14/12/2016

Joao Domingos Gomes dos Santos: “Esta reforma constitucional es un desastre social”

Con 53 votos a favor y 16 en contra, el
Senado brasileño aprobó este martes la Propuesta de Enmienda a la Constitución
(PEC) que congela el gasto público en áreas como salud, educación y asistencia
social por 20 años. El texto ya había sido aprobado por los senadores el pasado
30 de noviembre, pero, al tratarse de un cambio en la Constitución, era
necesaria una segunda votación.

La PEC 55 establece que el aumento del
gasto público estará limitado a la variación de la inflación durante los
próximos 20 años y que ese techo sólo podrá ser revisado una vez transcurridos
los primeros 10 años. La propuesta, enviada al Congreso por el Presidente Michel
Temer, deberá ser sancionada antes de fin de año.

Para el presidente de la Confederación de
Servidores Públicos de Brasil (CSPB), João Domingos Gomes dos Santos, la PEC 55
“congela el país por 20 años” y trae como consecuencia el recorte de beneficios
sociales y la precarización de los servicios ofrecidos por el Estado a la
población. “Cuando se congelan las inversiones en los servicios públicos, sólo
hay una forma de adecuarse a las demandas crecientes de la población:
restringiendo beneficios y tercerizando. Es una estrategia perversa, una
traición a la patria”, dijo el dirigente.

Según João Domingos, con la aprobación de
esta PEC, “lo que hoy es un derecho constitucional y un deber del Estado –brinda
salud, educación, etc.– pasa a ser ganancia del sector privado”.

Otras reformas

El presidente de la CSPB, quien también es
vicepresidente de la CLATE, destacó que la PEC 55 “no es viable sin otras
reformas, principalmente una reforma previsional”, afirmó.

En ese sentido, el dirigente recordó que
este miércoles la Cámara de Diputados empezó a debatir el proyecto de reforma
previsional presentado por el gobierno, que aumenta la carga contributiva,
eleva el tiempo de contribución y aumenta la edad mínima para jubilarse a 65
años, igualando la edad mínima del hombre y de la mujer. “La reforma
previsional es una consecuencia de la PEC 55”, manifestó João Domingos.

“Pero además de la reforma previsional, la
PEC induce también a una reforma administrativa”, agregó el dirigente. “Porque
si se congela el gasto público, no se puede expandir el Estado. Y si aumenta la
demanda del servicio público, ¿cuál es la única forma de adecuarse? Reduciendo
el tamaño del Estado, despidiendo funcionarios públicos, etc.”, explicó.

Derechos humanos

El presidente de la CSPB hizo referencia al
comunicado del relator especial de la ONU para la Extrema Pobreza y los
Derechos Humanos, Philip Alston, quien afirmó que la aprobación de la PEC 55 es
un “error histórico” que provocará un “retroceso social”. Para el especialista
de las Naciones Unidas, “los planes del gobierno brasileño de congelar el gasto
social por 20 años son enteramente incompatibles con las obligaciones de
derechos humanos del país”.

El presidente de la CSPB informó que las
centrales sindicales brasileñas presentarán una denuncia basada en el texto de
Alston en la próxima Conferencia Internacional del Trabajo, en Ginebra. Para el
dirigente sindical, la aprobación de la PEC 55 “hiere derechos fundamentales
garantizados en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU, del cual Brasil
es signatario. La situación va mucho más allá del simple congelamiento del
salario por 20 años. Estamos hablando de un desastre social”, señaló.

 

Solidaridad regional

João Domingos resaltó que “este problema no
puede ser visto como un problema exclusivamente brasileño. Lo que sucede en
Brasil normalmente es un indicador de lo que va a suceder en el continente y,
en ese contexto, la CLATE tiene una importancia fundamental”.

El dirigente informó que propondrá una
“reunión de emergencia” de los países de la Confederación, “a fin de elaborar
una estrategia común para nuestra región.

“Vamos a buscar ayuda internacional desde
la CLATE, bajo el liderazgo de Julio Fuentes, que es un líder unánime en la
región, de una energía y una vitalidad muy grande. Vamos a llevar esa lucha al
mundo entero, donde sea necesario, no sólo en forma de denuncia, sino de
colaboración y solidaridad, para el pueblo y los trabajadores brasileños”,
afirmó.

Movilizaciones

El dirigente de la CSPB mencionó las
movilizaciones en rechazo a la aprobación de la PEC y destacó que “Brasil está
en un momento de movilización que no se veía desde hace décadas. El pueblo se
está despertando”, señaló.

“Estamos proyectando una gran movilización
nacional, que tal vez confluya en una nueva Constituyente. Tenemos que rehacer
nuestra Constitución, que está siendo desfigurada por un gobierno ilegítimo que
está cambiando radicalmente el programa que el pueblo votó. Es un fraude
electoral. El pueblo eligió un programa de gobiernoy ahora nos están imponiendo
uno totalmente diferente, de manera unilateral”, denunció.

Por último, João Domingos afirmó que “para
el primer semestre de 2017 estamos esperando la primera huelga general en el país.
La reforma previsional tiene el potencial de movilizar a todo el país, porque
la jubilación no atañe sólo al servidor público, nos atañe a todos. Estamos
vaticinando que en breve el país estará en estado de convulsión social”,
concluyó.

11 Vistas