08/11/2016

Trabajadores en alerta por avance sobre libertad sindical y convenciones colectivas

Chinchilla, titular de la Federación Nacional
de Trabajadores Públicos, que integra la CLATE, informó que su organización y
sindicatos de todos los sectores se encuentran en estado de alerta y
movilización para denunciar que “los proyectos de supuesto reacomodamiento
fiscal no van a la raíz del problema, la corrupción, sino que apuntan a los
derechos elementales del conjunto de los trabajadores”.

 

Según explicó el dirigente, el primero de
diciembre comienzan en Costa Rica las sesiones extraordinarias de la Asamblea
Legislativa y eso no es casual a la hora de pensar en los proyectos que van
contra los derechos de los trabajadores. “Siempre los grandes grupos económicos
y los partidos tradicionales han usado esta fecha, el mes de diciembre, cuando
la mayoría de los trabajadores ya están de vacaciones o metidos de lleno en
otras actividades, en la familia y entonces las posibilidades de movilizarse o
denunciar están más limitadas”, dijo Chinchilla, aunque aclaró que “esta vez
nos encuentra movilizados y en acciones de denuncia para que esto no sea
aprobado por el Poder legislativo”.


En ese marco, Chinchilla explicó que “fue presentada
una denuncia internacional en el marco de la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) por violación de la libertad sindical y de las negociaciones
colectivas” y amplió: “Hace diez días los representantes de los trabajadores
fuimos recibidos por el Ministro y los viceministros de Hacienda del país y
dejamos asentada nuestra posición allí, cuando entregamos un documento que
expresa nuestra posición al respecto de estos proyectos de ley”.

 

Unánime rechazo al TISA

 

Si bien la Asamblea legislativa no ha tratado
aún la aprobación del
Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA), fue la ex presidenta
Laura Chinchilla quien resolvió la inclusión de Costa Rica en este tratado que
provoca el rechazo unánime del conjunto de los trabajadores y sus
organizaciones gremiales.

 

Recordemos
que el TISA involucra a más de 40 países que representan en total el 70% del
comercio internacional de servicios. Si se aplicase lo que se sabe de este
tratado de libre comercio, el TISA afectaría directamente a la regulación
económica y al control jurídico de las Administraciones públicas, dejando a las
grandes multinacionales con la última palabra sobre áreas tan importantes como
la salud, la educación o los servicios básicos.

 

“Es
un tema muy grave y estamos trabajando con todo el movimiento sindical para
rechazar el TISA, porque ese tratado fue manejado de manera ultrasecreta y
estamos pidiendo conocer los detalles y las consecuencias que traerá a nuestro
país en caso de implementarse”, concluyó Chinchilla.

 

 

 

 

 

8 Vistas