Senado brasileño aprobó la Reforma Previsional

Brasil

23/10/2019

Senado brasileño aprobó la Reforma Previsional

El Senado de Brasil aprobó este martes, con 60 votos a favor y 19 en contra, la Propuesta de Enmienda Constitucional 006/2019, nombre oficial de la reforma previsional impulsada por el gobierno de Jair Bolsonaro. “Brasil se puede convertir en un Chile”, advirtió el dirigente de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil, Sergio Arnoud.

Prensa CLATE

La reforma al sistema previsional brasileño, aprobada este 22 de octubre en el Senado, elimina derechos fundamentales de más de 100 millones trabajadores activos –formales e informales–, jubilados y pensionados. Los cambios implementados con este proyecto entrarán en vigor a partir del 1º de enero 2020.

“Todos pierden con esta reforma. No hay nadie que aún esté por jubilarse que no vaya a tener algún derecho suprimido con esta Propuesta de Enmienda Constitucional”, explicó el senador del Partido de los Trabajadores (PT), Paulo Paim, quien además integra el Frente Parlamentario Mixto en Defensa de la Previsión Social.

Por su parte, el dirigente de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil y secretario general adjunto de la CLATE, Sergio Arnoud, afirmó que “esta reforma es un paso más hacia el desmantelamiento de los servicios públicos y el empobrecimiento de los trabajadores”.

Y advirtió: “Vamos a seguir luchando contra el intento de capitalización de la previsión social, mostrando las consecuencias del modelo chileno, que es el ejemplo que quiere seguir el gobierno brasileño. Porque el Chile de hoy puede ser el Brasil de mañana”.

Esta reforma previsional fue impulsada por el actual ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, defensor del modelo de capitalización individual chileno y de las medidas económicas implementadas en ese país, al que denominó como la “Suiza de América Latina”.

“Ahí está el ejemplo de Chile, la inspiración de Paulo Guedes, verdugo del pueblo pobre brasileño, ese discípulo de Pinochet, que quiere replicar en Brasil lo que se hizo en ese país, que ahora está viviendo un momento de incertidumbre y crisis social”, dijo el líder del PT en el Senado, Humberto Costa.

Los cambios

La reforma establece una edad mínima de 65 años para los hombres y 62 años para las mujeres con un tiempo mínimo de aportes de 20 años y 15 años, respectivamente. El valor de la jubilación, sin embargo, será equivalente al 60% del promedio de todos los aportes.

Para tener derecho al valor integral, a partir de ahora, los trabajadores deberán aportar por 40 años. En la práctica, los trabajadores y trabajadoras tendrán que trabajar mucho más tiempo, no solo para alcanzar la edad mínima, sino para tener derecho al 100% de su jubilación.

Las nuevas reglas también afectan a las pensiones de viudos, viudas y dependientes, quienes recibirán solo el 60% del valor de la jubilación en caso de muerte del trabajador.

La reforma reduce, además, el valor del beneficio y aumenta el tiempo de aportes de los trabajadores en actividades insalubres y prácticamente elimina la jubilación especial. Además, reduce el valor del beneficio para los trabajadores que se jubilan por invalidez.

Capitalización

Gracias a la resistencia y la presión del movimiento sindical, el capítulo que establecía un sistema de capitalización individual fue eliminado de la reforma. Sin embargo, el gobierno brasileño ya informó que seguirá trabajando para reanudar esa propuesta “lo antes posible”.

33 Vistas