PORTUGAL: Gobierno negocia con sindicatos nuevo plan de austeridad

Internacional

07/05/2013

Portugal: Gobierno negocia con sindicatos nuevo plan de austeridad

Responsables del Gobierno deben reunirse con representantes de los dos principales sindicatos portugueses, la CGTP, cercano del Partido Comunista, y la UGT, vinculado al Partido Socialista, la principal formación de la oposición.

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, presentó el viernes en un discurso al país las medidas que cuenta adoptar para lograr ajustes por 4.800 millones de euros de aquí a 2015.

Passos Coelho anunció en un discurso a la nación que la edad para la jubilación plena pasará a 66 años y que aumentarán de 35 a 40 las horas de trabajo semanales de los empleados estatales, para los que prevé reducir 30.000 puestos de un total de 700.000.

En este contexto, la ‘troika’ de acreedores del país, compuesta por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), enviarán una misión técnica el martes a Lisboa para evaluar el nuevo plan de austeridad.

Si la ‘troika’ aprueba este nuevo paquete de medidas podrá desbloquear un nuevo tramo de 2.000 millones de euros en el marco del plan de ayuda internacional de 78.000 euros acordado a Portugal en mayo de 2011.

Al anunciar este paquete, el primer ministro portugués llamó al diálogo precisando que las medidas propuestas podrían ser “reemplazadas por alternativas creíbles”, pero su nuevo plan de recortes provocó rápidamente una lluvia de críticas de parte de los sindicatos y de los partidos de la oposición, mientras que el sector empresario lo recibió con escepticismo.

“¿Cómo podemos aceptar este ataque brutal a los derechos de los trabajadores de la función pública?”, preguntó Ana Avoila, coordinadora del Frente Común de Sindicatos de la Administración Pública, con lazos con la CGTP.

El secretario general del Partido Socialista, Antonio José Seguro, rechazó el plan afirmando que el Gobierno debe poner fin a la austeridad que ha dejado al país “al borde de la tragedia social”.

En la coalición de derecha en el poder también se escucharon críticas. El ministro de Asuntos Exteriores, Paulo Portas, jefe del pequeño partido conservador CDS-PP, aliado al PSD del primer ministro, se declaró resueltamente opuesto al proyecto de contribución especial para las pensiones.

Por su parte, el líder de la organización patronal, Antonio Saraiva, estimó que el nuevo plan tendría que haber sido “más ambicioso”.

29 Vistas