06/10/2016

Marcha del silencio por la Paz: Acuerdo ya!

Cuando finalizaba en la Casa de Nariño el histórico
reencuentro entre el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro
Uribe Vélez, miles de ciudadanos marchaban en silencio hacia la Plaza de
Bolívar en Bogotá para pedir al Gobierno no dejar morir el acuerdo final de paz
tras perder el Sí en el plebiscito. A su vez, se vivían otras movilizaciones en
Cali, Medellín, Cartagena, Barranquilla y Pereira.

Percy Oyola Palomá, presidente de la UTRADEC, organización
miembro de la CLATE, expresó que “esta multitudinaria marcha exige Acuerdo
de Paz a los políticos que debaten un acuerdo nacional en el que el pueblo quiere
ser actor y no espectador”.  Jóvenes,
viejos, niños. Estudiantes, profesores, sindicalistas, ejecutivos. Miles y
miles de personas caminaron desde el Planetario Distrital hasta la plaza de
Bolívar.

“No hubo consignas de partidos, ni en contra de nadie, sólo
cantos por la paz. Gritos de ilusión. Una marcha contra la guerra. No había ni
Esmad”, explicó Natalia Barrera con su bebé de un año en brazos. “Me impresionó
la cantidad de jóvenes que había. Que la Policía no estaba en plan de reprimir
a los manifestantes. Hubo un rechazo abierto a la guerra”, complementa Alfonso
León, un profesor de 72 años.

“Ni una víctima más para esta guerra. Cese bilateral
definitivo”, se leía en las pancartas que los manifestantes cargaban en su ruta
del silencio. La convocatoria fue hecha a través de redes sociales por un grupo
de jóvenes de universidades y activistas sociales que la denominaron
#PazAlaCalle. “El ejercicio político que muchas veces creemos que son sólo
mensajes en Twitter o Faceboock probó que también tiene capacidad de
movilización ciudadana. Y que su voto no fue la de una minoría de loquitos,
sino de un sector importante de la sociedad”, expresó Juan Arenas, de 50 años.

“No hubo consignas típicas de las manifestaciones políticas.
Los almacenes no cerraron. Los vendedores ambulantes se refundían entre la
multitud y hacían bromas con los transeúntes. Realmente fue una manifestación
en la que la paz, la tolerancia y el respeto se sentían entre le gente. Este
fue el primer paso de una movilización que va a salir a defender el acuerdo
final a las calles del país. A hacer la pedagogía que los políticos no
hicieron”, concluye Hermindia Fonseca, una funcionaria pública de 60 años.

“El pacto nacional no es que los políticos del Sí y del No
acuerden en un salón de la Casa de Nariño, el verdadero pacto nacional es el
que hicimos los ciudadanos hoy en las calles de Bogotá y otras ciudades”,
puntualiza María Herrera, una estudiante de 25 años.

9 Vistas