17/08/2016

San Martín y la Patria Grande

San Martín nació en febrero de 1778 en Yapeyú,
Argentina, y al poco tiempo se radicó en Europa, donde se recibió de militar. Tras
pelear en España contra las tropas napoleónicas, decidió volver a su patria en
1812 con un claro objetivo político: ser libres e independientes de España y de
cualquier otra dominación extranjera.

 

Tuvo su primera victoria en el combate de San Lorenzo,
al frente de los Granaderos a caballo. Más tarde, como parte de su estrategia
de liberar el continente del imperio español, el General asumió la gobernación
de Cuyo y organizó el Ejército de los Andes. Cuando finalmente las provincias
unidas del Río de la Plata declararon la independencia, el general comenzó la
travesía de cruzar la Cordillera. Tras la cruda travesía, obtuvo las victorias
de Chacabuco, en 1817, y de Maipú, en 1818, que aseguraron la independencia de
Chile.

 

En julio de 1821 entró en Lima, Perú, y el 28 de ese
mismo mes declaraba la independencia de ese país. Allí gobernó hasta 1822 y su
legado fue enorme: estableció la libertad de vientres, suprimió los tributos
específicos a indígenas, creó la Orden del Sol, diseñó una bandera y hasta
participó en un jurado para elegir el actual himno nacional peruano como
canción patria.

 

Tras la entrevista en Guayaquil conel libertador de la
Gran Colombia, Simón Bolívar, y como consecuencia de sus diferencias con el
gobierno de Buenos Aires,San Martín decidió marchar hacia Europa, donde vivió
hasta que su cuerpo anciano y enfermó lo abandonó.

 

“La muerte es mejor que ser esclavos de los
maturrangos. Compañeros, juremos no dejar las armas de la mano hasta ver el
país enteramente libre, o morir con ellas como hombres de coraje. Seamos libres
y lo demás no importa nada”, repitió el libertador durante la larga década
que dedicó su vida a la lucha por la independencia definitiva de los pueblos
del sur del continente.

 

Hoy, a 166 años de su muerte, millones de
sudamericanos rendirán homenaje al General Don José de San Martín y seguirán
levantando sus banderas para construir esa Patria Grande con la que él y otros
miles de patriotas soñaron en aquellos años. Porque ellos lucharon por abolir
la esclavitud y construir la soberanía, hoy nosotros luchamos por una la
justicia social, el trabajo digno, una justa distribución de la riqueza y la
defensa de la tierra y nuestros recursos naturales.

 

El Gran Capitán así lo decía: “Al
americano libre corresponde trasmitir a sus hijos la gloria de los que
contribuyeron a la restauración de sus derechos”. Seguiremos tu ejemplo.

 

8 Vistas