15/07/2014

CUBA: En pleno vigor el nuevo Código del Trabajo

Representantes del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
y la Central
de Trabajadores de Cuba que intervinieron este lunes en el programa Mesa
Redonda de la
Televisión Cubana
, ofrecieron detalles sobre el nuevo Código
de Trabajo recién promulgado. Este regula las relaciones que se establecen
entre trabajadores y empleadores -pudieran ser estos últimos personas jurídicas
o naturales autorizadas para ello-, lo que se corresponde con la actualización
del modelo económico del país. Aquí, los pormenores de la Ley.

 

La Ley No.
116, Código de Trabajo, aprobada el 20 de diciembre del 2013, se encuentra en
vigor desde el 18 de junio, al igual que las normas que la complementan.

 

¿Por qué se modificó el Código?

 

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba aprobó los
Lineamientos de la
Política Económica
y Social del Partido y la Revolución, ratificados
por la Asamblea
Nacional
del Poder Popular, para actualizar nuestro modelo
económico, que reconoce y promueve además de la empresa estatal socialista,
como forma principal en la economía nacional, otras formas de gestión no
estatal y que tiene como fundamento esencial, elevar la eficiencia del trabajo,
lo que exige un sistema normativo legal atemperado a las relaciones de
producción que en tal sentido se manifiestan.

 

De los Lineamientos aprobados en el VI Congreso, 18 están
vinculados directamente con la política sobre las relaciones de trabajo, su
organización y retribución, por lo que resultaba necesaria su modificación
atemperada a los cambios que se operan en la economía.

 

También se tuvo en cuenta que el Código de Trabajo anterior
data de 1985 y había sufrido varias modificaciones por normas de rango similar
dictadas posteriormente y los Convenios y Recomendaciones de la Organización
Internacional
del Trabajo, entre otros elementos.

 

A partir de estos elementos se aprobó por el gobierno la
política para la modificación del Código de Trabajo que contenía los
fundamentos y la necesidad del cambio y luego de un amplio proceso de consulta
con los trabajadores y diputados se aprobó en diciembre de 2013 por la Asamblea Nacional
del Poder Popular la Ley No.
116 Código de Trabajo, que se encuentra en vigor desde el pasado 18 de junio de
conjunto con su Reglamento y 21 disposiciones referidas a las relaciones de
trabajo en determinadas actividades y aspectos relacionados con la seguridad y
salud en el trabajo.

 

La aprobación del Código de Trabajo y su Reglamento permitió
compactar la legislación laboral, derogando 135 disposiciones jurídicas de
diferentes rangos, lo que facilita el conocimiento y aplicación de la
legislación de trabajo, por parte de los empleadores, trabajadores y
organizaciones sindicales.

 

Proceso de Consulta

 

El anteproyecto de Ley fue sometido a un proceso de consulta
con los trabajadores tras el acuerdo adoptado por la Asamblea Nacional
del Poder Popular (el acuerdo VII-85) en el décimo período ordinario de
sesiones de su séptima legislatura en diciembre de 2012, donde además encargó a
las comisiones de asuntos económicos y constitucionales y jurídicos para que
junto a la CTC no
sólo participaran, sino que controlaran el proceso  y finalmente se tuvieran en cuenta todas las
propuestas, sugerencias y modificaciones que se formularan.

 

Las asambleas se realizaron del 20 de julio al 15 de
octubre, se planificaron 69 056, las que abarcaron las 82 253 secciones
sindicales, incluyendo 962 con trabajadores del sector no estatal. Se organizó
de manera tal que en cada una de ellas estuviera presente un dirigente del
sindicato o de la CTC
en cada nivel.

 

Participaron 2 802 459 trabajadores el 91,3% de los que
debían concurrir a las mismas. Como algo novedoso,  se consultaron 43 380 colaboradores y
trabajadores que laboran en nuestras embajadas de 50 países.

 

Este proceso fue un momento muy importante dentro del
cronograma de trabajo del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, que celebró sus
sesiones finales en febrero del 2014.

