02/08/2016

Yañez: “Nuestras jubilaciones son entre un tercio y la octava parte del salario en actividad”

¿Qué nos puede decir
del actual sistema de seguridad social chileno?

El sistema instituido en Chile a partir de los año 80-81
durante el régimen militar cambió el sistema de reparto existente por un sistema
de capitalización individual. Es el famoso sistema de las Administradoras de
Fondos de Pensiones (AFP). Se dijo en un comienzo que iba a ser un régimen
voluntario, pero terminó siendo obligatorio. Se presionó a los trabajadores para
cambiarse a este sistema. Hoy día no hay otra alternativa, todos los
trabajadores está obligados a ingresar a las AFP.


¿Cómo fue
promocionado el régimen de AFP al momento de su creación?

Las promesas decían que iba a haber tasas de reemplazo
cercanas al 75% de la remuneración en actividad, pero con el trascurso del
tiempo se comprobó que eso fue así. Actualmente tenemos jubilaciones por debajo
del tercio de la remuneración en actividad. Y las AFP dicen que esto pasa
porque hay trabajadores que aportan de manera intercalada. Eso no es así. El
mayor porcentaje de los trabajadores ha hecho imposiciones de más de 40 años,
tanto en el antiguo como en el nuevo sistema y hoy en día están sacando
pensiones que corresponden a menos de la octava parte del sueldo que percibían
como activos.


¿Cuál es el mayor
problema de las AFP?

Estamos frente a un sistema que depende fundamentalmente del
aporte del trabajador, no hay aporte del Estado o del empleador empresario.
Esto fluctúa en una cuenta, y de lo que el trabajador haya juntado en esa
cuenta depende el futuro de su pensión. Y quienes administran estos fondos de
capitalización individual son las grandes empresas trasnacionales, que cobran
un porcentaje por los gastos de administración y luego les prestan a los grupos
económicos. Y las dueñas de las AFP son también dueñas de las grandes empresas
en Chile y las empresas donde trasladan los capitales para sacarles
rentabilidad. El pilar económico de Chile depende de los fondos de los
trabajadores. Si caen las AFP se cae todo el sistema productivo del país.


¿Qué acciones
deberían llevarse a cabo para cambiar este sistema?

Desde hace varios años, ya pasó más de una década, hemos
venido dando una fuerte lucha para cambiar el régimen de AFP y convertirlo en
un sistema de reparto con un aporte del Estado, un aporte del trabajador y un
aporte del empleador. Es decir, un aporte mixto. De ese modo se recaudarían
fondos que nos cautelen y garanticen una pensión mínima equivalente a un 50 ó
60% de la última remuneración que tuvo el trabajador. Y no tener pensiones que
van de un tercio a un octavo de la remuneración en actividad. Eso hace que nos
enfrentemos a una clase baja que en lugar de mejorar sus condiciones de vida
cae en la pobreza, una pobreza que está escondida pero que tarde o temprano va
a salir a la luz.


¿Cómo está
reaccionando el pueblo chileno frente a las crisis del sistema previsional?

Hemos comenzado estas marchas, como la marcha del domingo
pasado, que reunió más de 700.000 personas, movilización que nos tocó conducir.
Sabemos que en el ámbito político gubernamental han tomado nota de que esta es
una caldera que en algún momento va a explotar y va a haber que cambiar el
sistema.


¿Qué acciones prevén
a futuro?

Quienes nos hemos estado organizando en la coordinación de
la movilización somos conscientes de que hay que generar mayor presión. Para
eso tenemos que sacar la gente a la calle, de manera pacífica, para hacerse
escuchar frente al parlamento y el gobierno. Esta es una presión que también
tienen que sentir quienes administran y son dueños de las AFP, empresas en su
mayoría trasnacionales. En los próximos días habrá nuevas marchas y cacerolazos
con el objetivo de seguir luchando por un camino que nos permita mejorar las
jubilaciones de la gente. Como dice la palabra, jubilación viene de júbilo, de
alegría y no es lo que se está reflejando en la vida que quienes hoy se jubilan
y caen en la pobreza.

5 Vistas