27/11/2012

A 7 años del rechazo al ALCA



Bush vino para cerrar el ALCA y tuvo que irse de este país con una vergonzante derrota los pueblos de América que dijimos que queríamos otra integración, que apostábamos a construir equidad, que apostábamos a construir otra relación de hermandad que le diera continuidad a la gesta Sanmartiniana, Guevarista, Bolivariana, de construir un continente donde se pueda garantizar la felicidad de nuestro pueblo.
Se han hecho una multiplicidad de actos políticos con la perspectiva y con el balance de lo alcanzado hasta ahora. Si bien es cierto que hemos podido derrotar al ALCA aún no hemos podido garantizar la construcción del ALBA, la Argentina aún no es parte, no hemos podido resolver el problema del Sucre ni del Banco del Sur y una cantidad importante de países de nuestra América, la mayoría, siguen ahorrando en dólares para subsidiar la deuda externa norteamericana. Hay que terminar con esta aberración y es necesario avanzar con la soberanía económica de este
continente.

En el medio, por supuesto con mucha inteligencia, el imperio
construyó el G20, que ya ha incorporado a países como la Argentina y
Brasil a ese ámbito, que terminó financiando al Fondo Monetario
Internacional (FMI) para que siga profundizando sus políticas
neoliberales ortodoxas en otros lugares del mundo como son España,
Portugal, Italia, Grecia; países que se acostaron siendo el primer mundo y se levantaron empobrecidos y con niveles de desocupación como los de España que alcanzan el 26,5 por ciento.

En este camino estamos, de seguir construyendo mayor subjetividad popular, mayores capacidades en este continente para poder garantizar la segunda y definitiva independencia.
Hay un debate ideológico intenso y profundo en el campo popular, pero ya no es un debate de “Sí al ALCA, No al ALCA”, hoy el debate es Cómo construimos el ALBA y cómo conseguimos que los gobiernos que todavía no
se han decidido a dar los pasos que transformen las relaciones económicas regionales se decidan a hacerlo.

20 Vistas