28/08/2016

La CSPB celebra 58 años de luchas y conquistas

Cuenta la historia que hasta el año 1950, los
funcionarios públicos eran sólo representados por distintas asociaciones en
todo el Brasil. Fue a partir de 1952 que los sindicatos de los hombres y
mujeres que se desempeñaban dentro del Estado comprendieron la necesidad de
crear una entidad federativa que permitiera la unificación de todas las luchas
y las demandas que se desarrollaban en el país.

 

Así fue que en 1952 se fundó la Unión Nacional de
Empleados Públicos (UNSP), que reunía a diversas asociaciones de distintos
estados. Fue esa primera experiencia la que se plegó luego a la Unión de la
Seguridad Social de Brasil (UPB) y juntas lograron que la implementación del
primer Estatuto de los Funcionarios Públicos Federales de Brasil, la Ley
N°1.711. Luego de esta importante conquista, y sellando la unidad entre todos
los trabajadores y sus organizaciones, nació la Confederación de los Servidores
Públicos del Brasil el 29 de agosto de 1958.

 

Así llegaron los años de trabajo, organizacióne
importantes conquistas para los empleados del sector: la CSPB consiguiósu primer
plan de trabajo y presentó el proyecto de ley que prevé los derechos de los
servidores públicos, incluyendo la sindicalización y el derecho a huelga. Pero
el 1 de abril de 1964 el país se sumió en la oscuridad de la dictadura militar
que reprimió cualquier manifestación de la clase obrera. Y la CSPB pagó por su
protagonismo con el exilio, el encarcelamiento e incluso la muerte de sus
principales dirigentes.

 

Pasaron los años, cayeron los dictadores y los
sindicatos y confederaciones volvieron a organizarse. La CSPB no fue la
excepción. Volvió a la lucha por las viejas conquistas y sumó nuevos reclamos
para mejorar la calidad de vida de los servidores públicos. En2002 inauguró su
sede y se resolvió la descentralización administrativa de la Confederación con
la creación de vicepresidencias en varios estados del Brasil. El objetivo era
estar más cerca de los afiliados, dando dinamismo y agilidad para satisfacer todas
sus demandas.

 

Actualmente, la Confederación es reconocida y
respetada por ser una entidad fuerte, con una base de 40 asociaciones miembros y
más de 1.500 sindicatos relacionados al sector. Además, representa a los
funcionarios brasileños en las tres esferas de gobierno y en los tres poderes
del Estado. “Somos fuertes hasta el punto de transformar las utopías en
realidad”, dicen con orgullo sus afiliados.

 

Por eso, el desafío actual es “construir un
modelo de organizacióndel Estado que termine con la exclusión social y no esté
limitado por las regulaciones del mercado”. Y agregan: “Nuestro mayor desafío
es tener una entidad que coloqueal movimiento sindical en su lugar, que esté
dispuesto a construir el Estado social de derecho y sea independiente de las decisiones
de cualquier gobierno”.

11 Vistas