11/07/2016

Trabajadores estatales sin derechos

Luego de un intenso plan de lucha, que incluyó paros
generales de 24, 48 y 72hs, la Central Obrera Boliviana (COB) se encamina a un
diálogo con el gobierno de Evo Morales para intentar resolver la situación de
los trabajadores de la ex ENATEX, la textil estatal que fue cerrada y cuyos
trabajadores serían transferidos al régimen del Estatuto del Funcionario
Público. Lo que parecía un problema de trabajadores del sector fabril sacó a la
luz la falta de derechos que padecen los trabajadores del Estado en Bolivia.


“Los trabajadores del país nos informamos del Decreto
Supremo 2765, que cierra una empresa estatal textil, ENATEX, y crea otra empresa
que es Senatex. De este modo los trabajadores pasan al régimen de la Ley 2027,
que es el Estatuto del Funcionario Público. Esta ley significa no tener derecho
a sindicalización, ni a vacaciones, ni al aguinaldo, ni derecho sobre los
componentes de Ley General del Trabajo, que aquí en Bolivia garantiza todos
esos derechos”, señaló Hermo Pérez, Secretario General del Sector fabril de la COB.


“La COB, en coordinación con la Central de Trabajadores
Fabriles de Bolivia y las federaciones departamentales del sector industrial
realizamos nuestros ampliados y determinamos las movilizaciones para defender
los derechos de los trabajadores que garantiza la Constitución, la Ley General
del Trabajo y las normas internacionales como los Convenios 87 y 98 de la OIT”,
expresó Pérez.


De fabriles a
estatales, con derecho a nada


El conflicto de ENATEX agitó el clima sindical en Bolivia y
motivó una serie de medidas de fuerza, que comenzaron con un paro de 24 horas,
siguieron con otro de 48 y más tarde con una huelga de 72 horas. “Producto de
estas movilizaciones y del acatamiento del paro hubo enfrentamiento de la
fuerza represiva con los trabajadores. La Policía Nacional de Bolivia realizó
una serie de arremetidas brutales y hubo varios heridos, más de 150 detenidos.
Uno de los heridos recibió un impacto de bala de 9mm”, detalló el Secretario
General de la COB.


A partir del conflicto los trabajadores lograron abrir un
proceso de diálogo con el gobierno, que todavía no ha derivado en un acuerdo
definitivo. En el medio, se puso de manifiesto el modelo de empleo estatal, al
cual los trabajadores textiles no quieren ingresar. La Ley 2027 que regula el
empleo en el Estado data de 1999, cuando ejercía la presidencia de Bolivia el
ex dictador (y presidente constitucional de 1997 a 2001) Hugo Banzer Suárez.

 

“Con la Ley 2027 se han coartado todos los derechos de los
trabajadores del Estado. Sin embargo, producto de sus luchas algunos sectores
como los maestros, los trabajadores de la salud pública y del servicio de
caminos han alcanzado sus propias leyes. No obstante, en las gobernaciones
departamentales, las alcaldías y los ministerios los trabajadores están bajo
este régimen, lo que  significa que no
pueden tener sindicato ni derecho alguno. Además de eso, si en algún momento
reclaman se somete al trabajador a una evaluación y se le da su carta de
retiro. Es decir que está prohibido reclamar cualquier situación”, explicó el
Secretario General de la COB.


Asimismo, Hermo Pérez señaló que existen en Bolivia otro
tipo de mecanismos de precarización del empleo público, como los contratos de
consultoría. “Con este sistema los trabajadores deben facturar para recibir su
salario, no tienen aguinaldo, no tienen vacaciones, no tienen absolutamente
nada y ven violados sus derechos constitucionales”, puntualizó. En ese sentido
planteó que “dentro de las negociaciones que llevamos adelante por ENATEX hemos
acordado la necesidad de una norma legal jurídica que reemplace a la Ley  2027 y clasifique quienes tienen que estar
dentro de la categoría de servidor público, que son los empleados de los ministerios,
la justicia, el parlamento, trabajadores de oficinas de administración del
Estado”. 

6 Vistas