09/04/2014

PARAGUAY: La CSA apoya a los cinco campesinos en huelga de hambre por el caso Curuguaty

São Paulo,
07 de abril de 2014

 

Horacio Cartes

Presidente de la República de Paraguay

 

Presente:

 

La
Confederación Sindical
de Trabajadores/as de las Américas
(CSA), expresión continental de la Confederación Sindical
Internacional (CSI) y que en la región representa a más de 50 millones de
trabajadoras/es, se dirige a Usted a fin de demandar la urgente e inmediata
libertad de los 5 campesinos presos políticos del caso Curuguaty: FELIPE
BENÍTEZ BALMORI, NÉSTOR CASTRO, ADALBERTO CASTRO, RUBÉN VILLALBA Y ARNALDO
QUINTANA, quienes desde el 14 de febrero de 2014 han iniciado una huelga de
hambre y actualmente se encuentran en extremo riesgo de vida.

 

Los cinco campesinos presos políticos comenzaron la medida
extrema de fuerza como consecuencia de una serie de actos arbitrarios por parte
del Poder Judicial y la
Fiscalía
por los cuales se niega el reconocimiento de sus
tierras y la constante violación de los derechos humanos contra los líderes
campesinos (ejecuciones sumarias, torturas, detenciones injustificadas,
violación del debido proceso), situación que ha sido censurada por
organizaciones internacionales tales como el Comité de Derechos Humanos de las
Naciones Unidas.

 

Hasta la fecha los cinco campesinos presos políticos llevan
53 días sin ingerir alimentos complicando gravemente su estado de salud y con
altos riesgos de perder la vida.

 

El pasado 26 de marzo RUBÉN VILLALBA, campesino de 48 años,
luego de sufrir un pico de hipertensión fue trasladado desde el Penal de
Tacumbú al Hospital Militar, donde los médicos intentaron alimentarlo compulsivamente
por orden del Ministerio de Justicia, lo que contraría la voluntad expresada
por los huelguistas de no ser alimentados hasta lograr los objetivos del ayuno,
conforme al Protocolo de Malta sobre el tratamiento que deben recibir las
personas que realizan huelga de hambre.

 

La
Corte Suprema
de Justicia de Paraguay rechazó el hábeas
corpus genérico presentado a su favor, alegando “no encontrar causales” para
beneficiar a los presos con medidas de prisión más leves, como podría ser el
arresto domiciliario.

 

Desde la privación de la libertad de los cinco campesinos
presos políticos la Fiscalía
no ha presentado una sola prueba seria que demuestre alguna culpabilidad en el
Caso Curuguaty, sino que por el contrario está violando gravemente y de manera sistemática
el derecho al debido proceso. Los campesinos aún no han sido juzgados y se les
está dando un tratamiento de “reos” de extrema peligrosidad y fuga cuando en
realidad se hallan en el más precario estado de salud, ya que no pueden
desplazarse por sí mismo y requieren de la asistencia familiar.

 

En este contexto, está plenamente justificada la URGENTE E INMEDIATA
LIBERTAD de los cinco campesinos presos políticos, quienes se encuentran en
este momento en riesgo de muerte o de daños permanentes para su salud.

 

El Estado paraguayo es el principal responsable en
garantizar el respeto de los derechos humanos de todas/os las/os ciudadanas/os
de Paraguay, conforme a los tratados internacionales de derechos humanos
ratificados por Paraguay: Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,
el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Americana
de Derechos Humanos (Pacto de San José), el Protocolo Adicional a la Convención Americana
sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
(Protocolo de San Salvador). La propia Constitución Política de Paraguay
establece la obligación del Estado de proteger la vida y la integridad física
de toda persona humana.

 

Ante la grave y urgente situación en este caso concreto,
como jefe del Estado de Paraguay Usted es el principal responsable y garante
final de la salud y la vida de los cinco campesinos presos políticos en huelga
de hambre.

 

Señor Presidente

 

La CSA-CSI
exige a su gobierno la
URGENTE E
INMEDIATA libertad de los cinco campesinos presos
políticos en huelga de hambre desde el 14 de febrero de 2014, el fin de la
criminalización de la lucha social en el Paraguay y el esclarecimiento de los
más de 130 asesinatos de líderes campesinos en los últimos años.

 

Luego de la masiva huelga general del 26 de marzo, que tuvo
pleno apoyo de numerosas organizaciones sindicales de todo el mundo y que
llevaba entre sus puntos la reivindicación de la libertad de los presos del
caso Curuguaty, el movimiento sindical internacional seguirá más atento que
nunca a su gestión gubernamental y, en particular, a su proceder respecto al
derecho a la libertad y a la vida de los cinco campesinos presos políticos del
caso Curuguaty: FELIPE BENÍTEZ BALMORI, NÉSTOR CASTRO, ADALBERTO CASTRO, RUBÉN
VILLALBA Y ARNALDO QUINTANA. Toda la
Red
de Derechos Humanos de la CSA está ya trabajando sobre este caso en los
diferentes países de las Américas.

6 Vistas