03/06/2012

Vibrante discurso de Pablo Micheli en el ESNA



Entre el 21 y el 23 de mayo se realizó en México el V° Encuentro Sindical
Nuestra América (ESNA) con la presencia de 205 delegados
internacionales, que representan a 20 países del continente, y 300
delegados mexicanos representando a los 21 estados locales.
En ese marco, Pablo Micheli, secretario general de la CTA encabezó
una importante delegación argentina integrada, entre otros, por Víctor
Mendibil (FJA), Julio Fuentes (ATE), Guillermo Díaz (UOM Villa
Constitución), Julio Gambina, presidente de la Fundación de
Investigaciones Sociales y Políticas (FISYP), entre otros representantes de la CTA.
En el marco de dicho encuentro internacional Pablo Micheli tuvo la
oportunidad de dirigirse a los más de 500 delegados mexicanos e
internacionales reunidos en las instalaciones del Sindicato Mexicano de
Electricistas (SME).
Allí Micheli agradeció la invitación en nombre de la CTA y saludó
especialmente a los compañeros del SME por la atención recibida y por su ejemplo de dignidad y resistencia.
En su alocución se refirió a la crisis mundial del capitalismo y, en
especial, a la gran resistencia de los pueblos en Europa que no siempre
son acompañados por las centrales sindicales.
El dirigente de la CTA se refirió a la situación latinoamericana al
cumplirse 20 años de la Cumbre de Río, sobre la próxima participación en el encuentro Río + 20 y, a través de estadísticas, cómo las cosas no
han cambiado demasiado. En ese sentido destacó que las organizaciones de trabajadores latinoamericanas deberíamos interpelarnos sobre nuestro
papel y la independencia necesaria de los gobiernos progresistas o no.
Exceptuando, en ese análisis, el caso cubano y la Venezuela de Chavez
“donde pueblo y gobierno son un mismo puño pero en el resto de los
países los gobiernos poco tienen en cuenta a los sindicatos y los
movimiento sociales”.
En ese mismo sentido manifestó que “el poder de la clase trabajadora debe
estar al margen de los vaivenes de los propios gobiernos, sin ser
indiferentes, pero manteniendo nuestra autonomía más allá de los
procesos electorales. Pero para eso es indispensable construir unidad y
movilización de masas para garantizar las transformaciones necesarias”.
Instó a los presente a consolidar el Encuentro Sindical Nuestra
América en cada país y en cada región, apoyó la lucha de los
electricistas mexicanos y recordó a viva voz que “Las Malvinas son
argentinas y de Latinoamérica”.
Finalizó su intervención parafraseando a José Martí:“Solo hacemos lo
que debemos, no lo que queremos o podemos. Hagámoslo o la historia no nos absolverá”

 

 

 

26 Vistas