Olman Chinchilla: “Preocupa el grado de abstención que tendrán las presidenciales”

Costa Rica

24/01/2018

Olman Chinchilla: “Preocupa el grado de abstención que tendrán las presidenciales”

El titular de la Federación Nacional de Trabajadores Públicos (FENOTRAP), organización que integra la CLATE, expresó la preocupación de los trabajadores y las centrales sindicales ante la falta de interés del pueblo costarricense por las elecciones presidenciales del próximo 4 de febrero. “Tras el último escándalo de corrupción, que involucra a los tres poderes del Estado, la gente no quiere saber nada con la política”, explicó el dirigente.

El próximo 4 de febrero se realizará en Costa Rica la elección presidencial y de los representantes de la Asamblea Nacional y todas las encuestas muestran un alarmante dato: se espera que menos del 40% del padrón electoral se presente a emitir su voto. Para el titular del gremio que nuclea a los trabajadores públicos costarricenses, Olman Chinchilla, esto se debe a muchos factores, pero principalmente al “hartazgo de la gente, que ya no cree en la política ni en los funcionarios de ninguno de los poderes del Estado”.

13 partidos disputarán las elecciones en las que se elegirá Presidente y 57 integrantes de la Asamblea Legislativa. El padrón reúne a 3.200.000 personas y según las últimas encuestas el 30% del electorado aún no sabe por quién votará. “El tema es muy complejo. Los partidos tradicionales han quedado relegados y los que crecen en las encuestas, que tampoco alcanzan el 40% para evitar una segunda vuelta, han hecho campaña con propuestas muy complejas”, explica Chinchilla, quien además es Secretario alterno de Prensa de la CLATE.

Cabe recordar que el pasado 9 de enero Costa Rica comunicó que aceptaría la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para poner en funcionamiento el matrimonio entre parejas homosexuales, así como el reconocimiento de todos sus derechos. En respuesta, el diputado evangélico y candidato a la Presidencia por el Partido Restauración Nacional (PREN), Fabricio Alvarado, dijo que de resultar ganador sacaría a Costa Rica de la CIDH. La noticia generó que Alvarado registrara un incremento del 122% en sus números de seguidores en la red social Facebook y un importante repunte en otras redes sociales.

“Los candidatos del PREN hicieron campaña con lo del matrimonio igualitario, pero también han expresado su rechazo al aborto. Y ese discurso ha calado mucho en la gente, en los fervientes católicos que no están de acuerdo con estos avances en materia de derechos sociales”, indicó Chinchilla.

De todas maneras, el dirigente explica que ese es sólo una parte del problema. “El grave déficit fiscal, el creciente desempleo y la falta de seguridad ciudadana, sumado a los últimos casos de corrupción, como el llamado ‘Cementazo’, son los temas que realmente preocupan a nuestro pueblo y que seguramente harán que un bajo porcentaje del padrón se acerque a las urnas en febrero. Aquí la gente ya no cree en nadie”.

El llamado “cementazo” se refiere a la concesión irregular de créditos por parte del Banco de Costa Rica (BCR) al empresario local Juan Carlos Bolaños para importar cemento de China. En la operatoria estuvieron involucrados altos representantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Actualmente, Bolaños y cinco gerentes del BCR tienen prisión preventiva, mientras el fiscal general, Jorge Chavarria, y el magistrado de la Sala III Celso Gamboa, fueron separados temporalmente de sus puestos, y el viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, renunció a su cargo.

El hecho fue investigado por una Comisión Especial de la Asamblea Legislativa que finalmente, y a pesar de las presiones, aprobó un informe especial con 42 votos a favor y sólo 6 en contra. Allí se concluye que “la Casa Presidencial, el presidente Luis Guillermo Solís, faltó a su deber de probidad” y remitió copia del informe a la Procuraduría de la Ética Pública.

En ese marco, las centrales sindicales de Costa Rica se reunirán el jueves 24 de enero para elaborar un documento conjunto donde se fijarán las posiciones del movimiento obrero y sindical ante este panorama electoral. “Necesitamos debatir un plan de acción común y expresar nuestra preocupación ante este tema. El problema de la falta de empleo, la defensa de los derechos laborales, la libertad sindical, la negociación colectiva y el trabajo decente, son algunos de los ejes que debatiremos de manera conjunta los trabajadores. Y serán también nuestro reclamo a todos los candidatos que entre febrero y abril, que será la segunda vuelta electoral, deberán analizar”, concluyó Chinchilla.

 

26 Vistas