Sindicatos analizaron el futuro Post-Pandemia en América Latina y el Caribe

Brasil

20/05/2020

Dirigentes sindicales analizaron el futuro post-pandemia en América Latina y el Caribe

Este martes 19 de mayo, la Confederación de Servidores Públicos de Brasil (CSPB) protagonizó, junto a la CLATE y la ISP, un debate internacional en vivo sobre la construcción de alternativas post-pandemia para enfrentar los impactos económicos, sociales y sanitarios del coronavirus.

El encuentro virtual estuvo moderado por el director de Relaciones Internacionales de la CSPB y secretario general adjunto de la CLATE, Sergio Arnoud, y contó con la participación del presidente de la Confederación, João Domignos Gomes dos Santos, así como de otros representantes de las federaciones afiliadas. La CLATE estuvo representada por su presidente, Julio Fuentes, y por dirigentes de otras organizaciones miembro de distintos países. En nombre de la Internacional de Servicios Públicos (ISP), estuvo presente Federico Dávila, copresidente de la ISP Interaméricas.

Los participantes llegaron al consenso de que la Pandemia profundizó la disputa entre el Estado y el mercado, poniendo en evidencia la incapacidad del sector privado de presentar alternativas viables para enfrentar la pandemia. En el encuentro se abordaron propuestas como los impuestos a las empresas transnacionales; la reestatización; la preservación de las cadenas alimenticias del mundo; el rompimiento de patentes de medicamentos; pactos nacionales por el desarrollo con participación de las organizaciones sociales y sindicales; la repatriación de recursos identificados en paraísos fiscales.

También se destacó el rol fundamental que cumplen los trabajadores del sector público en el marco de la Pandemia. Los dirigentes sindicales coincidieron en que la crisis sanitaria puso en evidencia la imprescindible actividad de los profesionales que están en la primera línea enfrentando al coronavirus.

Sin embargo, sostuvieron que el teletrabajo, actividad indispensable para el funcionamiento de la maquinaria pública, está resultando en sobrecarga de actividades para los trabajadores que realizan sus tareas desde la casa, sin el reconocimiento social debido al aislamiento y a la invisibilidad de sus acciones. Los gestores y empresarios siguen violando los períodos de descanso, además de no ofrecer un ambiente apropiado para la actividad laboral. Los representantes gremiales defienden que, dadas las circunstancias, el teletrabajo debería ser, en casos específicos, voluntario.

João Domingos Gomes dos Santos, presidente de la CSPB y vicepresidente 1º de CLATE.

“Convoco a nuestras organizaciones internacionales, la CLATE y la ISP, a intervenir en esta agenda y ser protagonistas de este nuevo futuro en disputa. Necesitamos interferir en este momento de construcción de un nuevo mundo, con desarrollo sostenible y justicia social, que nos guiará a todos”, sostuvo el presidente de la CSPB y vicepresidente 1º de la CLATE, João Domingos Gomes dos Santos.

“No habrá ninguna solución efectiva para nuestros padecimientos, sin cambiar el modelo de Estado. La salida es aprovechar esta oportunidad para disputar un nuevo modelo de organización de la sociedad. El Estado Democrático Social de Derecho, el modelo que defendemos, pone a la humanidad en el centro de las prioridades, respetando los límites de la sustentabilidad ambiental y potenciando la promoción de una sociedad efectivamente comprometida con el bienestar social”, concluyó el dirigente.

“Esta Pandemia encuentra a nuestros Estados debilitados, desarmados, debido al desfinanciamiento que han sufrido nuestros sistemas públicos de salud en las últimas décadas. Y en este contexto, surge el debate sobre de dónde los Estados sacan los recursos económicos para enfrentar esta emergencia sanitaria. No podemos permitir que sean, una vez más, los pobres, los trabajadores, los servicios públicos, los que pongan esos recursos”, expresó Julio Fuentes en su intervención.

Julio Fuentes presidente CLATE

Y añadió: “Todo lo que ocurra durante este tiempo, en lo que se refiere a relaciones de trabajo y a formas de trabajo, no puede ser permanente. Si tenemos que hacer teletrabajo debido a las medidas de aislamiento para poder sostener el funcionamiento de los servicios públicos, no podemos permitir que estas acciones sean tomadas como base para el futuro que viene. Hay que impedir que los gobiernos y los empleadores pretendan aprovechar este momento –como están haciendo en varios países– para hacer legislaciones que terminen imponiendo el teletrabajo como una forma de producción permanente, cuando debe ser solo una cuestión transitoria en el marco de una Pandemia”.

Vea el debate internacional completo:

364 Vistas