21/01/2016

Federico Torres: “Ni Estado libre ni asociado, aquí existe una colonia”

La isla de
3,5 millones de habitantes se encuentra en incumplimiento parcial de pagos, con
un déficit estructural y una crisis económica que, como suele suceder en
nuestra Latinoamérica, repercute sobre todo en las clases más humildes y los
sectores vulnerables de la sociedad. A esto se suma la limitación a la hora de
adoptar políticas públicas autónomas o soberanas como consecuencia del status
cuasi-colonial con el que los Estado Unidos somete a Puerto Rico desde finales
del siglo XIX.

 

“Hay temas de
actualidad que van a la médula de problemas históricos que tiene nuestra Patria.
Esto lo podemos observar en el vínculo directo que existe entre la actual
crisis fiscal y el sometimiento que vivimos en términos político-económicos por
parte de Estados Unidos (EE.UU). Por eso entendemos que no hay mejor momento
que este para que, de una vez por todas, se discuta y resuelva la situación del
status de Puerto Rico, y repensemos como Nación cómo queremos que continúe
nuestra relación con los EEUU”, explicó Federico Torres, Secretario General de
la CUPE.   

 

En los
últimos 30 años las diversas gestiones gubernamentales han aplicado políticas
de endeudamiento en el sector público y exenciones contributivas para las grandes
empresas privadas, en gran medida multinacionales norteamericanas. En los
últimos años este panorama se profundizó, sobre todo a partir de la crisis
financiera global que comenzó en 2008, con la asignación de paquetes de rescate
por parte del Gobierno estadounidense. Entre 2009 y 2013 se asignaron cerca de
6 mil millones de dólares provenientes de la Ley de Recuperación y Reinversión
(ARRA, por sus siglas en inglés), mientras que la banca portorriqueña recibió
1,100 millones provenientes del Troubled Asset Relief Programs capital-purchase
fund. Es decir que, como en buena parte de occidente, se rescató a los bancos
para que además de las ganancias obtenidas de la “timba financiera”, se hagan de
un lucro extraordinario a costa del endeudamiento público y el recorte de
presupuesto orientado a las capas sociales más necesitadas.

 

No obstante,
y pese a esta inyección multimillonaria (sumado a una nueva emisión de deuda
por 16 mil millones de dólares), la economía portorriqueña no detuvo su caída. Algunos
índices que reflejan esta situación: Desde el 2006 la economía perdió un total
de 207 mil empleos, en la actualidad la mitad de los menores de 18 años se
encuentran debajo de la línea de la pobreza, debido a la crisis y la falta de
trabajo se estima que desde el año 2000 debieron emigrar alrededor de 260 mil
personas, tan sólo en 2014 hubo mas de 4000 ejecuciones hipotecarias.

 

Como
contrapartida a las altas tasas de desocupación e índices de empobrecimiento (45 por ciento de la población es pobre),
las ganancias e intereses que se fugaron hacia el exterior crecieron significativamente
durante los años de recesión y crisis. Mientras que la deuda pública asciende a 72.204 millones de dólares (equivalente al 103 por ciento del PNB), sólo en 2014
se fugaron 36.052 millones. 

 

Patria Si, colonia No

 

“Estado
Libre Asociado de Puerto Rico” es un eufemismo por el cual se describe la predación colonial sufrida por esta nación del Caribe. “Pese a que nominalmente se nos
presente con el status de Estado libre asociados, la política centralista de  Estados Unidos nos demuestra que no somos ni libres
ni asociados. Aquí lo que existe es una colonia, una situación que ya debería
haberse resuelto hace tiempo”, expresó Federico Torres, líder de la CUTE,
organización miembro de CLATE. Al igual que numerosas organizaciones sociales y
sindicales, desde hace años la CUTE viene reclamando por la autonomía de Puerto
Rico: “Queremos poder decidir con qué naciones comerciamos y nos vinculamos, y
de qué manera hacerlo”.

 

“E.UU.
ante Naciones Unidas dice repudiar la colonización. Cuando caen sobre ellos, estas denunciadas son ignoradas”, sostuvo Torres, y sentenció: “Ni Estado libre ni asociado, aquí existe una
colonia”.

