10/04/2015

VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS: CUBA y una cuestión de principios

8 de abril de 2015

La delegación cubana repudió ante medios de prensa la presencia de terroristas en el Foro de la Sociedad Civil.

PANAMÁ.—Los representantes cubanos abandonaron este miércoles el Foro de la Sociedad Civil de la VII Cumbre de las Amé­ricas, ante la inaceptable presencia de un grupo de mercenarios con lazos terroristas, que habían sido denunciados con antelación.

Poco antes del inicio oficial del evento, el plenario se llenó de la denuncia revolucionaria, cuando los cerca de 70 delegados cubanos comenzaron a corear “Fuera, fuera la gusanera”  y “Sáquenlos”.

Los representantes venezolanos se sumaron al reclamo cubano y también salieron del Centro de Convenciones Vasco Núñez de Bal­boa, del hotel El Panamá, sede del evento.

La verdadera sociedad civil ha salido de la sala porque no vamos a compartir el espacio con representantes de una supuesta sociedad civil, que no es la nuestra, que está pagada”, explicó Luis Morlote, miembro de la delegación.

Por una cuestión de dignidad no se nos puede pedir que compartamos en el mismo techo con esos mercenarios, añadió Morlote,  vicepresidente primero de la Unión de Es­critores y Artistas de Cuba (Uneac).

Enrique Alemán, de la Plataforma de Diá­logo Interreligioso, explicó que la retirada se produjo por respeto a las autoridades panameñas que hablarían en el Foro.

Alemán envió un mensaje al presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, para alertarlo del hecho de que tenía sentados en la sede del evento a verdaderos terroristas.

Joel Suárez, del Centro Martin Luther King y miembro de la delegación, recordó que las Cumbres de las Américas y sus Foros tienen una historia oscura, y que desde 1994, cuando comenzaron estas citas hemisféricas, los pueblos siempre han estado fuera de sus muros, donde han sido reprimidos.

Sin embargo, teníamos la esperanza de que esta vez fuera distinto y se llevaron a cabo encuentros en Cuba para traer a Panamá una agenda  constructiva, precisó Suárez.

Los organizadores del evento cambiaron el programa y dejaron para hoy la instalación de las mesas temáticas del Foro de la Sociedad Civil.

La delegación de nuestro país dijo que re­gresaría al evento con el mismo reclamo de que se retire la acreditación a ese grupo de personas que no representan la verdadera sociedad cubana y que tienen lazos probados con los terroristas.

NO PUEDE HABER ESPACIO PARA TERRORISTAS Y ASESINOS
Durante la tarde y mientras en el interior del evento daban sus discursos habituales oradores como el expresidente William Clinton, el exterior del hotel El Panamá se convirtió en la plataforma para hacer llegar la posición de Cuba y Venezuela.

Decenas de representantes cubanos rechazaron sin violencia las ofensas contra nuestro país de algunos contrarrevolucionarios que se personaron en el lugar.

Allí decenas de medios nacionales y ex­tranjeros pudieron ver y escuchar las notas de nuestro Himno Nacional, la Marcha del 26 de Julio e incluso la Guantanamera con los versos sencillos de José Martí.

El escritor y poeta Abel Prieto, asesor del Presidente cubano, aseguró que en nuestra delegación no había fanáticos, sino personas muy capaces e inteligentes, que se sentían ofendidas. “Veníamos preparados para dialogar con otros movimientos sociales, pero no con estas personas”, afirmó.

Varias decenas de venezolanos con su in­signia nacional compartieron también con los cubanos al grito de “Cuba y Venezuela, una sola bandera”.

Luis Pérez, de los cantores populares del ALBA y miembro de la comitiva bolivariana, reveló que también fueron acreditados algunos mercenarios venezolanos vinculados con personajes que enfrentan cargos judiciales en su país. Al mismo tiempo, criticó los atropellos para la acreditación de algunos de los miembros de su grupo.

Afirmó asimismo que después de tantos años de ausencia de Cuba, lo mínimo que se podía hacer era mantener un respeto y no acreditar  a personas con vínculos terroristas.

Hemos venido por primera vez a este tipo de Cumbres que tienen un inmenso desprestigio, porque fue un reclamo latinoamericano y caribeño, expresó el profesor e investigador Fernando Martínez Heredia ante una pregunta de Granma sobre la decisión cubana de retirarse. “Estados Unidos se vio obligado a aceptar la presencia de Cuba”, añadió.

Respecto a la presencia de mercenarios, Martínez Heredia, afirmó que nuestro país hizo su denuncia con civismo y desde un comienzo, pero no fue escuchada.

“Salimos porque nunca traicionaríamos el mandato de nuestro pueblo”, refirió y recordó que el Comandante en Jefe, Fidel Castro, nos enseñó que la mejor política es la de los principios.

6 Vistas