17/12/2013

Nuevas sombras amenazan al sindicalismo colombiano

SINTRACARBÓN, Riohacha, 16/12/13.- No obstante que abundan declaraciones sobre el compromiso del Gobierno Nacional con la libertad sindical y se realizan pomposos eventos que se anuncian como preparatorios de actividades de reparación al sindicalismo, el movimiento de los trabajadores en Colombia enfrenta las amenazas de las fuerzas oscuras que atentan contra nuestras vidas y las nuevas que provienen de las autoridades que debieran protegerlo, sobre todo de la Fiscalía General de la Nación.

Sintracarbón se une a la USO, SINTRAELECOL y la CUT Caldas en sus denuncias contra la persecución judicial que afecta a sus directivos en los departamentos de Meta, Santander, Bolívar y Caldas, y que ha derivado en el encarcelamiento de connotados directivos sindicales y en perversas imputaciones contra dirigentes que han sufrido atentados.

Ante las detenciones arbitrarias de los dirigentes sindicales Campo Elías Ortiz, José Dilio Naranjo, Héctor Sánchez, dirigentes de la USO en Pacific Rubiales, y del presidente de la USO Meta, Darío Cárdenas, por orden de la fiscal 239, Luisa Fajardo, en proceso instaurado en el marco del “Estatuto para la seguridad ciudadana”, Sintracarbón se declara en alerta, reclama respeto por el debido proceso y activa su solidaridad con la Unión Sindical Obrera.

Del mismo modo, esta organización sindical se manifiesta indignada por las decisiones judiciales contra el compañero Óscar Arturo Orozco, presidente de la CUT y Sintraelecol en el Departamento de Caldas. Contra él no han bastado el atentado sufrido en días recientes y las amenazas recurrentes, sino que ahora se enfrenta a un proceso iniciado por un juzgado de Medellín, que lo acusa de auto-atentados.

Nuestra organización sindical denuncia la doble moral de la Fiscalía General de la Nación, tan lenta para iniciar siquiera investigaciones por amenazas y atentados contra dirigentes y organizaciones sindicales y tan presurosa para investigar y encarcelar a dirigentes sindicales que luchan por defender los recursos nacionales y a la clase trabajadora del egoísmo con que operan las multinacionales del petróleo y hasta de empresas públicas colombianas.

Sintracarbón reclama de los organismos internacionales de Derechos Humanos, de los gobiernos democráticos y de las organizaciones sindicales, exigir de las autoridades judiciales colombianas respeto por los derechos constitucionales al libre proceso, la libertad sindical y la libre expresión, que están siendo conculcados a los compañeros afectados con estas decisiones y los llama a permanecer vigilantes a estos casos.

Durante el año que corre se detecta un gravísimo recrudecimiento de la violencia antisindical en el país. Sintracarbón conoce bien este recrudecimiento: en este año hemos sufrido el atentado al compañero fiscal Helí Arregocés y las amenazas, jamás atendidas por las autoridades, contra varios directivos de la Organización. Situaciones semejantes enfrentan dirigentes de USO en el departamento del Meta y en la ciudad de Cartagena, sin que por ello la Unidad Nacional de Protección, la Fiscalía General o la Procuraduría General de la Nación hayan actuado para defender la vida de los compañeros amenazados y judicializar a los responsables de las amenazas en su contra.

Colombia ha sido merecidamente señalada por ser un país donde es difícil vivir el sindicalismo. Estos hechos que hoy denunciamos y para los que reclamamos solidaridad, confirman que merece tal calificativo.

10 Vistas