08/08/2012

Congreso dela CLATE: Tercerización, precariedad laboral, criminalización de la protesta y otros temas comunes a los estatales del continente.

 

En el caso de Argentina, representantes de ATE y la FJA pusieron énfasis en el distinto rasero que existe a la hora de aplicar los convenios colectivos de trabajo, señalándose que en diversas provincias del país se aplican, desde los respectivos gobiernos, medidas que no se diferencian con las que regían en los años 90, cuando el neoliberalismo campaba a sus anchas.

La delegada de Cuba, comentó que si bien los estatales cubanos “no tenemos conflictos con gobiernos ni patrones, y mucho menos con las privatizaciones, sí hay dificultades propias de una situación que otros países no tienen, como es el tema del bloqueo que soportamos hace 50 años”.

Reivindicó también el caso de los 5 héroes cubanos, detenidos en EEUU por tratar de evitar el terrorismo anticubano.

Representantes de Brasil insistieron en la lucha por las convenciones colectivas de trabajo, y en dar respuestas a las políticas injerencistas del FMI, que generan más retrocesos en los derechos de los trabajadores.

Los delegados de Chile, de ANEF y la FENAMOP, puntualizaron que en el país se ha agotado el acuerdo institucional establecido por las fuerzas populares para acabar con la dictadura, y que ahora rigen “altos niveles de inestabilidad”. Con el gobierno de Sebastián Piñera se ha agudizado la persecución de dirigentes sindicales, el desconocimiento de los derechos sindicales, y la criminalización de la protesta social. También se planteó que hay un gran déficit a la hora de hablar de negociaciones colectivas en el sector público.

La representación chilena valoró cualitativamente las luchas que están dando los estudiantes y también los pobladores patagónicos de Aysén, los pescadores artesanales, y los habitantes de distintas comarcas que exigen ser incluidos por un Estado que les da permanentemente la espalda.

El representante de la Federación Sindical de Ontario  improvisó una emotiva arenga señalando que “tenemos que cambiar de paradigma, y en lugar de preguntarle a los gobiernos sobre el estado de las convenciones colectivas de trabajo o el derecho de huelga, y salir decididamente a exigir esas demandas”.

Luego dijo que “no alcanza con que nuestros compañeros  sindicalistas puedan ser elegidos diputados, sino que hay que ganar la calle, movilizarse y gritarle al Sistema, a los que mandan, que los trabajadores no estamos dispuestos a pagar la crisis que ellos provocan”.

El representante colombiano  dio un pormenorizado informe sobre la situación de violencia que sufren los luchadores sindicales en su país., En los últimos 20 años se han contabilizado 2.900 asesinatos de gremialistas, y “muchos de nosotros –planteó- debemos andar con varios escoltas para que no nos asesinen”, ponderando la sensación de libertad que tuvo al llegar a Buenos Aires, de poder caminar por la calle “sin sentirme amenazado”.

Contó también la situación que atraviesan los trabajadores penitenciarios, que en los últimos meses han denunciado, por ejemplo, que en la Cárcel Modelo de Bogotá, están alojados 8.000 presos, cuando su capacidad es para 2.200. O que hay en las prisiones numerosos enfermos de SIDA, tuberculosis  y hasta una epidemia de varicela. Todo ello, sin que los organismos estatales se hagan cargo de lo que sucede.

Ponderó la unidad sindical que han alcanzado en el  último año, las diferentes centrales, e informó que precisamente este Comando Nacional Unitario está convocando una gran movilización para el 14 de agosto, exigiendo un nuevo modelo de salud.,

El representante de El Salvador, hizo un balance de lo que significaron varias décadas de gobiernos de derecha, y puntualizó que “cuando muchos teníamos esperanzas con el gobierno del FMLN, pronto nos dimos cuenta que significaba cambiar algo para no cambiar casi nada”.

Aclaró que son muy pocos aspectos los que han mejorado en cuanto a la relación con los trabajadores estatales, y que como en otros países del continente, hay gran precarización laboral y reina la tercerización.

Algo similar comentaron los delegados de Guatemala y Costa Rica, poniendo énfasis que “la tercerización es un mal compartido por muchos de nosotros y exigen, como CLATE, una respuesta común y urgente”.

El resto de los países presentes en el Congreso continuarán informando en la segunda jornada del mismo, a realizarse este jueves.

12 Vistas