 

Fueron incluso
los legisladores estadounidenses quienes en 2007 concluyeron que Puerto Rico
continúa totalmente sujeto a la autoridad del Congreso de EE. UU. bajo las
cláusulas territoriales.

 

“Para
alcanzar autonomía y soberanía necesitamos que se constituya una Asamblea Constitucional
de status en la que tengan representación todos los sectores. Allí deberíamos definir
la forma de Gobierno que creamos la adecuada para nuestra Patria. Este sería el
primer paso”, explicó el Secretario General de CUTE, y agregó: “Luego se
debería poner a disposición del pueblo mediante referendo para que éste decida
cuál es la fórmula que se deba adoptar. No obstante, previamente debemos
obtener el compromiso del Congreso de EEUU para que este acate la decisión
soberana del pueblo portorriqueño. Porque aquí ha habido referendos en el
pasado que sólo sirvieron como ejercicio partidista de los sectores que se
disputan el poder, pero no han logrado resolver esta demanda”.

 

 

“Las penas son de nosotros, las vaquitas…”

 

Debido al
gran endeudamiento y el déficit fiscal, el Gobierno de Puerto Rico ha seguido
las recetas indicadas por EE.UU. al confiscar 173 millones de dólares de
empresas públicas mediante la herramienta del ‘clawback’, que les permite
apropiarse del capital de ciertas entidades gubernamentales con el propósito de
priorizar el pago de Obligaciones Generales (lease: deuda).

 

Con el
propósito de acumular suficiente dinero para pagar la próxima cuota de deuda pública equivalente a 900 millones que vence en enero de 2016, el gobernador,
Alejandro García Padilla, autorizó el mes pasado que se retengan ingresos
asignados a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), la Autoridad
Metropolitana de Autobuses (AMA), la Autoridad de Transporte Integrado (ATI),
la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (PRIFA) y la
Autoridad del Distrito del Centro de Convenciones (CCDA).


Deuda y fondos buitre

 

La deuda pública
de Puerto Rico alcanza los 72.000 millones de dólares y asfixia las finanzas de
la isla caribeña. Y al igual que otros países de la región como Argentina, son los
denominados fondos buitre quienes especulan con la deuda pública y los recursos
de todos los portorriqueños. En declaraciones públicas, el propio Gobernador
Padilla consideró esta como impagable.

 



“Los
bonistas y grandes capitales siempre nos han visto como parte de EEUU. Y
amparándose en esa vinculación es que han otorgado grandes préstamos,
irrisorios y sin sentido en muchos casos, que a esta altura son impagables. Por
eso hemos llamado la atención para que el Gobierno local no pague esos
préstamos. Porque pagarlos significa ajustar, lo que devendría en dejar a los
trabajadores sin empleo y a la población en general en un estado de pobreza
extrema y vulnerabilidad absoluta”, detalló Federico Torres.


Pocos meses atrás, en el mes de octubre, la Coalición Sindical -integrada por la CUTE y numerosos gremios de los sectores privado y público- presentó un documento con las propuestas de los trabajadores en materia de crisis fiscal y medidas de reactivación económica, así como también su perspectiva respecto a la relación política con EE.UU.

Propuestas de la Coalición Sindical (Documento PDF)

 

El documento de 24 páginas entregado a cada uno de los
legisladores y al Gobernador García Padilla incluye una reforma
contributiva de base amplia y que simplifique el sistema actual, revisar todos
los impuestos sobre ingresos que aplican a los individuos y corporaciones,
establecer un sistema tributario corporativo uniforme, con tasas preferenciales
en función del bienestar social, mejorar la competitividad del País, entre
numersos ítems detallados.

 

La Coalición
Sindical recomendó que los nuevos recaudos sean utilizados para atender la
insuficiencia fiscal y para ampliar la base productiva del país y reactivar la
economía. Además, sugirieron que se redefinan las tasas corporativas de las
llamadas compañías exentas para fijar una tasa mínima efectiva de 10%, y que se
establezca un impuesto especial a las operaciones de los negocios “de gran
tamaño”.

 

“Una clase
asalariada organizada y en alianza con otros sectores sociales es parte
indispensable de la ecuación transformadora”, cierra el documento, dejando en claro el compromiso de los trabajadores.

7 Vistas