14/12/2014

PAIS VASCO: ELA presenta una “Crónica Negra de la Administración Pública de Navarra”

09/12/2014
  

En el documento, de 24 páginas, se pone de relieve “el brutal ataque del Gobierno de Navarra contra sus propios trabajadores y su política de desmantelamiento de los servicios públicos”, explica ELA en un comunicado.

Esta “Crónica Negra” analiza individualmente todos los ámbitos laborales del Gobierno de Navarra y recoge los testimonios en primera persona de una docena de militantes de ELA.

“El diagnóstico es claro: somos 1.400 empleados públicos menos que hace tres años, nos han recortado salario y condiciones laborales, y el servicio se ha degradado”, destaca el sindicato, que considera que “esa degradación no es una consecuencia fortuita o inocente. Es un objetivo deliberado del Gobierno de Barcina, hasta 2012 con el PSN y a partir de entonces con UPN en solitario”.

Para ELA, ese “empeño privatizador” ha conocido un nuevo impulso en los últimos meses y, entre otras iniciativas, alude al recientemente aprobado Consejo del Diálogo Social, que “invade competencias sindicales ajenas y se atribuye una representatividad que los trabajadores no les han otorgado, ni a UGT ni a CCOO, ni mucho menos a la CEN”.

La “última vuelta de tuerca en este impulso privatizador para usurpar la participación de los empleados públicos” se conoció según ELA en la Mesa General del pasado 26 de noviembre, en la que el Gobierno de Navarra presentó un documento titulado “SIGE: Sistema General de Gestión”.

El SIGE, indica el sindicato, “emplea los patrones analíticos de la empresa privada, con la implantación de sistemas de certificación de la calidad (EFQM)” y sólo concreta “en cuestiones bien conocidas para los y las empleadas públicas: gestión de personas con movilidad geográfica, flexibilidad y dimensionamiento de recursos. Es decir, justificación para más recortes”.

El sindicato entiende que la Administración Pública “debe ser solidaria y competente, pero no competitiva, ni debe rebajarse a asumir certificaciones como el EFQM”, que suponen “un negocio para las empresas que asesoran, forman, evalúan y auditan estos programas. Vendrán desde fuera a examinarnos, y a llevarse los fondos públicos”.

Por ello, ELA anuncia que no participará en ningún diagnóstico ni plan para las Administraciones Públicas “si no se afronta un cambio desde la raíz y con una participación sin exclusiones”.

Además, ELA reitera su compromiso por “mejorar los servicios públicos, pero no para competir con nadie, sino porque es un principio irrenunciable para una sociedad más justa”.

11 Vistas