05/02/2016

La CLATE y la ISP contra el Tratado Transpacífico

La CLATE
-representada por su presidente Julio Fuentes y el Secretario de la
presidencia, Héctor Méndez- y por la Internacional de Servidores Públicos
(ISP), la dirigente Viviana García de la CICOP (Asociación Sindical de Profesionales
de le Salud de la provincia de Buenos Aires, adherida a la federación nacional
FESPROSA) estuvieron presentes en el acto y presentaron una declaración
conjunta. La dirigente de la Salud habló ante los presentes en nombre de ambas
organizaciones internacionales de trabajadores del sector público.

 

 

 

La CLATE y
la ISP coincidieron la caracterización de estos tratados así como en la
necesidad de informar y alertar sobre las consecuencias que tendrá para
nuestros estados y nuestros pueblos. “El TPP promueve la reducción o
eliminación de barreras aduaneras que restringen las posibilidades de los
Estados para llevar adelante estrategias de desarrollo y se cristalizan las
asimetrías existentes entre economías de distinta escala y se garantiza el
control de las cadenas de valor por parte de las multinacionales líderes en
cada rubro”.

 

 

 

“El TPP
limita la capacidad de acción de la Empresas y Monopolios del Estado (EyME)
constituidos para salvaguardar el interés público (tal como sucede en la
provisión de agua, energía, etc). Se iguala a las EyME con las empresas
privadas, y se prohíbe a los Estados otorgar subsidios o establecer
preferencias en las compras públicas. El TPP liberaliza las compras públicas,
impidiendo a los Estados dar preferencia a proveedores locales como forma de
estímulo al desarrollo nacional”

 

 

 

En materia
de telecomunicaciones y comercio electrónico “se limita la discrecionalidad de
los Estados en la asignación de licencias, se exige la libre disponibilidad de
las infraestructuras y el libre flujo de datos e informaciones. Se iguala a las
empresas con los Estados en los procesos de solución de diferencias,
estableciendo mecanismo de arbitraje como el CIADI como mecanismo de defensa de
las inversiones”.

 

 

 

“EL TPP, en
materia de propiedad intelectual, aumenta a 70 años la disposición monopólica
de las obras, obturando la difusión del conocimiento, con un impacto negativo
en el área farmacéutica donde las multinacionales del rubro se garantizan su
negocio frente al ingreso de genéricos y bioequivalentes.  Se trata, en definitiva, de un acuerdo que
como el TISA, pone en riesgo la soberanía política de los Estados nacionales y
busca garantizar el control operativo de las cadenas de valor a nivel mundial
por parte de las multinacionales”.

27 Vistas