 

Se hicieron 621 mil 319 intervenciones,  9 como promedio por asambleas. No todas las
intervenciones constituyeron propuestas concretas, sino comentarios o apoyo al
texto consultado.

 

Propuestas concretas, 171 mil 680;  más de 34 000, pedían modificar algún aspecto
del anteproyecto, 42 900 solicitaban adicionar textos en artículos e incisos y
17 856 de las propuestas, el 10%, suprimir algunos aspectos de lo consultado.

 

Principios y Cambios fundamentales del nuevo Código

 

El Código regula las relaciones de trabajo que se establecen
entre trabajadores y empleadores -pudieran ser estos últimos personas jurídicas
o naturales autorizadas para ello-, lo que se corresponde con la actualización
de nuestro modelo. Este reconoce la empresa estatal socialista, como forma
principal en la economía nacional, y otras formas de gestión no estatal.

 

Los trabajadores no subordinados a un empleador tienen los
derechos y obligaciones de la seguridad social y otros que la ley les
reconozca.

 

Se actualizan los principios que rigen el derecho de
trabajo, se incorpora el papel del trabajo y los ingresos que por él se
obtienen, como la vía fundamental para contribuir al desarrollo de la sociedad
y a la satisfacción de las necesidades de los trabajadores y su familia, así
como la no discriminación por orientación sexual y por discapacidad.

En el caso de los contratos de trabajo, se autoriza el
empleo del contrato indeterminado para labores discontinuas o cíclicas en
aquellas actividades donde la demanda de trabajadores aumenta en determinados
períodos o temporadas, retribuyendo el trabajo durante el tiempo efectivamente
laborado, sin perjuicio del derecho del trabajador a laborar en cualquier
sector o actividad en el otro período.

 

Las actividades y cargos en los que se aplica este tipo de
contrato se aprueban por el Consejo de Ministros, previa fundamentación de los
organismos donde se da esta situación y en consulta con la organización
sindical al nivel que corresponda.

 

En el caso de la jornada de trabajo semanal se flexibiliza,
ya que se puede establecer entre 40 y 44 horas. Se ratifica la jornada diaria
de 8 horas, la que puede llegar a 9 horas en determinados días, sin sobrepasar
44 horas semanales.

 

Con respecto a las vacaciones, el empleador y el trabajador,
si surgen circunstancias excepcionales que demandan la permanencia del
trabajador en su actividad, oído el criterio de la organización sindical, puede
posponer su disfrute o acordar con el trabajador simultanear el cobro de las
vacaciones y el salario por el trabajo realizado, garantizando el descanso
efectivo de 7 días al año como mínimo.

 

También se da solución a un problema que existía referido al
otorgamiento de las licencias no retribuidas a los trabajadores con
responsabilidades familiares para su atención y cuidado, que no tenía respaldo
legal, el jefe de la entidad puede conceder este tipo de licencias, dejando
constancia escrita de la fecha de inicio y terminación.

Se elimina el traslado institucional del expediente laboral,
por lo que al término de la relación de trabajo, se entrega al trabajador para
su custodia, el que es responsable de presentarlo en su nuevo trabajo.

 

Se establecen plazos para que la entidad confeccione o
actualice los expedientes y para que reconstruya el tiempo de servicio y
salarios devengados, a los fines de la seguridad social, en caso de deterioro o
pérdida.

 

En correspondencia con lo anterior se adiciona como
violación de la disciplina de trabajo: modificar dicho expediente o aportar
documentos carentes de autenticidad para obtener beneficios laborales o de
seguridad social.

 

Referido a la superación de los trabajadores, en el caso de
los que estudian en la educación superior por interés personal, tienen derecho
a que el empleador les conceda, hasta 15 días de sus vacaciones en el momento
en que las necesiten, aun cuando no estén incluidas en el programa anual.

 

Para los recién graduados que se incorporan al trabajo se
establece que la preparación complementaria, conocida como adiestramiento, se
puede realizar en el cargo que ocupa o el que pasará a ocupar y se flexibiliza
la duración de dicha preparación, que puede llegar hasta 2 años,
excepcionalmente hasta 1 año más, en correspondencia con la complejidad del
cargo y los conocimientos del trabajador.

