24/09/2013

¿Alguien en quién confiar?

La crisis de confianza ha invadido diferentes esferas de la
sociedad Colombiana y nos lo ha demostrado así el dialogo Social en los
procesos de Negociación de los diferentes PAROS que hemos venido viviendo en la República de Colombia.

 

No hay credibilidad y confianza entre los actores;
fundamentalmente porque cuando se suscriben acuerdos y estos no se respetan se
pone en tela de juicio la suscripción de estos. “¿Para qué negociamos y acordamos
si luego no nos cumplen?”, dicen unos; “y si no cumplen hay que hacer varios
Paros que garanticen el cumplimiento de lo pactado”, dicen otros. Cuando se
convierte en un riesgo la construcción de acuerdos, el  tema se complica y eso estamos experimentando
los Trabajadores del Estado tras el acuerdo Nacional del pasado 16 de mayo de
2013, por cuanto a pesar de todo, de la comisión de Seguimiento, la almendra
del acuerdo, que es la modificación al decreto 1092 de 2013, no sale, está
enfangada en la Presidencia
de la República
en su oficina Jurídica, dando vía libre a los rumores y especulaciones en las
cuales el Ministerio de Hacienda se dice, es el principal obstáculo. El
Ministro del Trabajo parece desentendido del tema y su viceministro de
Relaciones Laborales ya no atiende completa una reunión de la Subcomisión del Sector
Publico.

 

Esta actitud nos lesiona, pues acompañamos de buena fe la
construcción de un Acuerdo Laboral Nacional en medio de Negociaciones
asimétricas en el ámbito Territorial y otras maltratadas como las que vivimos
en la CAR de
Cundinamarca, la
Universidad
del Quindío, o la de la Fiscalía General
de la Nación
donde ni siquiera se reunieron las partes para firmar el Acta Final sino que la
enviaron por correo para recoger las firmas y 
luego cerraron la puerta para no dialogar jamás con SINTRAFISGENERAL. O
qué decir de los Pliegos sin negociar en el Sector del Medio Ambiente,
presentado por SINTRAMBIENTE, o en la alcaldía de Lorica en Córdoba, estos en
el marco del Decreto 1092 de 2012, para empleados Públicos.

 

Como la debilidad Institucional del Ministerio de Trabajo es
evidente, no podemos dejar de lado el caso de la Fundación Universitaria
SAN MARTIN, donde no han valido Fallos de Tutela favorables a los Trabajadores,
los cuales no se cumplen  mientras se
continua diezmando al Sindicato y se resisten a negociar el Pliego de
Peticiones presentado hace mas de 6 meses, infortunadamente el tiempo pasa y
cuando la
Justicia Administrativa
Laboral reaccione esperamos que no
sea demasiado tarde y aún sobreviva SINALTRAFUSM.

 

Justo esto último habla ni más ni menos del incumplimiento
del acuerdo Tripartito de 2011, suscrito por la CGT, cuya evaluación es urgente en temas como el
del párrafo anterior, pues nos preguntamos: ¿donde están los inspectores? De
otra parte, en tercerización y empleo, particularmente el Estado empleador no
da ejemplo.

 

Como se dice popularmente “obras son amores y no buenas
razones”. Así es muy difícil recuperar la confianza entre los Actores del
Dialogo Social.

 

A propósito de las próximas elecciones y de la conformación
de listas para Senado y Cámara y de las 
promesas incumplidas, de la corrupción en el órgano Legislativo y lo que
fue nuestro acompañamiento al proceso de Revocatoria del Congreso que lideró el
Senador CAMILO ROMERO, bien vale la pena reiterar la pregunta ¿si hay alguien
en quien confiar?

 


PERCY OYOLA PALOMA

Presidente UTRADEC.

 

 

Bogotá D.C. 23 de Septiembre de 2013.

19 Vistas