06/11/2012

“La etapa actual de la CLATE es reivindicativa pero también de atención a los temas organizativos”



6 de noviembre 2012

 
-¿Cuál fue el motivo del viaje a Cuba?
– A partir de gestiones previas, realizadas por los compañeros del Sindicato de la Administración Pública de Cuba (SNAP), surgió la posibilidad de que se integrara a la CLATE el Sindicato de Salud, que reúne a casi medio millón de afiliados. Ese gremio tiene miles de compañeros que están trabajando solidariamente en distintos países de Latinoamérica, Africa y Asia, a través de las misiones médicas que Cuba envía a todos los rincones del planeta. Ese sindicato, es la expresión más alta de un modelo de salud de la población, muy distinto al modelo de mercado al cual estamos condenados los pueblos de Latinoamérica y el Caribe.
Ellos han resuelto incorporarse a la CLATE, y ahora estamos trabajando en todo lo que es la cuestión administrativa para sumar el aporte de dicho gremio.
Además, esperamos concretar con todos los sindicatos de CLATE Salud, incluyendo a los compañeros de Canadá, una actividad regional en el mes de octubre de 2013, sobre el tema de la atención de salud primaria. A esto, aparte de los sindicatos sumaremos a Universidades de la región, para que nos permita dotarnos de elementos teóricos de formación para la lucha.
 
-¿Qué conversaron con los integrantes del SNAP cubano?
-Ellos son parte del equipo fundador de la CLATE, con los que mantenemos un relación muy estrecha. Con ellos estuvimos viendo cómo dinamizamos la Subregión del Caribe, a partir de las nuevas incorporaciones que se dieron en el marco del Congreso de CLATE realizado en agosto.
 
-También estuvieron en México.
-Sí, allí, además de participar en la celebración del 74 aniversario del Sindicato de los estatales mexicanos (SUTEYM), realizamos una reunión de  CLATE regional Centroamérica y CLATE Caribe.
 
-¿Qué temas trataron en este encuentro?
-Esencialmente temas reivindicativos, de derechos humanos y otros varios que hacen a cada uno de los países que componen la subregión. Días antes se habían reunido, también en México, los compañeros de la CLATSEP, y allí, esa Central decidió transformarse en una Coordinación de organizaciones. Por lo tanto, resolvieron que su organización representativa en la región, es la CLATE. Esto, sin duda va a potenciar a la Confederación.
Además de los temas reivindicativos, hoy estamos en una etapa de atender los espacios organizativos de la CLATE. Trabajamos en el reagrupamiento de la entidad y mejorar las comunicaciones, en el pago de las cuotas, y atender todo lo que implique la parte estructural.
Por su parte, los compañeros mexicanos de SUTEYM, han resuelto abrir una oficina de CLATE en Toluca, en un local donde ellos tienen un importante Centro de Estudios. Allí funcionará el centro de atención de CLATE para todo Centroamérica.
Esto se suma a la próxima apertura de la sede central de la Confederación, en la Ciudad de Buenos Aires.
 
-El tema Salud es, por lo visto, una de las áreas prioritarias del trabajo de CLATE en el continente.
-Así es, el primer Ejecutivo que se reunió pocas horas después del Congreso, estableció dos áreas de trabajo fundamental: Salud y Municipales. Esto quiere decir que abogaremos por la coordinación de todos los trabajadores de Salud y los Municipales de CLATE.
 
-Es en ese marco que se dio la reciente reunión de CLATE Salud en Uruguay.
Exacto. Allí, en Punta del Este, en un recreo de la Federación de Salud, deliberamos representantes de Argentina, Chile, Brasil y Uruguay. Oficiaron de anfitriones los compañeros de la COFE. Lamentablemente, no asistieron los compañeros de Paraguay, ya que están en permanente lucha, estos días, contra las medidas represoras del gobierno de Federico Franco.
Lo de Paraguay es un caso muy claro de lo que significa un gobierno dictatorial, se persigue a trabajadores, se los despide  y los judicializan, por pensar distinto al régimen.
En el Encuentro, trabajamos haciendo diagnósticos nacionales y del Cono Sur. La conclusión común habla del abandono total que se ha tenido de la atención primaria, en las políticas de prevención de la salud de la población. El camino que se ha tomado es el negocio de la enfermedad, o cómo los sectores privados mercantilizan la salud, curando más o menos a quienes tienen dinero para pagar la atención.
Lo que estamos haciendo en ese sentido, es ordenar un debate que tiene que ver con ir a ganar, en primer lugar, a los propios trabajadores de la salud, a quienes están en los hospitales y en las Obras Sociales. En ese sentido hemos puesto proa al Encuentro del año que viene, pero antes realizaremos reuniones de subregionales, para seguir avanzando en las propuestas.
 
