04/04/2014

La instalación: Miradas cruzadas

Los cambios de Gobierno no le son indiferentes a nadie, sin
embargo, tienen un especial interés para los trabajadores del Estado, que ven
cambios inevitables en sus ambientes de trabajo. ¿Cómo ha sido la llegada de
las nuevas autoridades a los Servicios Públicos?

 

La mirada es diversa, según la perspectiva con que se
realice.

 

Los que asumen, denuncian que los Servicios están
desfinanciados y que sus Presupuestos se encuentran devengados o pagados en una
importante proporción, como es el caso de Indap, Senadis, MOP, Tesorería, etc.,
y, por tanto, no van a poder cumplir sus compromisos y llegar a fin de año con
su Presupuesto. Otros, se encuentran con plantas de personal de cargos
directivos instalados, concursados en forma express, a última hora, a fines del
año pasado o reclutados en los dos primeros meses del presente año, poco antes
del cambio de mando, como son los casos de Ministerio del Interior, Ministerio
del Trabajo, Secretaría General de la Presidencia y Consejo de la Cultura. Cuadro
que se suma a los “errores no forzados” causados por la falta de idoneidad en
las nominaciones efectuadas, que han debido corregirse posteriormente con una
segunda opción.

 

Por otra parte, la actual oposición denuncia despidos;
desvinculaciones que, con el tiempo y el análisis respectivo, se comprueba que
son principalmente cargos de confianza política, correspondientes a la Alta Dirección
Pública, centrados en cargos de 1° y 2° Nivel Jerárquico de los Servicios, los
cuales son normados en la Ley
19.882, acordados previamente en forma unánime por la oposición y el gobierno
de Ricardo Lagos, que más tarde se explicita a través de una Resolución por
cada Servicio que detalla los cargos que corresponden a la A.D.P., documento que registra
la Toma de Razón
respectiva por la
Contraloría General
de la República.

 

No se trata de una revancha. La ANEF no pertenece a partido
alguno, es de todas y todos los trabajadores; los directivos son nuestra
contraparte, equivalentes a los gerentes de empresas del sector privado y lo
reiteramos “ayer, hoy y siempre”: defenderemos al trabajador de base, que es
personal operativo y no directivo de los servicios públicos. Lo haremos sin
preguntarle por quién vota o cuál es su partido político, defensa que ya
estamos efectuando a través de los requerimientos de nuestras asociaciones afiliadas.

Ante estos cambios de directivos, la estrategia de la
oposición ha buscado inhibir los cambios de Jefatura y dejar instalados en los
Servicios, en los cargos de Jerarquía, a sus cuadros políticos, llegando
incluso a la desfachatez de atacar a la
ANEF
por, supuestamente, “no defender” a estos Ejecutivos.
Olvidan que, cuando fueron Gobierno, estos mismos directivos despidieron a once
mil funcionarios públicos de base, que desempeñaban funciones regulares, con
buenas calificaciones, con funciones Administrativas, Técnicas o Profesionales,
a quienes injustamente los denominaron “operadores políticos”, funcionarios
públicos que hoy reclaman, con toda Justicia, su restitución o una reparación
al daño causado.

 

Hemos querido ser rigurosos y para conocer la realidad de
cada uno de los servicios públicos que componen la Administración Central,
hemos convocado a todas y todos los Presidentes de cada una de sus Asociaciones
de funcionarios para conocer en forma directa la verdad y el impacto en los
climas organizacionales que ha provocado el cambio y la instalación de las
nuevas autoridades. Hoy con mucha seguridad podemos decir que existe
tranquilidad en la generalidad de nuestra base y que los cambios de Jefaturas
se han ido produciendo gradualmente, y a la fecha aún permanecen en varios de
ellos las anteriores autoridades. Y algo muy importante: a diferencia de la Administración
pasada, no hay despidos masivos en el nivel de funcionarios permanentes y de
base. Hay sí situaciones puntuales en Servicios como el Ministerio del
Interior, Ministerio de Bienes Nacionales y la Presidencia, en cuyos
lugares la Asociación
respectiva y la ANEF
están actuando, defendiendo el derecho al trabajo de los afectados.

 

Finalmente, sólo reafirmar: la historia está escrita, la ANEF fiel a su legado es una
Organización Sindical AUTÓNOMA, y el Gobierno de turno es nuestra contraparte y
nuestra misión es la defensa del trabajador, no del Directivo(a). Hemos sido
persistentes y consecuentes frente a los Gobiernos de distinto signo a lo largo
de nuestra historia. Hemos luchado por el derecho al trabajo en tiempos de
dictadura, también durante la
Concertación
y recientemente frente al Gobierno de derecha, y
lo haremos en el presente, hoy y en el futuro, porque nuestra lucha es por el
Trabajo Decente en el Sector Público: un empleo estable con remuneración justa
y una Carrera Funcionaria, así como con Protección Social en Salud y una
Previsión con Pensiones sustentables y un espacio donde se respeten los
Derechos Fundamentales sobre Negociación Colectiva y Derecho a la Huelga, todo ello lo
alcanzaremos con nuestra histórica Unidad, la fuerza de la Organización y la
dignidad del funcionario público.

 

 

Fuente: http://www.elmostrador.cl

11 Vistas