12/04/2015

PERÚ: La CGTP pregunta: ¿A qué le temen los empresarios?

 abril 10, 2015
    
Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras se movilizaron en todo el país el 8 de abril para rechazar la política antilaboral del actual régimen y denunciar la responsabilidad directa de los sindicatos empresariales en la precarización del empleo, como es el caso de la CONFIEP, la Cámara de Comercio de Lima y otros gremios, quienes se benefician de decisiones políticas que les otorgan ganancias por medio de la eliminación de derechos laborales, como sucede con la vigencia de los denominados regímenes especiales (agraria, textil, mypes, trabajadoras del hogar, etc.).

Por estas razones, la movilización de trabajadores, en Lima, del Ministerio de Trabajo a la sede empresarial tenía como finalidad visibilizar a una de las principales organizaciones beneficiarias y promotoras de estas medidas anti-laborales, la cuala través de lobbies y en coordinación con entidades del Estado (Ministerio de Economía y Producción por citar algunos) y colectivos partidarios, impulsa permanentemente medidas destinadas a impedir mejoras económicas para las familias, cargando sobre ellas las consecuencias del decrecimiento económico, como si fueran las responsables de las políticas dictadas por los gobiernos con el aplauso de los diversossectores empresariales (CONFIEP y demás).

Cada vez es más evidente el temor de los grupos de poder económico a la movilización ciudadana debido a que esta quiebra el cerco informativo promovido por ciertos medios de comunicación, sintonizando así con las demandas de la sociedad generándose una respuesta política que cuestiona la realidad social y económica, defendida por los empresarios. Este cuestionamiento se canaliza a través de diversas organizaciones sociales, como la CGTP, y se expresa en multitudinarias jornadas como la del miércoles, donde los trabajadores y sus organizaciones se movilizaron masivamente por las principales ciudades del país.

En ese marco, el editorial del diario El Comercio del 8 de abril es el reflejo concreto de ese temor empresarial. Dicho medio trata de ocultar la responsabilidad de los grupos de poder económico por la alta informalidad y la precarización laboral vigente en el país, a pesar que los diversos gobiernos les han brindado a través de leyes, beneficios que no reciben las familias peruanas (como exoneraciones tributarias y demás). Sería interesante que El Comercio pregunte a los empresarios qué han hecho en estos 25 años de neoliberalismo para sacar a miles de trabajadores de la informalidad, a pesar de todo el proteccionismo estatal que han recibido en ese tiempo.

Desinformar y cuestionar la legitimidad de las organizaciones sociales no ayudarán a solucionar los conflictos sociales y la crisis, provocados por un modelo económico que profundiza la desigualdad social y que impide la redistribución de la riqueza, además de promover corrupción e impunidad. Mientras El Comercio trata de minimizar la representatividad de la CGTP, nosotros los trabajadores sabemos qué intereses representa dicho grupo empresarial periodístico, como lo demostró en la campaña electoral del 2011 y en la de demolición contra la exalcaldesa, Susana Villarán.

El Comercio oculta que la riqueza también la generamos los trabajadores y trabajadoras y nuestras familias y que hasta el momento no recibimos los réditos de nuestra inversión en estos años de neoliberalismo. Por el contrario, a través de sus páginas y en sintonía con los grupos de poder económico exige mayor flexibilización para despedir y reducir salarios para que se siga enriqueciendo solo un 2% de la población, representada por los sindicatos empresariales, quienes se niegan a un diálogo con soluciones concretas, tal como se demuestra en el despido de miles de trabajadores sindicalizados, campañas antisindicales y persecución de dirigentes, vulnerándose así las leyes y los convenios internacionales.

La CGTP continuará en su lucha por una sociedad con justicia social que se exprese en mejores condiciones de trabajo, salarios que compensen y superen la pérdida de la capacidad adquisitiva, oportunidades laborales para jóvenes y mujeres e incremento de beneficios sociales. Tenemos la convicción de que solo la unidad y la movilización lo logrará y no desfilando por la salita del SIN de Montesinos como sí lo hicieron varios empresarios y figuras políticas, que hoy pretenden gobernarnos con miedos y editoriales.
 

8 Vistas