Solidaridad latinoamericana en tiempos de Pandemia

Uruguay

24/04/2020

Solidaridad latinoamericana en tiempos de Pandemia

La gran mayoría de los uruguayos nos encontramos en una situación de aislamiento en nuestros hogares debido a las medidas para evitar el avance del virus COVID-19, pero para Anabela y Rosana, dos amigas ecuatorianas que estaban de vacaciones, las encuentra varadas en Montevideo, en un escenario bastante particular.

Por Carlos Lebrato, desde Montevideo

Cuando estas ecuatorianas estaban disfrutando de sus vacaciones nada las hacía suponer que unos pocos días después iban a vivir una verdadera pesadilla, cuando los noticieros informaban que un virus mortal había llegado a América Latina. Todo fue peor cuando inmediatamente viendo el avance de los acontecimientos, gobiernos de todo el mundo cancelaban cerraban sus fronteras y los vuelos comenzaban a restringir dramáticamente su frecuencia en Latinoamérica.

Cuando nada podía ser peor, mientras hacían gestiones para cambiar su fecha de vuelta, se enteran que Ecuador había cerrado fronteras aéreas y terrestres que impedía así su regreso. Con la preocupación lógica por la salud de sus hijos y familiares cercanos, la travesía para ellas se sumaba la búsqueda infructuosa de buscar los todos los medios posibles poder regresar a sus hogares cuanto antes.

El 9 de abril la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), organización integrante de la COFE y la CLATE, recibe de parte de la embajada de Ecuador en Uruguay, una solicitud de ayuda humanitaria, e inmediatamente se activan las formas para poder brindarle alojamiento y asistencia. Desde entonces ambas mujeres se están alojando en el hospedaje de la FFSP, que al encontrarse semi vacío por las medidas de aislamiento social, quienes hacen uso de ella en estos días no la estaban utilizando, y sería el lugar ideal para poder ayudarlas.

“Cuando llegamos a Uruguay nos hospedamos en un hostal. Pero cuando nos dijeron que comenzarían a cerrar los hoteles y hostales pudimos alquilar un apartamento por unos días hasta que pudiera salir el vuelo a Ecuador. Pero ya nos encontrábamos que no teníamos dinero, ni ayuda, ¡ni siquiera fecha del vuelo de regreso! Pero tampoco teníamos un lugar donde recurrir”, cuenta Anabela, mientras cocina en el Alojamiento de la FFSP de Fernández Crespo y Lima, la ex sede del sindicato.

Cuando se le cerraban todas las puertas, acudieron a la cancillería ecuatoriana es que pudieron dar con la ayuda necesaria de la mano de la FFSP.

Anabela, visiblemente emocionada cuenta que “los funcionarios de salud pública del Uruguay nos abrieron las puertas de su hogar y nosotras estaremos en deuda con ustedes, porque para nosotros no es solo un lugar solo para dormir y esperar el vuelo; sino que todos nos han brindado mucha contención y apoyo en cuanto a lo logístico: las llamadas telefónicas, los tramites que debíamos hacer, los lugares donde hacer diligencias propias de la solicitud de la vuelta a nuestro país. Le estaremos eternamente agradecidos a todo el pueblo uruguayo, pero en especial a los trabajadores de la salud. Los uruguayos son muy solidarios”.
Ambas amigas aguardan para que esta semana se pueda desarrollar un viaje sanitario que contemple su escala por Uruguay y puedan regresar a sus hogares, esperando más adelante y bajo otras circunstancias, poder volver y disfrutar de nuestro país.

 

493 Vistas