23/05/2016

Matías Cremonte: “Hay que pensar nuevas formas de protección frente a la informalidad”

¿Cómo evalúa las jornadas?

Las jornadas fueron una
apuesta audaz de la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas (ALAL)
y de la Asociación de Abogados Laboralistas de Argentina, porque se trató de
dar una discusión un poco más profunda de la que se acostumbra a dar en los
encuentros de abogados, donde se analiza solamente la situación legal y no la
situación de la clase trabajadora y el movimiento sindical en su conjunto.
Además, poder hacer jornadas de este tipo con dirigentes sindicales de
Argentina y Latinoamérica permitió un análisis y una reflexión conjuntas. El
balance fue muy bueno, tanto por la concurrencia como por la profundidad de los
debates.


¿En necesario adaptar el derecho del trabajo a la
realidad del SXXI?

Tanto desde ALAL como
desde la asociación laboralista local entendemos que el laboralista es una
herramienta. Las posibilidades de transformación de fondo dependen siempre de
la fuerza y la organización de la clase trabajadora y del movimiento sindical.
En ese sentido los laboralistas acompañamos, las cosas no van a cambiar por
sólo pensar una legislación distinta. En muchas exposiciones, sin embargo se
discutió cómo debiera ser el derecho laboral del siglo XXI. En el encuentro
estuvieron presentes abogados de Guatemala, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile y
se reflexionó sobre los derechos colectivos y sobre las reformas laborales y
sociales que representan un retroceso. Los dirigentes sindicales también
hablaron de cómo ejercer los derechos colectivos y las dificultades que se
presentan frente al nuevo escenario político. Sin duda que es necesario
profundizar las garantías legales para ejercer los derechos colectivos, pero a
veces aun teniendo esas garantías en los textos constitucionales es muy difícil
ejercerlos. Lo que termina definiendo es la relación de fuerza. Es complejo
pensar un laboratorio de reformas legislativas. Lo que está claro es que hay
que abordar la distancia entre las normas y la realidad, desarrollar nuevas
categorías y pensar nuevas formas de protección frente a la informalidad.


¿Qué perspectivas se abren a partir de estos
encuentros?

Lo que se valoró
positivamente fue la posibilidad de debate conjunto con el movimiento sindical
y a nivel latinoamericano. Ya habíamos tenido una experiencia previa en un encuentro
similar en La Habana, que se realizó en marzo de este año. En los próximos días
estaremos difundiendo las conclusiones, pero podemos adelantar que lo más
relevante para este tipo de encuentros es que la reflexión y el debate conjunto
es lo que permite construir la práctica conjunta, y ese es el camino que
queremos transitar.

               

9 Vistas