 

Con respecto al servicio social, se ratifica el deber de los
recién graduados de cursos diurnos de la educación superior, de cumplirlo en la
entidad donde son asignados y los técnicos medios, solo lo cumplen, cuando son
asignados a una entidad, en correspondencia con la demanda de fuerza de trabajo
calificada.

 

Un aspecto novedoso es el referido a las relaciones de
trabajo entre personas naturales, para los que se establecen derechos mínimos a
garantizar por el empleador, como son:

la jornada de trabajo diaria de 8 horas, que puede llegar en
determinados días de la semana hasta 1 hora adicional, siempre que no exceda el
límite de 40 y 44 horas semanales; la remuneración no puede ser inferior al
salario mínimo, en proporción al tiempo real de trabajo; un día de descanso
semanal y siete días de vacaciones anuales, como mínimo; y condiciones de
seguridad y salud en el trabajo.

 

Descentralización de Facultades

 

Hay un grupo de hay facultades que se descentralizan hacia
los jefes de entidades u organismos, por ejemplo:

 

Determinar la duración de la preparación del recién
graduado.

Aprobar los horarios de trabajo.

Aprobar regímenes de trabajo excepcionales,

El listado de los cargos que se cubren por designación.

Sistema de Justicia Laboral

 

El Sistema de Justicia Laboral y la solución de los
conflictos en las entidades estatales, se fortalece a partir de los cambios que
se introducen:

 

Los órganos de Justicia Laboral se constituyen en entidades
con 50 o más trabajadores en consulta con la organización sindical a ese nivel.

 

Mantienen una composición tripartita, integrados por el
designado por la organización sindical, otro por el jefe de la entidad y se
incrementa a 3 o 5 la cantidad de trabajadores elegidos democráticamente en
asamblea, para lograr una mayor participación de estos y que los conflictos se
solucionen en el lugar donde se originaron, de forma rápida y con menos costos
para las partes.

 

Otro cambio está relacionado con la disminución a dos años y
medio, del período de elección o designación de los miembros del Órgano, para
hacerlo coincidir con el período de elección de los dirigentes sindicales
acordado en el Congreso de la
CTC.

En este momento los directores de Trabajo de conjunto con
las organizaciones sindicales a cada nivel y las entidades en los territorios, evalúan
las propuestas de órganos a constituir, los de carácter territorial y los que
estarán integrados por 5 ó 7 miembros.

 

Desde ahora y hasta el 31 de octubre, se desarrolla el
proceso asambleario para la elección de los trabajadores que integran cada Órgano
y una vez constituidos, el proceso de capacitación de sus miembros, que
concluye el 30 de noviembre.

 

Hasta que no se constituya el nuevo órgano con la
integración establecida, continúan resolviéndose los conflictos por los que
existen en la actualidad, de modo que ningún trabajador quede desprotegido.

 

La
Justicia Laboral
y los contratados por formas de gestión no
estatal

 

El Código de Trabajo establece que los trabajadores
contratados por personas naturales autorizadas para ello, presentan sus
reclamaciones en materia laboral directamente ante los tribunales municipales
populares.

 

En el caso de las cooperativas y en las formas asociativas,
las reclamaciones en materia laboral de los trabajadores asalariados, se
resuelven por el procedimiento específico que rige para cada una de estas
modalidades y, una vez agotado este, pueden acudir a la vía judicial.

 

Normas complementarias al Código

 

Las normas complementarias comprenden el Decreto No. 326,
Reglamento del Código de Trabajo, que establece los procedimientos para su
aplicación y al amparo del artículo 76 del Código de Trabajo, varios organismos
establecieron las particularidades de su sistema en correspondencia con las
actividades que desarrollan, y en ese sentido, el Ministerio de Salud Pública
reguló la contratación de los profesionales y técnicos de la medicina.

