15/01/2014

Los Izquierdo, una genuina familia de ferroviarios, de la política y el deporte

A partir del siglo XIX numerosas familias de inmigrantes
italianos y españoles llegaron para sembrar estas desérticas tierras con
esfuerzo y trabajo fecundo. No los amilanaron ni las fuertes ráfagas del viento
que azotaba la región ni la soledad de un paisaje yermo.

Los abuelos Izquierdo llegaron a estas tierras a comienzos
del siglo XX. Rufino Izquierdo se había casado con Manuela Ceballos en
Andalucía, España, de donde eran originarios. “Mis abuelos fueron inmigrantes
que debieron partir de España porque la situación económica les ocasionó una
pobreza extrema. Debieron viajar a la Argentina para reorganizar sus vidas. Aquí
desarrollaron toda una actividad económica que les permitió mejorar
notablemente su condición económica”, nos relató Jorge, uno de los nietos.

 

De esa unión nacieron, Beatriz, en el viejo continente,
mientras que en Argentina Jesús, Rufino “Chiche”, Antonio y Manuela. Todos los
hijos varones trabajaron en el ferrocarril.

 

Antonio tuvo una hija, Marta Susana; Jesús tuvo cuatro
varones, Eduardo Omar, Jorge Alberto, Rubén Horacio y Raúl Jesús. Rufino, más
conocido como “Chiche”, fue el padre de Olga, fruto de su primer matrimonio de
Chachy y Daniel.

 

Jorge aclaró que “todos los hijos de los hermanos Izquierdo
nacimos en la ciudad de Neuquén. Mis abuelos fueron propietarios del edificio
de la Escuela
121, ubicada originariamente en Perito Moreno y Río Negro. Cuando luego se
inauguró la escuela sobre la calle Perito Moreno esquina Chubut, la propiedad
fue vendida por la sucesión de mis abuelos a la familia Ferraccioli donde hoy
funciona esta casa de deportes”.

Jorge continuó relatándonos la vida de los Izquierdo. “Ambos
abuelos fallecieron en esta ciudad. Mi papá y sus dos hermanos también
estuvieron toda su vida en Neuquén, los tres trabajaron en el ferrocarril
General Roca como guardas”, agregó.

 

De tal palo tal astilla

 

Jorge Izquierdo se ha dedicado plenamente a la actividad
gremial, tal como lo hiciera su padre, Jesús, quien llegó a ser secretario
general de la Unión
Ferroviaria
seccional Neuquén.

 

Jesús tuvo activa participación del paro de más de cuarenta
días realizado contra el presidente Arturo Frondizi a fines de la década del
50. Debido a la posterior persecución de los activistas, estuvo fuera de su
casa algo más del tiempo que llevó la protesta, mientras era buscado por
fuerzas militares.

 

Su hermano Rufino, “Chiche”, también participó en esta
huelga pero corrió distinta suerte: fue detenido por los militares y obligado a
conducir un tren con una ametralladora en la cabeza.

 

Jorge nos contó que trabajó 47 años en el Poder Judicial y
que desde allí siempre participó en el sindicato del sector. Dedicó su vida a
defender los derechos de los trabajadores al punto de llegar a liderar la Confederación General
del Trabajo (CGT) local. Enfatizó que en los años de dictadura, dicha
Confederación fue la primera que tuvo Secretaría de Derechos Humanos, y de
crear, junto con otros trabajadores, la seccional neuquina de la Central de Trabajadores de
la Argentina
(CTA).

 

Uno de ellos fue Julio Fuentes, “con quien luchamos a brazo
partido contra el liberalismo”, afirmó Jorge. También llegó a ser Secretario
General de la
Federación Judicial
Argentina y secretario del Sindicato
Empleados Judiciales (SEJUN). Además, por su ya mencionada intervención en la
defensa de los derechos de los trabajadores, participó en la pueblada de Cutral
Co en 1996 y las movilizaciones del 2001.

 

Jorge vivió en las colonias del ferrocarril, sobre Santa Fe
e Independencia, y nos contó que desde muy joven trabajó en la escribanía de
Máximo Salcedo, recordado escribano del Neuquén, y en otros estudios hasta que
en la década del ‘60 ingresó como cadete al Poder Judicial, sector en el que
pasó la mayor parte de su vida.

 

Apenas incorporado, comenzó a trabajar en el gremio junto
con su creador, Nicanor Eduardo Briceño. Desde siempre fue un luchador
incansable, involucrado en tareas como la participación en congresos judiciales
o en la organización, en 1981, de la Agrupación 4 de Agosto cuya razón era reivindicar
a los trabajadores judiciales en tiempos de la dictadura militar, además de las
respectivas militancias sindicales.

En el relato de Jorge pudimos advertir que la pérdida de una
de sus piernas -por un accidente ferroviario, siendo niño lo atropelló un tren
al querer cruzar las vías- no fue impedimento para realizar una tarea sindical
exitosa. Tiene tres hijas y hermosos nietos.