Isla Demarchi: Un conflicto emblemático
 
-En el plano local y a nivel de ATE, hay una situación que está dando mucho que hablar:  lo que ocurre con la Isla Demarchi.
 
-Es un conflicto que se va a transformar en emblemático. O rompemos definitivamente con la política de desnacionalización, con la oferta neoliberal y de ajuste continuo, o nos derrotan y ellos seguirán avanzando sobre nuestras conquistas.
Dos hectáreas de tierra, que es donde se asienta la Isla Demarchi, pareciera que pueden significar poco en un país de gran extensión como el nuesto, sin embargo ahí se juega el destino de la soberanía sobre el comercio exterior.  Hay que tener en cuenta que el 80% del comercio exterior de Argentina se realiza por mar, y por ríos que desembocan en el mar. Eso, o está bajo control de las multinacionales, o está en manos del Estado.
Si ocurre lo primero, nosotros, como pueblo, habremos perdido uno de los resortes fundamentales para poder pensar en nuestro país y a la vez, desarrollarlo.
Además de ser un golpe a nuestra soberanía, nos impedirá pensar en tener una  moderna flota marítima,  una industria naval nacional. Perdemos 5.000 millones de dólares, en el comercio exterior, por falta de fletes.
Si hubiera una decisión nacional de desarrollarnos en esta área, eso significaría trabajo y bienestar. Pero sobre todo, que el Estado tenga control del comercio exterior., que es fluctuante, que tiene cuestiones de precios. Incluso, si uno quiere abrir nuevos mercados, hay que manejar barcos y puertos.
Actualmente, se ven incongruencias por parte del Gobierno. Por un lado, mandan misiones económicas a Africa, ya que hay condiciones de comerciar y es necesario hacerlo, pero si luego se choca con la concepción de que no queremos tener barcos ni puertos, y que estos estén bajo dominio de las trasnacionales, estaremos frente a un problema provocado. En los planes de las trasnacionales, seguramente no está la idea de que comerciemos con África. Esta incoherencia del gobierno nos lleva a generar acciones de defensa de la Isla.
El conflicto está planteado, y en estos días, ya ha quedado atrás la discusión del Polo Audiovisual que sugerían construir en la zona, y que no era otra cosa que una zanahoria que ponían ahí para confundir a la gente. Ni siquiera hay un gran negociado inmobiliario (que no es poca cosa lo que pueden ganar con ese tema), ya que dicho asunto también lo pueden hacer en otro lugar. Lo que hay, es el hecho de cortar las posibilidades de una política fluvial y marítima soberana.
Retirar el organismo de allí, llevarlo a cualquier sitio, significa cortar las posibilidades que tenemos de desarrollar nuestra industria naval.
Por eso, este conflicto que comenzó sólo con el sector de Vías Navegables, en la Audiencia Pública que se celebró en el Congreso de la Nación, ya estuvieron todos los sindicatos vinculados a la actividad naval.
Allí se habló muy claro sobre lo que significa esta idea de “cambiar” la estructura del puerto de Buenos Aires, sacando a Vías Navegables de allí, y transformarlo en un lugar para yates y veleros lujosos. Se los puede ver muy bonitos en la foto, pero con eso no comemos ni vamos a ningún lado. Nosotros necesitamos sacar al exterior nuestra producción.
El Puerto de Buenos Aires, sólo tiene sentido si existe Dragado y Balizamiento. Y esto no es un capricho, sino que cualquiera se da cuenta que es un puerto de llanura, un puerto bajo. El Río de la Plata y el Río Paraná, traen mucho sedimento, por lo cual hay que estar constantemente dragándolo para poder funcionar.
Por todas estas razones, nosotros vamos a resistir, y estoy seguro que no vamos a estar solos en la defensa de la soberanía nacional.
 

21 Vistas