13/08/2016

El cumpleaños del comandante, mi abuelo

“Pronto deberé
cumplir 90 años, nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un
esfuerzo, fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos
nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos
como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se
pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos
necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de
América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá”.
Así habló Fidel el 19 de abril de este año, cuando volvió a
aparecer en público para participar del VII Congreso del Partido Comunista de
Cuba. Y fue noticia, como siempre.

 

“Revolución es
sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es
igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres
humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos;
es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y
nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier
sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es
luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar
principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo
capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”.
Así entiende el comandante el ser revolucionario, esa es la idea
profunda que inunda sus actos. La verdad y las ideas. Cuánto valor en esas dos
palabras.

 

“Revolución es
el poder de los trabajadores.  Y así como
los explotadores querían el poder para esclavizar a los obreros, los obreros
quieren y necesitan el poder para librarse de los esclavizadores, llámense
esclavizadores extranjeros, o esclavizadores criollos.  Para eso quieren y para eso necesitan el
poder los trabajadores, pero por eso también contra el poder de los
trabajadores conspiran los imperialistas… para destruir el poder de los
trabajadores se empeñan en tenaz lucha contra nuestra Revolución los
imperialistas”.
El soldado de las ideas sabe que no
hay ni habrá revolución verdadera si los trabajadores no son protagonistas. El
poder del pueblo, nada menos.

 

“Contra el
poder de los trabajadores conspiran los que sienten fobia por el trabajo, los
que quieren que otros trabajen para ellos. 
Contra el poder de los trabajadores conspiran los esclavizadores, los
discriminadores, los corrompidos de ayer, los viciosos de toda laya, los
criminales, los sanguinarios, los vendepatrias, los traidores”.
Así piensa “el caballo” del enemigo.

 

“Seguiremos
adelante con nuestra Revolución proletaria, porque jamás volverán repúblicas
burguesas, sistemas burgueses, sistemas de explotadores; ¡porque jamás las
madres proletarias volverán a parir hijas para criadas de los señoritos y de
los explotadores! ¡Jamás las madres proletarias volverán a parir hijas para los
prostíbulos de una sociedad corrompida y miserable! ¡Jamás las madres proletarias
volverán a parir hijas o hijos para la humillación, para la discriminación,
para la esclavitud, para la explotación, porque de ahora en lo adelante, y
siempre en nuestra patria, nacerán hombres y mujeres  para la justicia, hombres y mujeres para la
libertad, hombres y mujeres para la igualdad!”.
Ese
grito del jamás, del nunca más, del no pasarán, sigue siendo bandera en toda
nuestra América latina.

 

Mi abuela Aída cumplió hace poco los 90 años. Habla
mucho,y no se cansa de repetir que tiene la misma edad que Fidel. Ella recuerda
siempre a sus hijos, sus nietos y sus bisnietos. Y nosotros adoramos tenerla
entre nosotros tantos años. Fidel también debe recordar en este día a sus
hijos, a sus nietos y sus bisnietos. Que ya no son únicamente los que supo
engendrar, sino todos aquellos hombres y mujeres de la Patria Grande que luchan
por un mundo nuevo, por un hombre nuevo. Que siguen su ejemplo e hicieron suyas
las palabras de un hombre valiente, ferviente defensor de la humanidad y de la
lucha. Las palabras de un hombre sabio que quiero que sea
mi abuelo.

34 Vistas