22/12/2013

Puerto Rico: La detención de Oscar López es un crimen de lesa humanidad

 19/12/13.- Jair Krisckhe, presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos (MJDH), comparte sus impresiones sobre la situación de Oscar López, detenido hace 32 años en una cárcel de Estados Unidos.

Se te notó muy emocionado cuando hablaste de Oscar López en la ceremonia de entrega de los Premios Derechos Humanos al Periodismo…

–¡Indignado, muy indignado!

Estamos en pleno siglo XXI, y en nuestra América Latina ya hemos luchado tanto contra este tipo de atropellos que me resulta inadmisible que todavía ocurran barbaridades de esta magnitud.

Para empeorar las cosas, esto se da nada más y nada menos que en Estados Unidos, país que se autoproclama como el gran protector de las libertades, con sus tan amplificados discursos sobre la democracia, etc.

La detención de Oscar es un crimen porque el concepto de prisión tiene un cometido final que no se reduce a quitar la libertad de un condenado, y sí a establecer un proceso de resocialización. En el caso de Oscar López esto no existe, simplemente se le impone una repugnante segregación y nada más. Por lo tanto su prisión es un absurdo.

Siento que a todos los que luchamos por la defensa de los derechos humanos, un caso como el de Oscar nos deja más pequeños, porque nosotros hemos combatido contra dictaduras, pero en este caso puntual se lucha contra sucesivos “gobiernos democráticos”.

Ahora está Barack Obama en el poder, alguien que ha sufrido en su propia piel el desprecio y la discriminación racial, y que se supone debería condenar este tipo de prácticas, pero por acción u omisión él está avalando esta infamia.

El caso de Oscar es muy emblemático, parece típico de una dictadura. Es incomprensible en un mundo como el de hoy en día.

Entonces, desde el punto de vista emocional para mí es muy impactante, y desde el punto de vista jurídico es un absurdo, es inadmisible.

Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago

    • El discurso de Obama en el funeral de Nelson Mandela, solo palabras, ¿verdad?
-Hay que señalar que Mandela fue un luchadorpor la libertad y la democracia, y cuando observó que se habían agotado otros caminos, decidió actuar por la vía armada.

Obama resalta con emoción que Mandela estuvo preso por luchar por la libertad, la dignidad humana y la democracia. Bueno, hay que decirle a este señor que Oscar López está preso en su país desde hace 32 años por las mismas razones que Mandela lo estuvo durante 27 años.

Se debe respetar aquello que fue consagrado en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y el Ciudadano que proclamó la Revolución Francesa en el siglo XVIII, donde se dice expresamente que ante la opresión todo ciudadano tiene derecho a rebelarse. Eso fue lo que hicieron Mandela y Oscar López.

El caso de Oscar López deja al descubierto un doble discurso del gobierno estadounidense: uno hacia el exterior y otro para lo doméstico, pero lamentablemente este es un tema que la opinión pública conoce poco y la latinoamericana menos aún. Es un caso de lesa humanidad, y es por eso que debemos actuar.

Denunciar y presionar, ésas son las tareas

En este momento todos somos Oscar López, y en consecuencia tenemos dos deberes inmediatos: denunciar esta injusticia ante el mundo y ejercer presión ante el gobierno estadounidense para que ponga punto final a esta anomalía que resulta inadmisible en un régimen dictatorial, cuanto más en una democracia.

El MJDH abraza la campaña internacional por la excarcelación de Oscar López, y junto a la Rel-UITA comenzaremos a difundir esta situación en Brasil, nos comprometemos a dar luz a esta causa y avanzar en la única solución posible: la excarcelación de López.

15 Vistas