Servidores públicos brasileños adhieren a la mayor huelga general de los últimos años

Brasil

28/04/2017

Servidores públicos brasileños adhieren a la mayor huelga general de los últimos años

Todas las capitales estaduales y las principales ciudades del país amanecieron paralizadas este viernes, en el marco de la huelga general convocada por las centrales sindicales y los movimientos populares. La Confederación de Servidores Públicos de Brasil participó activamente de esta jornada contra las reformas previsional, laboral y la tercerización impulsadas por el gobierno Temer.


Prensa CLATE

Gremios de todos los sectores de la economía adhirieron a esta jornada nacional de lucha, paralizando transportes, escuelas, bancos e industrias en todo el país. También se llevaron a cabo cortes de rutas y movilizaciones masivas en todas las ciudades. Se estima que 35 millones de brasileños dejaron de trabajar este viernes.

En las grandes capitales, como Brasilia, San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Fortaleza, Salvador, Porto Alegre y Curitiba, entre otras, los ómnibus y transportes subterráneos estuvieron paralizados. En los hospitales y centros de salud se brindó atención reducida, dando atención prioritaria a las emergencias. Escuelas y universidades permanecieron cerradas.

También adhirieron al paro los bancarios, metalúrgicos, comerciantes, químicos, petroleros y trabajadores del Correo. Los servidores públicos de todas las áreas, incluyendo los del Poder Judicial, paralizaron sus actividades. Trabajadores portuarios, ferroviarios y aeroportuarios también hicieron huelga.

 

Para el presidente de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil (CSPB) y vicepresidente 2º de CLATE, João Domingos Gomes dos Santos, esta jornada histórica es la respuesta de la sociedad a las medidas del presidente Michel Temer, que “pretenden llevar el país a la época de la esclavitud”.

“El gobierno apostó mal”, dijo el dirigente brasileño. “Pensó que la sociedad estaba adormecida con respecto a su agenda del fin del mundo, con respecto a las reforma laboral y previsional, a las privatizaciones, al congelamiento del Estado por 20 años, pero hoy la sociedad le está dando una respuesta”, señaló.

Por su parte, el director de Asuntos Internacionales de la CSPB y secretario general adjunto de la CLATE, Sergio Arnoud, afirmó que las manifestaciones superaron todas las expectativas. “En todas las capitales, las manifestaciones fueron gigantescas, las ciudades quedaron desiertas”, informó. “Esta fue seguramente la mayor movilización de los últimos 20 años”, agregó.

“Sin duda, esta protesta hará tambalear al Congreso Nacional y a la Presidencia de la República”, expresó el dirigente. “Es un momento histórico, de unión histórica entre todas las centrales sindicales brasileñas, y el presidente João Domingos fue uno de los baluartes de la construcción de este movimiento unitario”, señaló.

25 Vistas