07/10/2015

URUGUAY. Según el diario El País: “Se vislumbra la congelación de salarios en dos sectores”

La ronda de negociación salarial avanza lentamente y solamente se cerró un acuerdo en la salud privada pero ya se sabe que para alrededor de 31.000 trabajadores de Cofe (Administración Central) y del transporte metropolitano las perspectivas son de una virtual congelación salarial.

En el caso del transporte metropolitano la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte pretendía un incremento por sobre la inflación de dos puntos pero “las empresas están duras” y no se vislumbra todavía un acuerdo, dijo a El País, el secretario general del sindicato, José Fazzio.

El sindicalista dijo que el gremio ha tomado una postura “muy realista” porque asume que la situación del sector presenta dificultades ya que se ha producido una merma de alrededor de 2% en la venta de boletos tanto en el transporte urbano como en el metropolitano. Las partes que negocian aceptaron autoclasificar al sector como en dificultades dado que recibe subsidios y hay empresas como Raincoop y Copsa con personal en el seguro de paro, explicó Fazzio. Hay tres subgrupos de negociación. transporte urbano montevideano, suburbano e interdepartamental.

El sindicato, que negocia en representación de 15.000 trabajadores, considera que es un avance que el gobierno acepte que los eventuales correctivos por inflación que se deban aplicar se implementen cada 18 meses y no cada 2 años como pretendía originalmente el gobierno pero aún así las conversaciones son complicadas. “No es la mejor situación para negociar”, reconoció Fazzio.

Estatales

El próximo jueves habrá una nueva reunión del Consejo Superior de Salarios del sector público y en este caso 16.000 trabajadores civiles de la Administración Central reunidos en Cofe (entre los cuales no están los funcionarios de los ministerios de Defensa e Interior, de ASSE y del INAU) se enfrentan a una perspectiva de recuperación salarial mínima, según dijo a El País el dirigente Luis Bazzano.

A este sector de trabajadores el gobierno les ofreció partidas de $100 millones anuales para aumentos por sobre la inflación en 2016 y en 2017 que, de acuerdo con los cálculos de Cofe, supondría un incremento en términos reales aproximado de 0,6% anual. Según Bazzano, en el gobierno anterior se asignaron a reestructuras ministeriales y otros ítems como modificaciones de carreras funcionales en ministerios que solamente se aplicaron en solamente cuatro carteras, alrededor de $400 millones anuales que en parte no se usaron. Ahora la asignación es de menos de la mitad de ese monto. “Y ya venimos de cinco años en los que los ajustes fueron solamente por la inflación”, se lamentó el sindicalista. “Hay poca chance de negociar nada. No hay márgenes. Está todo cocinado”, reconoció. Admitió también que las mayores energías dentro del oficialismo se aplicaron en las últimas semanas a incrementar los recursos para la educación y eso sacó del primer plano de atención los planteos de COFE.

Hasta ahora, el único acuerdo salarial rubricado es el acordado entre la Federación Uruguaya de la Salud (Fus) y las instituciones de asistencia médica privadas que tendrá vigencia entre el 1 de julio de este año y el 30 de junio de 2018. El convenio incluye seis ajustes semestrales y partidas adicionales en enero de 2017 y 2018 vinculadas a compromisos de gestión. En el primer año de vigencia del acuerdo los ajustes serán de 8,5%, en el segundo de 7,25% y en el tercero de 6,75%. Se aplicarán correctivos para evitar una merma del salario real si la evolución de la inflación lo hiciera necesario. Si la variación acumulada en el Índice de Precios al Consumo en los primeros seis meses de vigencia del acuerdo fuese superior a 6% se procederá a la inmediata convocatoria del Consejo de Salarios para evaluar la posibilidad de adelantar parcialmente la aplicación de correctivos por inflación. Si la inflación medida en años móviles superara el 12% se aplicará al mes siguiente un ajuste salarial adicional por la diferencia entre la inflación del período y los ajustes otorgados en ese lapso.

Objetivos: que no caiga el salario y el empleo

El lunes pasado el gobierno a través del director de Trabajo, Juan Castillo, anunció su disposición a flexibilizar las pautas salariales, aceptando que los correctivos por inflación puedan aplicarse a los 18 meses de vigencia de un convenio y no a los 2 años como pretendía originalmente. En declaraciones a El País Castillo reconoció la fuerte incidencia del cambio del entorno macroeconómico. “Me contento con que no se pierda salario y con que no se pierdan puestos de trabajo”, admitió. Los lineamientos salariales del gobierno “no son tan rígidos”, dijo.

13 Vistas