19/03/2014

PARAGUAY: El gobierno amenaza con represión ante la próxima huelga general del 26 de marzo

El Paraguay enfrenta una huelga general para el 26 de Marzo de todos los sectores de la clase trabajadora, las centrales obreras: Central Unitaria de trabajadores Autentica (CUT-A); Confederación de la Clase Trabajadora (CCT); Central Sindical de los Trabajadores del Paraguay (CESITP); Central Unitaria de los Trabajadores (CUT); Central Nacional de Trabajadores (CNT); Central General de Trabajadores (CGT); Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT) y la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES) y organizaciones de campesinos que se suman a la unidad de acción.

El gobierno paraguayo colocó a las fuerzas armadas en estado de alerta operacional ante el llamado de sindicatos, organizaciones sociales y partidos de izquierda a una huelga general el 26 de marzo, que será precedida de movilizaciones los días 24 y 25.

La disposición fue divulgada al final de una reunión del mandatario con los comandantes de las distintas armas.

De acuerdo con un anuncio oficial, la medida fue adoptada por el presidente de la República, Horacio Cartes, a instancias de los altos mandos militares por la existencia de informes sobre posibles disturbios organizados para esas fechas.

La disposición fue divulgada al final de una reunión del mandatario con los comandantes de las distintas armas y en un momento que crecen las adhesiones de organismos sindicales y sociales a las jornadas de protesta por la política económica y social del actual Ejecutivo.

Además de numerosos sindicatos nacionales, regionales y de centros de trabajo independientes, las marchas durante los días de movilizaciones y la participación final en el paro nacional, recibieron el apoyo de las agrupaciones campesinas, las cuales reclaman reforma agraria y cese de la represión en el campo.

Mientras tanto, el planteamiento público hecho por Cartes para reunirse con todos los partidos de oposición y presentarles los futuros planes de gobierno, pareció condenado al fracaso después que el Partido Liberal, por boca de su presidente, Miguel Abdón Saguier, rechazó el convite.

La negativa de los liberales, hasta ahora firmante de un pacto con el gobernante Partido Colorado, estuvo precedida por el rechazo total a asistir a tal diálogo por parte del Frente Guasú, principal agrupación de la izquierda.

Saguier fue especialmente duro contra Cartes y durante un programa televisivo dejó entrever que el mandatario podría ser objeto de un juicio político en el Congreso por agravios a la institucionalidad del país, persecución a trabajadores pertenecientes a la oposición y violación de las leyes.

Sin la participación de los liberales y la izquierda, segunda y tercera fuerza política del país respectivamente, el Gobierno quedará como voz solitaria en el evento convocado por Cartes. PL

5 Vistas