundente. La canciller Delcy Rodríguez aclaró que Leopoldo López, líder político
opositor, “es responsable de manifestaciones violentas donde se vulneraron los
derechos civiles de la población”. Asimismo, Rodríguez señaló que Macri “ha
vetado leyes contra el trato injusto, tortura y desapariciones forzadas”.


Mientras tanto en el país anfitrión de la
Cumbre, los trabajadores estatales
organizados UNTE-SN, junto a organizaciones campesinas y estudiantiles llevaron
a cabo un paro por 48 horas donde reclamaron por del derecho a la libertad
sindical, aumento de salarios y reforma agraria entre otros temas.
Paraguay
había sido suspendido del derecho a participar en los órganos del Mercosur en
2012, debido a un polémico juicio político que terminó en la destitución del ex
presidente Fernando Lugo. Con la elección presidencial que consagró a Horacio
Cartés, Paraguay volvió a ser miembro pleno del Mercosur en 2013. Sin embargo,
desde entonces las denuncias por represión al movimiento sindical y violaciones
a los derechos humanos no han cesado en ese país.    

19 Vistas