17/10/2016

Hoy se celebra el día de la lealtad peronista

Una foto de aquel día es la expresión cabal de lo que
significó el nacimiento del llamado movimiento peronista en la Argentina: un
grupo de trabajadores que llegó a la Plaza para pedir la libertad del general
bañó sus pies en las fuentes frente a la Casa de Gobierno. “Las patas en la
fuente” de los “cabecitas negros” que pedían por Perón se convirtieron en ícono
del pueblo organizado y del gran movimiento de masas que hasta el día de hoy es
protagonista de la vida política argentina.

 

Antes de aquel histórico día, el General Juan Domingo
Perón ejercía como Secretario de Trabajo y Previsión y como vicepresidente de
la Nación. Pero las disputas internas entre los autodenominados
“revolucionarios del '43” crecían a diario. Las medidas tendientes a
la justicia social y al beneficio de la clase trabajadora que tomaba Perón
desde su secretaría no agradaban nada a la cúpula dirigente del gobierno militar.

 

Así fue que finalmente, el 12 de octubre del '45, el
por entonces presidente Farrel ordenó la detención del General, quien fue
llevado a la Isla Martín García.Apenas los trabajadores se enteraron de la
noticia empezaron a organizar medidas de protesta exigiendo su liberación. El
lunes 15 de octubre empezaron las primeras huelgas generales en el interior del
país, que fueron creciendo con el correr de las horas.

 

Finalmente, el miércoles 17 de octubre de 1945, empezó
la masiva movilización hacia la Plaza de Mayo, donde se reunieron millones de
trabajadores que gritaban a viva voz exigiendo la liberación del General
Perón.Los obreros empezaron a llegar desde la zona sur de la Ciudad de Buenos
Aires y más tarde del conurbano bonaerense. Miles de personas cruzaron el
Riachuelo en bote y hasta nadando, ya que la policía había cortado los puentes
para evitar el arribo de los manifestantes.

 

Fueron horas en la Plaza. Finalmente, diez minutos
después de las 23, Perón salió a uno de los balcones de la Casa de Gobierno en
Plaza de Mayo y brindó un discurso que quedó en la historia: “Esto es
pueblo. Esto es el pueblo sufriente que representa el dolor de la tierra madre,
que hemos de reivindicar. Es el pueblo de la Patria. Es el mismo pueblo que en
esta histórica plaza pidió frente al Congreso que se respetara su voluntad y su
derecho. Es el mismo pueblo que ha de ser inmortal, porque no habrá perfidia ni
maldad humana que pueda estremecer a este pueblo, grandioso en sentimiento y en
número. Esta verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que
marcha, ahora también, para pedir a sus funcionarios que cumplan con su deber
para llegar al derecho del verdadero pueblo”, dijo Perón entre muchas
otras cosas ante la multitud.


 


Después de aquel día histórico, consagrado como el Día
de la lealtad, Perón retomó la lucha política, se casó con Eva Duarte, su
compañera “Evita” y arrancó con su campaña política. Un año más tarde, arrasó
en las elecciones nacionales y se convirtió en Presidente,
cargo que ocupó en dos períodos hasta que fue derrocado en 1955.

 

9 Vistas