21/06/2016

Museo de homenaje al Che hecho por estatales argentinos cumplió 8 años

Fueron miles y miles de visitantes los que pasaron por el
museo en estos años. Y también lo hicieron innumerables personalidades
vinculados a Ernesto Guevara de la Serna, el Che. Inauguramos el museo con la
presencia de una de las hijas del Che, Aleida Guevara March, Nora Cortiñas,
Madre de Plaza de Mayo y el entonces embajador Aramis Fuente Hernández, en
nombre de la representación diplomática de Cuba en nuestro país, siempre atenta
a nuestras iniciativas.

 

El Centro Che de Cuba, que conduce la que fuera esposa de
Guevara, Aleida March, fue uno de los principales aliados. Fue con ellos y su
aporte en los contenidos, tanto de la familia cubana como de María del Carmen
Ariet, con quienes diseñamos el museo. Y desde ese día, hemos desarrollado un
vínculo institucional de respeto y colaboración mutua. Y también pudimos
obtener el respaldo de la Asociación de Combatientes de la Revolución a través
de Harry Villegas, Víctor Dreke y Alberto Castellanos.

 

Y ya nuestro primer cumpleaños lo festejamos con un convenio
con el Memorial de Santa Clara, donde descansan los restos del Che. Con el
armado del programa turístico cultural “Los Caminos del Che” fundamos
un vínculo institucional con espacios de homenaje en la Argentina: el museo
casa de Alta Gracia; el Celche de la ciudad de Rosario; el hogar misionero en
Caraguatay, y sumamos a las tareas de difusión y reflexión a uno de los
hermanos del Che, Juan Martín Guevara de la Serna. Y fue Alberto Granado, el amigo
y compañero de viaje con quien estuvieron en La Pastera, uno de los principales
aliados en la construcción de nuestro espacio. Tal el compromiso de la familia
Granado, que en uno de los aniversarios, su esposa Delia y su hijo Alberto, nos
visitaron. Y luego fue Calica Ferrer, otro de sus amigos y compañero del
segundo viaje por Latinoamérica, quien nos apoyo desde nuestros inicios con su
presencia y su afecto.

 

Representando a La Pastera viajamos a Bolivia y recorrimos
la Ruta del Che boliviana. Y allí sumamos el apoyo de los hermanos Peredo,
Chato y el ya extinto Antonio, y a Loyola Guzmán, combatiente junto al Che. Fue
en aquella Semana del Che del 2013 cuando Loyola, junto a otro de los hermanos
del Che, Ramiro Guevara Erra, fundador del Celche rosarino, visitaron La
Pastera.

 

En este tiempo de vida, La Pastera también participó de
diversas ferias de turismo, tanto las regionales, como la Expopatagonia, como
internacionales, la Feria Internacional de Turismo (FIT). Y en la ciudad,
participando activamente de la Noche de las Artes, trajimos a “La
Poderosa”, la réplica de la moto que usaran Ernesto y Alberto y que fue
utilizada en el film “Diarios de motocicleta”.

 

Otro de los logros de estos años ha sido instalar al museo
en la comunidad local. Siendo parte de la currícula educativa, el museo recibe
constantemente estudiantes de las escuelas primarias y secundarios, así como el
asentamiento universitario local. También se ha transformado en un espacio de
encuentro cultural y recreativo para los jóvenes y adultos, donde pudimos
interactuar con los espacios institucionales municipales relacionados a la
Cultura y la Educación, así como con la Administración de Parques Nacionales y
en particular el Parque Nacional Lanín.

 

Y nada de esto hubiera sido posible sin el compromiso,
administración y financiamiento de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)
y de cada uno de las afiliadas y afiliados que con su aporte hacen posible esta
realidad.

 

Y vaya un reconocimiento a los fundadores del museo, los
compañeros Julio Fuentes y Héctor Méndez, dirigentes de la ATE, así como los
trabajadores y militantes neuquinos que aportaron para que La Pastera sea lo
que es, y así honrar la memoria del recordado dirigente del sindicato, pionero
de esta idea de construir un espacio de homenaje desde los trabajadores,
nuestro compañero Leopoldo González.

 

Cumplimos 8 años. Cumplimos. Y seguiremos construyendo
este homenaje al pensamiento integral de Ernesto Che Guevara.

9 Vistas