13/03/2014

Tras un año de mandato del primer Papa latinoamericano

El pasado 4 de diciembre fue recibida por el Papa Francisco,
en el Vaticano, una delegación de la
CLATE
que estaba encabezada por su Presidente y Secretario
General de ATE Nacional, Julio Fuentes, quien explicó: “Desde su asunción, el
Santo Padre viene pronunciándose en contra de un modelo de exclusión social y
de concentración capitalista que le da la espalda a los pueblos y al medio
ambiente. Por eso, nuestras primeras palabras hacia él fueron de pleno apoyo, y
le manifestamos que nos sentíamos reconfortados por su acción y su palabra”.

 

Tras este año de mandato papal, el Vicepresidente del
Consejo Político Consultivo de la Confederación
Latinoamericana
y del Caribe de Trabajadores Estatales
(CLATE) y ex Embajador Argentino en el Vaticano, Carlos Custer, dijo: “La
elección del Papa es un hecho histórico por tratarse de un Papa latinoamericano
y, complementariamente, argentino. Pero lo importante, además de la elección en
sí, son los gestos que él ha tenido tanto en lo religioso, como en lo humano y
en lo político. El Papa Francisco habla de una Iglesia de los pobres al
servicio de los pobres y ha tenido gestos importantes, como el de no residir en
el Palacio Pontificio, no usar el vehículo blindado, su cercanía con la gente,
vestirse de una manera mucho más humilde. Son gestos que le dan una impronta
diferente a un pontificado que estaba cargado por la historia”.

 

“Además de lo que se dice es importante la conducta, y él es
un hombre coherente: Lo que va diciendo, lo va haciendo. Esto se ve en su
intención de sanear una institución que tenía algunas enfermedades serias. Hubo
cambios en la tolerancia con los casos de pedofilia, o con cuestiones de mala
administración. Está haciendo un esfuerzo serio para remover y conseguir una
iglesia más colegial, menos verticalista, explicándoles a los Cardenales que
tienen que vivir como servidores, y no como príncipes”, agregó Custer.

 

“Todo esto me parece que define un estilo, hacia adentro de la Iglesia, muy
significativo. Marcando un paso diferente: Una Iglesia que tiene que estar para
servir, como a él le gusta, y no ser auto referencial. El Papa quiere una
Iglesia que deje de pensar en sí misma, y en cómo engrandecerse a ella misma, y
que empiece a ser un instrumento al servicio espiritual y religioso de la
gente”, dijo el dirigente.

 

“Otro hecho político más allá de lo eclesiástico, es su rol
en defensa de la paz, promoviendo el ecumenismo. Su carta al presidente ruso,
Vladimir Putin, influyó muchísimo para impedir el bombardeo a Siria. El Papa va
por tres caminos: El de la búsqueda de la paz; el del ecumenismo, buscando
hablar de los católicos como una parte de la población del mundo que deben
dialogar con las demás partes; el de la denuncia al orden económico actual, al
neoliberalismo, las formas capitalistas, la explotación”, cerró Custer.

 

Veinte días después de recibir a la delegación de la CLATE, el Sumo Pontífice
daría a conocer su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (“La alegría del
Evangelio”). En ella puede leerse: “Sueño con una opción misionera capaz de
transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el
lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la
evangelización del mundo actual más que para la auto preservación. (…) Así como
el mandamiento de « no matar » pone un límite claro para asegurar el valor de
la vida humana, hoy tenemos que decir « no a una economía de la exclusión y la
inequidad ». Esa economía mata”.

7 Vistas