19/03/2014

PARAGUAY: Bernardo Rojas, secretario General de la CUT-A habla de la Huelga general

 marzo de 2014,

El actual presidente del Paraguay, Horacio Cartes, ganó la elección en abril del 2013 y con apenas meses desde su asunción como presidente puso en marcha un proceso de ajuste y congelamiento salarial acompañado por privatizaciones como las que reinaron en la región hace 20 años.

El gobierno, que es apoyado por los demás poderes del Estado, posee una política que está al servicio del neoliberalismo y fortalece el modelo agroexportador que sólo favorece a los sojeros, ganaderos y ataca violentamente el nivel de vida de los trabajadores aumentando así la brecha de desigualdades de uno de los países más asimétricos en la región. El gobierno de Paraguay aprobó una ley de Alianza público-privada con la que pretende entregar el patrimonio nacional a manos del sector privado.

Cartes es un empresario de dudosa procedencia que se afilió al Partido Colorado en el año 2009 y en tan sólo 4 años ganó su primera elección interna dentro del partido que le permitió ser candidato a la presidencia por dicha fuerza. El partido Colorado hoy vuelve gobernar después de la gestión de Fernando Lugo quien fue derrocado por el Parlamento “en nombre de la democracia” y pusieron fin a un proyecto de renovación buscando la “normalidad”. En este contexto de preparativos para una huelga general histórica en Paraguay conversamos con Bernardo Rojas secretario General de la CUT-A.

Paraguay es el País de mayor desigualdad en toda la región. Se estima que el 64% de la población tienen necesidades básicas insatisfechas con un 20% de extrema pobreza. La población rural representa el 43%; pero en 351 propietarios se concentra el 77% del total de las tierras y el 40 % de los agricultores sólo tienen el 1% de las tierras.

En este aspecto Bernardo dijo: “Hemos comenzado este trabajo también con los campesinos y fundamentalmente contra la ley de alianza público privada que no es más que una ley de privatización encubierta que le entrega al sector privado todo lo referente a los recursos estratégicos del Estado como ser agua, luz, telecomunicaciones, Puertos, Educación y la salud, al igual que todas las rutas. Con esta ley la educación y la salud pasan a manos privadas. al igual que todo lo referido a bienes y servicios. La entrega es por 30 años donde el riesgo corre en manos del Estado. Es una privatización salvaje”.

“Hay una gran aceptación y expectativa de todos los sectores para la medida de fuerza que estamos preparando; las seis centrales sindicales nos juntamos en esta oportunidad tratando de encontrar la manera de enfrentar este modelo económico que están imponiendo en el Paraguay de privatizaciones y congelamiento salarial, un ajuste económico tremendo.”

“Con las seis centrales obreras llegamos a un acuerdo de unidad de acción que culmine con la huelga general ya que el gobierno se ha negado sistemáticamente a conversar la problemática laboral. Tenemos el apoyo de más del 80 % de los trabajadores y todos los sectores. Se adhieren a la huelga los sectores de transporte, salud, educación, del sector de la industria, del comercio, campesinos y estudiantes”, subrayó Rojas.

El dirigente también señaló: “Esto nos llevó a discutir profundamente con el sector campesino que hoy está adherido a la huelgas y ellos van hacer movilizaciones en el interior del país con cortes de rutas, piquetes. Ellos ya se encuentran preparados para la gran huelga del 26 de marzo”.

Paraguay posee una de las tasas de sindicalización más bajas de la región de apenas el 10%, en su mayoría provenientes del sector público. Es uno de los países de mayor informalidad y precariedad laboral y una fuerte desprotección en derechos laborales.

Con respecto a esta violación de los derechos de libertad sindical, Bernardo expreso: “Hay una complicidad entre el gobierno, el poder judicial y la fiscalía que reprimen a los trabajadores. En la época de la dictadura había una ley llamada Defensa de la paz publica y libertad de la persona, la ley 209. Hoy se vuelve a aplicar esa misma ley con el nombre de Perturbación de la paz pública, y con esta ley son imputados y apresados los dirigentes por organizar manifestaciones o encuentros, o sea toda manifestación es reprimida judicialmente para atemorizar a los dirigentes. Incluso nos reunimos con el episcopado de Paraguay para que interceda en esto que nos esta pasando”.

En Paraguay el 66% del total de la tierra cultivada es soja con una producción aproximada de 10 millones de toneladas que es controlada por las multinacionales ADM, Cargil, LDC y Bunge. Se estiman que se utilizan 24 millones de litros de agro-tóxicos por año.

“Nosotros sabemos que la entrega es con multinacionales brasileñas, y norteamericanas, actualmente tenemos multinacionales sojeras que están copando todo el territorio nacional y expulsando a los campesinos de sus tierras, envenenando tierra, agua, fauna, flora, y hasta a los propios campesinos los están envenenado. Y esto no es más que una continuidad de eso. Además Cartes es el empresario de la triple frontera y son esos empresarios los que vienen; que además son de dudosa procedencia que no van aportar nada sino por el contrario; vienen a saquear el país”, agregó Rojas.

“Por eso queremos convocar el día 26 de marzo a todo el Paraguay a la huelga general que tendrá movilizaciones, piquetes y cortes de ruta con todos los sectores de trabajadores, campesinos y estudiantes en todo el país. Y a los compatriotas de están en la Argentina les decimos que nos apoyen y estén atentos a nuestra lucha; quería agradecer a la CTA que siempre está presente en la lucha de los trabajadores del Paraguay”, concluyó el dirigente.

fuente: AGENCIA ACTA/CTA Argentina*

10 Vistas