09/09/2016

FENASTEG en defensa de los derechos conquistados

El representante de los estatales de ese país
explicó que el nuevo gobierno que encabeza el actor Jimmy Morales, electo el
año pasado, encabeza un avance contra los trabajadores y los sindicatos en
nombre de una supuesta “depuración de las instituciones”. Para el compañero
Ortiz, se trata de una campaña que impulsan principalmente los grupos
económicos más poderosos de Guatemala aliados a la “vieja política”. Indica:
“El ataque del sector privado, que antes era más solapado, ahora es de manera
mucho más abierta. Y a eso le sumamos la mediocridad de los funcionarios, que
cada cuatro años llegan a aprender y no saben nunca lo que es la institución
que van a dirigir. Por eso lo institucional se va lesionando cada vez más”.

 

Mientras se discute en el país acerca de los
pactos colectivos, Ortiz denuncia que “la negociación colectiva sigue siendo
lesionada severamente. Y a eso debemos sumarle la cobardía de los tribunales de
trabajo, porque aún no se han integrado tribunales de conciliación para empezar
a negociar los conflictos colectivos de carácter económico y social”. Para el
dirigente estatal, “desde el año pasado hay una fuerte campaña de ataque contra
la negociación colectiva, y por eso los pactos han quedado virtualmente parados
en los tribunales. Pareciera que los jueces están muy sumisos a esta supuesta
reinvención del Estado que propone el nuevo gobierno”.

 

En Guatemala, el 80% de los pactos colectivos
son del sector público, donde los trabajadores han logrado leyes de sindicalización
y de derecho de huelga. Algo que al parecer molesta mucho a los poderosos. “El
grupo a desplazar es el movimiento sindical estatal, porque el sector poderoso
económico tradicional nunca está dispuesto a dar ni a respetar la calidad del
ser humano dentro de sus beneficios económicos y sociales”, reconoce Ortiz.

 

“Aquí se está señalando que es necesario
innovar en todas las esferas y entonces también apuntan a los dirigentes
sindicales. El gobierno enarbola la bandera de que todos los sectores deben ser
depurados. Y por eso esta es una de las situaciones más difíciles que ha vivido
el movimiento sindical”, informa el titular de la FENASTEG. “Van contra la
organización sindical y los derechos conquistados por los trabajadores.Por eso
nuestra acción es principalmente hacia adentro, resolviendo los conflictos
internos en las instituciones donde estamos viendo caer la calidad y los
derechos de los afiliados. Y nos hemos encontrado con una vertiente difícil: o
salir a la calle a reclamar cuestiones a nivel general o defender los derechos
irrenunciables que tenemos los trabajadores. Nosotros hemos optado por lo
segundo”, reconoció Ortiz.

 

Finalmente, el dirigente resaltó la actualidad
de su gremio: “Nuestra consigna es clara: mantener los derechos elementales de
los trabajadores y fortalecer lo consignado en las negociaciones colectivas
hasta hoy. Y la misma vorágine de los acontecimientos nos va a encaminar hacia
donde conducir nuestro plan de acción”.

14 Vistas