24/03/2016

“La violencia engendra violencia”

“Quisiera
comenzar expresando mi más firme condena a los atentados terroristas
perpetrados ayer 22 de marzo en Bruselas, que han costado la vida de al menos
31 ciudadanos inocentes y más de 200 heridos de diversa gravedad. Según las
últimas informaciones entre los fallecidos y heridos habría ciudadanos de 40
nacionalidades diferentes. Nada puede justificar tanta brutalidad!

Al mismo
tiempo y con la misma firmeza  quiero condenar
toda forma de terrorismo.

Ayer volví
a vivir la experiencia de “sentir” con profunda intensidad, el impacto de un
acto de barbarie, que se producía muy cerca de mí y de mi familia. Y que me
podía haber tocado a mí. En efecto estaba a punto de partir para Bruselas a una
cita en el consulado de España y debía pasar por la estación del Metro (Subte)
de Maelbeek, cuando recibí la noticia, gracias a la llamada de mi hijo desde
Galicia, que se había enterado de los sucesos antes que yo.

Luego
comencé a recibir mensajes de solidaridad de familiares y amigos de todo el
mundo que mucho agradezco.

Pero
durante esa difícil jornada, mientras veía en la tele el horror  que se vivía en el Aeropuerto de la Capital
de la Unión Europea y en esa estación del metro ubicada en el corazón del
“Cartier europeo” sede de las instituciones europeas (a doscientos metros de
las oficinas de la antigua Confederación mundial del Trabajo-CMT, donde trabajé
durante 9 años hasta la constitución de la Confederación Sindical internacional
– CSI ). No pude dejar de pensar en que ese mismo  horror se vive a diario en Siria, Palestina,
Irak, Libia, etc. etc. donde millares de ciudadanos inocentes son víctimas de
la violencia, de las más variadas formas de terrorismo y millones huyen del
terror y buscan refugio en Europa.

El “EI” se
ha adjudicado la autoría de  estos
atentados. En un país en el cual, como en mi Argentina natal, conviven en paz
cristianos (católicos y otros) judíos, musulmanes, budistas, induístas,
agnósticos, etc. asiáticos, africanos, árabes, berberes, persas,  latinoamericanos, caribeños, canadienses, estadounidenses…

¿Cuál es el
objetivo? ¿Quién se beneficia de esto?

Este tipo
de atentado lo que genera es un aumento de la xenofobia, la estigmatización de
los musulmanes, el rechazo a los migrantes, el reforzamiento de partidos
neofascistas, la “guerra de civilizaciones”.

Y quien se
beneficia de la guerra, el complejo industrial militar! que sigue alentando
conflictos para seguir vendiendo armas!

Del mismo modo en que condenamos estos
atentados, condenamos la manipulación de la religión para pretender
justificarlos y condenamos  la violencia como método para resolver
conflictos que nunca se van a superar con violencia pues como es bien sabido: “la
violencia sólo engendra más violencia”. 

7 Vistas