 

La vida deportiva

 

“En ese tiempo mi padre, Jesús, era árbitro de fútbol de la Liga Neuquén después
de haber sido jugador en varios equipos de la provincia de Buenos Aires. Luego
de la huelga ferroviaria se retiró del ferrocarril en 1960, y falleció en 1966. Mi tío Chiche fue
jugador de futbol en el Club Pacífico hasta los años 40. Ambos, hay que
remarcarlo, fueron deportistas de renombre en el fútbol de la zona”, contó,
orgulloso, Jorge.

 

La afirmación de Jorge no es ni mera subjetividad, ni poca
cosa, teniendo en cuenta la relevancia que el fútbol siempre ha tenido, con
lógicos altibajos, para la región.

 

El “Álbum de los 50 años de Neuquén”, editado por Otto Max
Neumann bajo los auspicios de la
Junta
de Estudios Históricos de la Gobernación del
Neuquén, ha dejado establecido hitos futboleros “bien neuquinos”, al incluir
una breve reseña que establece que el fútbol fue la base más firme en la cual
se cimentó el deporte regional.

 

En efecto, podemos leer que en 1909 “El Neuquén Atlético
Club” inició sus actividades deportivas con un partido de fútbol jugado en
marzo de ese año. En 1916 se constituyó la primera Comisión Directiva del Club
Atlético Pacífico, cuyo dato más original y simpático es que cada uno de sus
miembros ocupaba su puesto en el equipo de fútbol. Y, como no podía ser de otra
manera, ese libro también nos muestra que Rufino “Chiche”, junto con Cipriano
Ambrosio, recordado vecino neuquino fueron puntales del equipo de Pacífico.

 

Jesús Izquierdo también ha quedado inmortalizado en tan
importante documento. Fue una “relevante figura” de Pacífico, además de llegar
a ser presidente de la
Asociación
de Árbitros de Neuquén.

 

La tarea política

 

Rufino “Chiche” fue diputado provincial por el MPN, partido
del que, junto con Ángel Puglisi (su cuñado, casado con Manuela Izquierdo)
fueron fundadores “ante la disposición nacional gorila de prohibir el peronismo
en el país”, explicó Jorge. Y agregó: “Ambos peronistas fueron amigos
personales de Felipe, Amado y Elías Sapag.

En 2004, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Rufino
Chiche, quien, en relación a la creación del MPN, nos contó lo siguiente: “Hubo
empleados del ferrocarril que, manteniendo sus ideales justicialistas, se
plegaron a las filas del emepenismo cuestionando que Perón elegía los
candidatos desde Buenos Aires”.

 

Por su parte, Ángel Puglisi, cuñado de los Izquierdo
-entonces diputado provincial, ante la renuncia del vicegobernador Mendaña durante
la primera gobernación de Felipe Sapag-, asumió ese cargo, hasta el desalojo
del gobierno en 1966 en manos del golpe de Estado encabezado por Juan Carlos
Onganía”.

 

No sin cierto pesar, Jorge nos contó que “se dio una
situación muy particular. Chiche, peronista y mi padre Jesús, frondicista.
Ambos estuvieron profundamente enemistados por razones políticas durante muchos
años pero después restablecieron sus vínculos dejando atrás la división
ideológica”.

 

Diputados provinciales

 

En la historia de los diputados provinciales vemos que en
1963 la Legislatura
contaba con Héctor Cichero, dirigente ferroviario que había participado en la
sanción de la
Constitución Provincial
en 1957, y Ángel Puglisi, proveniente
de la militancia petrolera, dirigente del Sindicado Unido Petroleros del Estado
(SUPE), entre otros.

 

En 1973, cuando en Argentina se eligió a Héctor Cámpora y
luego a Juan Domingo Perón para presidir el país, en Neuquén fueron elegidos
como diputados provinciales el metalúrgico Ernesto Carlos Behm, quien era
secretario general de la CGT;
Nicanor Briceño, que representaba a los trabajadores judiciales; Rufino
Izquierdo; Celestino Sagaseta y un joven que era empleado municipal de Zapala,
Luis Julián “Chito” Jalil.

Es decir, que en nuestra provincia fue característico que la
clase obrera estuviera representada por diputados provenientes de la clase
trabajadora.

 

Esta es la historia de una familia ferroviaria que, como
tantas, habitó en las antiguas colonias ferroviarias neuquinas.

 

Los hermanos Jesús y Rufino Chiche tuvieron destacada labor
deportiva y política, ambas actividades que enriquecieron la ciudad.

 

Con su estilo personal, Jorge, hijo y sobrino
respectivamente de los personajes que nos ocupan, un notable luchador de los
derechos de los trabajadores, ha continuado sobresalientemente la apuesta
política de la familia.

 

Sus improntas han quedado grabadas en la historia neuquina:
son imágenes de trabajo y de lucha sin medida.

18 Vistas