 

Los ministerios de Educación y de Educación Superior
dictaron lo referido a la evaluación del personal docente.

 

El Ministerio de Cultura reguló las modalidades del contrato
de trabajo, la evaluación y formas de remuneración de los trabajadores de la
rama artística.

 

Asimismo se actualizaron por el Ministerio de Salud Pública
las disposiciones relacionadas con el listado de enfermedades profesionales y
el de cargos o actividades que por sus características requieren la realización
de exámenes pre-empleo y periódicos.

 

El Ministerio del Interior estableció el procedimiento sobre
la clasificación migratoria que deben obtener los extranjeros y las personas
sin ciudadanía, para realizar actividades profesionales o laborales en el país.

 

De manera similar el Ministerio de Finanzas y Precios reguló
el procedimiento financiero aplicable a los trabajadores que son movilizados en
función de la defensa y nuestro Ministerio aprobó los modelos y registros
primarios para dar cumplimiento a lo que se establece en el Reglamento.

 

También en materia de seguridad y salud en el trabajo, los
ministerios que dirigen y controlan políticas en determinados sectores, ramas y
actividades, dictaron 11 disposiciones jurídicas, como por ejemplo, las
relacionadas con la explotación segura de las calderas de vapor, la seguridad
minera y eléctrica, la explotación de medios de izado y en la actividad de
construcción civil.

 

El Código de Trabajo y las organizaciones sindicales

 

Como se ha explicado con anterioridad, el Código de Trabajo
fortalece los derechos de los trabajadores cubanos y entre ellos, el derecho de
asociarse voluntariamente y constituir organizaciones sindicales, con
independencia de la naturaleza o características de su relación de trabajo y de
conformidad con los principios unitarios fundacionales, nuestros estatutos y
reglamentos, los que se discuten y aprueban democráticamente y actúan con apego
a la Ley, según
se establece en el Capítulo II.

 

Sobre este particular quiero explicarte dos aspectos
fundamentales; el primero de ellos asociado al carácter unitario que desde hace
75 años decidieron acoger los trabajadores cubanos. Este fue uno de los
planteamientos más reiterados en cada colectivo laboral, dirigido a mantener el
papel que asume la Central
de Trabajadores de Cuba.

 

En segundo lugar es necesario recordar que el movimiento
sindical asume una estructura vertical por ramas y subramas de la economía, de
ahí que contemos con 17 sindicatos nacionales, donde se afilian los
trabajadores con independencia de la naturaleza o características de su
relación de trabajo, constituyendo la sección sindical el núcleo fundamental
como organización de base que representa sus derechos e intereses específicos.

 

El primer derecho que reconoce la ley es el de defender y
representar los intereses y derechos de los trabajadores y la exigencia por el
mejoramiento de sus condiciones de trabajo y de vida, no solo a nivel de la
entidad, sino en todo el ámbito de la sociedad, esta es una tarea no acabada en
la que tenemos que seguir profundizando en nuestra actuación.

 

Además entre los fundamentales podemos mencionar la participación
en la gestión económica y financiera de la entidad, como concreción práctica de
su condición de dueños, el derecho de exigir y controlar el cumplimiento de la
legislación de trabajo, de seguridad social y los convenios colectivos de
trabajo; así como ofrece a los dirigentes sindicales de una protección especial
en el empleo u ocupación y los provee de las facilidades que le permitan el
desempeño de sus funciones, las que deben ser acordadas con el empleador e
inscribirse en el Convenio Colectivo de Trabajo. De la misma manera se
establecen las funciones a ejercer por las organizaciones sindicales.

 

¿Donde se concretan los deberes y derechos entre los
empleadores y trabajadores?

 

Precisamente en el Convenio Colectivo de Trabajo, que se
convierte en un instrumento imprescindible en la dinámica actual en que
comienza a desenvolverse la entidad, es un acuerdo entre los representantes de
las organizaciones sindicales y el empleador, que al concertarse a nivel de
cada entidad es un traje a la medida para cada lugar, para tener una idea es
necesario significar que en 45 momentos, directa e indirectamente el nuevo
Código exige convenir cuestiones de interés a la entidad o los trabajadores.

