16/10/2012

“La Central de Trabajadores no es un producto de la Revolución Cubana, sino que la Revolución es consecuencia de las luchas obreras”

 
-Hablar de lucha reivindicativa en Cuba no es igual que en cualquier otro punto del planeta, pero es interesante saber sobre qué temas vinculados a las tareas gremiales, están trabajando desde el SNTAP.
 
-Más que reivindicaciones, los temas en los que estamos empeñados hoy en el sindicato, son aquellos que tienen que ver con las condiciones de trabajo. Por más que hayamos resistido, toda esta situación del bloqueo nos hace mucho daño. Fundamentalmente en el sector de los servicios comunales, que es el más vulnerable. En los lugares de donde los podemos importar, no tienen toda la calidad que podríamos pretender.
Actualmente, estamos preparando a los dirigentes gremiales y a los propios trabajadores en temas de economía.
Si bien a nosotros la crisis no nos asusta mucho, porque ya hemos hecho doctorados en crisis, por todo lo que nos ha impuesto el gobierno imperialista de los Estados Unidos, sí es necesario que nuestros afiliados estén bien claros en el tema.
 
-¿Cómo preparan a los afiliados para afrontar estas contingencias?
 
-La mayor preparación que les damos, es la participación de ellos en los planes económicos  y en la discusión de los presupuestos. Lo hacemos mensualmente en la propia asamblea de afiliados. Allí se discute como se van utilizando los presupuestos, cómo se desarrolla y se cumple el plan, en aquellos lugares donde tienen plan técnico-económico.
Otro tema que estamos trabajando es el del ahorro. Las reservas nuestras están precisamente allí. Nosotros tenemos que ahorrar muchos recursos, como electricidad, combustibles, materiales, es decir, un grupo de cuestiones que van a incidir en la administración pública, que está presupuestada.
Estamos obligados a utilizar racionalmente el presupuesto del Estado.
 
-¿Hay conciencia sobre el ahorro en el pueblo cubano?
 
-En eso precisamente tiene que incidir el Sindicato, porque la gente debe saber que el ahorro en la administración pública, abarca hasta el papel que usamos, o hasta una sentencia que se hace en un tribunal, que lleva hasta ocho o diez hojas, y que si se equivocan al hacerla, se pierde mucho papel. La gente debe tener conciencia  que esa hoja de papel tiene un costo.
El presupuesto del Estado es bastante amplio en temas de salud, educación, en el deporte y la cultura, por lo cual nosotros no podemos ser un sector que contribuya a que se gaste sin control. Con lo que tenemos, hay que hacer las cosas bien, prestar un servicio de calidad, que es lo que nos está pidiendo el pueblo.
Todos esos temas estamos discutiendo con los trabajadores, y los mejores acuerdos y propuestas salen de la gente que concurre a estas asambleas.
 
-En este momento estamos en pleno período electoral en Cuba. ¿Cómo esto influye en los trabajadores de la Administración pública?
 
-Ahora nosotros estamos inmersos en el proceso electoral, fundamentalmente en las elecciones de los delegados de base a la Asamblea Municipal. Eso se hace a través del barrio, y allí están viviendo los trabajadores que participan activamente en esta etapa del comicio. En Cuba, hasta las amas de casa, los jubilados e incluso los más jóvenes, tienen total conocimiento de cómo se realiza el proceso electoral.
Por ejemplo, nosotros anoche disfrutamos en el barrio en que yo vivo, de la asamblea para elegir candidatos. Fuimos en masa, con alegría, y la gente tenía las posibilidades de nominar a quien quería que lo representara. La gente identifica dentro de los vecinos y compañeros del barrio a aquellos que tienen más capacidad, más méritos. Eso es a lo que estamos llamando, a que sean compañeros y compañeras que sirvan de ejemplo, ya que estos son momentos fundamentales para la Revolución Cubana, y tenemos que buscar que nuestros representantes sean gente honesta y solidaria,. con capacidad revolucionaria.
 
-Qué se elige el próximo 21 de octubre?
 
-El 21 de octubre tendremos la posibilidad de elegir los delegados provinciales, los diputados al Parlamento. Los sindicatos ya nos reunimos, para elegir los candidatos que nosotros queremos que nos representen entre los trabajadores y delegados de base.
Para nosotros, eso es democracia, ya que el Sindicato está eligiendo a quienes nos van a representar en el Parlamento. Eso mismo lo están haciendo todas las organizaciones de masas. Por ejemplo, la Federación de Mujeres, que es una entidad que representa a todas las compañeras de este país, y tiene la posibilidad de reunirse en su pleno nacional para decidir quien las va a representar. Lo mismo pasa con los Comités de Defensa de la Revolución, con el campesinado o la Federación de Estudiantes.
Esa es nuestra democracia, ya que le damos participación a todo el mundo, y no como en otros países donde se postula gente porque tiene más dinero para hacer una campaña millonaria. Sabemos que nos critican, pero nosotros estamos muy conformes con el camino recorrido.
 
-Las críticas del mundo occidental apunta al tema del partido único.
 
-No queremos más partidos. Ese partido que tenemos es el que nos ha hecho, con la unidad de todos los cubanos y los trabajadores, llegar hasta este momento actual. Nos ha dado el triunfo.
También nos acusan de que hay una sola Central de trabajadores, que eso es monopolio, pero yo siempre digo que la Central no es un producto de la Revolución Cubana, sino que la Revolución es consecuencia de las luchas obreras. La Central la creamos en 1939, y recién 20 años después triunfa la Revolución. Cuando estábamos en el sistema capitalista, ya decíamos que queríamos una sola Central de trabajadores, porque lo único que nos puede dar la victoria a cualquier pueblo es la unidad: del pueblo, de los trabajadores, de sus dirigentes, y del Partido.
 

19 Vistas