11/04/2014

VENEZUELA: Clase obrera venezolana se mantiene firme en la defensa de la Revolución

Caracas, 10 de abril de 2014.- Miembros de la Central Bolivariana
Socialista de Trabajadores (CBST) recordaron este jueves el golpe de Estado del
11 de abril de 2002, y las maniobras de la ultraderecha a las que aquellas vez
se sumaron los dirigentes de Federación de la Cámara y Asociaciones de Comercio y Producción de
Venezuela (Fedecámara) y de la
Confederación
de Trabajadores de Venezuela (CTV) para dar al
traste con la
Revolución Bolivariana.

 

La antesala de ese golpe de abril de 2002 fueron dos paros patronales:
el primero convocado por 24 horas para el 2 de diciembre de 2001 en protesta
por la aprobación de 49 leyes mediante Habilitante. El segundo para el 9 de
abril de 2002, que derivó en el derrocamiento del presidente Hugo Chávez.  Ambas acciones fueron organizadas por
Fedecámaras y la CTV.

 

Este golpe dejó un saldo de 19 personas asesinadas y unas
100 personas lesionadas.

 

El vicepresidente de la CBST, Marco Tulio Díaz, dijo que hoy la clase
obrera venezolana está más consciente y comprometida con la Revolución, y es por
ello el respaldo que manifiesta al presidente de la República, Nicolá
Maduro.

 

“La clase obrera, la central bolivariana, con más de 3
millones de trabajadores organizados, hoy estamos movilizados” en defensa
del legado del comandante Hugo Chávez, dijo.

 

“Hoy estamos más resteados que nunca, hoy estamos
organizados como pueblo, como movimiento. Hoy estamos más conscientes, estamos
al lado del presidente obrero y vamos a dignificar a este pueblo y sus
derechos”, recalcó.

 

Recordó que fue precisamente el comandante Chávez quien tuvo
la iniciativa de reivindicar a la clase obrera del país. De allí el nacimiento
de la Ley Orgánica
del Trabajo para los Trabajadores y Trabajadoras, en abril de 2012 y que dejó
atrás un instrumento legal que apuntó por muchos años a la desigualdad y la
injusticia, puesto que la nueva norma surge en la concepción constitucional del
trabajo como proceso social.

 

Con una reforma que se le hizo a la vieja ley del trabajo,
en 1997, se promovió la eliminación de varios beneficios de la fuerza laboral,
entre los que destaca el carácter retroactivo de las prestaciones sociales.

 

Tras el nacimiento de la Lottt se rescató a la retroactividad de las
prestaciones sociales, en base al último sueldo, el pago de liquidaciones dobles
en casos de despidos injustificados, la reducción de la jornada laboral a 40
horas diurnas semanales y la eliminación de la figura de la tercerización
laboral.

 

“Eso es un logro histórico de la Revolución“,
destacó Marco Tulio Díaz, al tiempo en que señaló que por ese sentido es que la
clase obrera venezolana se mantiene firme en la defensa de este proceso y del
presidente Nicolás Maduro. GBG.


10 Vistas