 

El contenido del convenio se ha dejado a la autonomía de las
partes en aspectos como: el régimen de trabajo y descanso, el término para el
periodo de prueba, fecha y lugar de pago del salario, término para convocatoria
de plazas vacantes y además forma parte integrante del mismo otros documentos
de aplicación en la entidad como el reglamento disciplinario interno en cuya
adecuación por la administración también participa el sindicato, el programa de
vacaciones, entre otros.

 

Ahora bien, llegar a un buen convenio es un proceso, en el
que como paso previo, cada sindicato nacional define con sus organismos
lineamientos generales, en los que debe quedar fijado, entre otros aspectos, la
extensión de los convenios, la determinación de aquellos centros de trabajo que
por sus particularidades, tengan convenio o un anexo.

 

Nos encontramos precisamente en ese momento a partir de la
entrada en vigor de la Ley
todo lo dispuesto en el mismo debe ser de inmediato cumplimiento, se ha
previsto un periodo de tiempo para la revisión y concertación de los convenios
colectivos, hasta diciembre de este año y todas las organizaciones sindicales
están imbuidas en la implementación de esta medida.

 

Los sindicatos nacionales revisando y elaborando los lineamientos
y preparando a los dirigentes sindicales para enfrentar la negociación
colectiva, los territorios organizando las asambleas para el completamiento de
los órganos de justicia laboral que según lo abordado todos cambian, en el país
realizaríamos 14 mil asambleas.

 

Como se aprecia son muchos los momentos y tareas necesarias
acometer en el segundo semestre de este año, nuestro secretario general ha
dejado clara la importancia que reviste la implementación del Código de trabajo
para los trabajadores, de ahí la responsabilidad que tenemos de hacerlo bien.

 

Autoridades facultadas para hacer cumplir el Código de
Trabajo

 

La inspección del trabajo controla el cumplimiento de lo
dispuesto en el Código de Trabajo y su legislación complementaria, esta se
ejecuta por:

 

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, respecto a la
legislación de trabajo y seguridad social.

 

El Ministerio de Salud Pública, en lo referido a medicina e
higiene del trabajo.

 

El Ministerio del Interior, en lo relativo a la protección
contra incendio, explosivos y sustancias peligrosas.

 

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, en lo
relativo a las sustancias biológicas, radiológicas y al medio ambiente.

 

Los órganos, organismos, entidades nacionales y consejos de
Administración que dentro de sus respectivos sistemas realizan inspecciones.

 

Los empleadores.

 

Por otra parte, reiterar lo planteado por Gisela en cuanto
al derecho que le asiste a las organizaciones sindicales de exigir y controlar
el cumplimiento de la legislación de trabajo, de seguridad social y de los
convenios colectivos de trabajo.

 

Asimismo el derecho de los trabajadores a promover acciones
ante los órganos, autoridades e instancias competentes para el reconocimiento y
cumplimiento de los derechos de trabajo y de seguridad social establecidos en
la legislación.

 

Detenerme en la inspección que ejecuta el MTSS, la que
realiza a través de la
Oficina Nacional
de Inspección del Trabajo y sus filiales
territoriales.

 

Son sujetos de dicha inspección los empleadores radicados en
el territorio nacional y otros que la ley determine.

 

En el Reglamento del Código de Trabajo se definen las
infracciones de los derechos fundamentales referidos a:

– El empleo y la contratación.

– La protección a la trabajadora.

– El régimen de trabajo y descanso.

– Salario.

– La seguridad y salud en el trabajo y

– La seguridad social.

También se establecen las medidas que adopta de manera
directa o solicita la inspección ante estas infracciones.

Es importante señalar que los resultados de las inspecciones
son notificados al empleador y se le suministra información a la organización
sindical correspondiente y a los trabajadores. Se informan además a los jefes
de los órganos, organismos, entidades nacionales, organizaciones superiores de
dirección y otros según corresponda.

7 Vistas