Con un mensaje del Papa Francisco culminó la conferencia del sindicalismo internacional

Mundo

24/11/2017

Con un mensaje del Papa Francisco culminó la conferencia del sindicalismo internacional

Este viernes 24 concluyó el encuentro Internacional de Organizaciones Sindicales en el Vaticano que convocó a representantes de los trabajadores de todo el mundo. Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano convocante al encuentro, fue el encargado del cierre y de la lectura del mensaje del Papa Francisco, que por cuestiones de fuerza mayor no pudo asistir. En su mensaje habló del trabajo como primordial para el desarrollo y de solidaridad no sólo con los representados sino con los marginados. Y dijo también “sean factores de solidaridad y esperanza para todos. ¡No se dejen corromper!”.

Prensa CLATE

Julio Fuentes, Presidente de la CLATE presente en el encuentro internacional junto a una delegación de la ATE de Argentina y de la Central de Trabajadores de la Argentina-Autónoma y cientos de dirigentes de todo el mundo, realizó un balance de estas jornadas. “Tuvimos dos días de debate en profundidad sobre el documento base de la convocatoria. Y fue muy importante discutir la problemática de la clase trabajadora mundial , el sindicalismo, las distintas realidades, el sistema capitalista, las transnacionales, las nuevas formas de neocolonialismo. Fue un debate muy profundo y creo que fue muy enriquecedor”.

“Esperábamos que el Papa Francisco pudiera estar en el cierre de la actividad y razones de fuerza mayor han impedido que estuviera. En cambio nos envió si un mensaje muy profundo que habla sobre varios temas, pero por sobre todo nos aconseja que tengamos cuidado de no aislarnos, de mirar más allá que los trabajadores formales, a millones de compañeros que están trabajando en la informalidad, amparadas en políticas de los gobiernos que no controlan, que no hacen uso del poder de policía para controlar el cumplimiento de las leyes laborales”.

“Otro de los puntos del mensaje es el cáncer de la corrupción”, expresó Fuentes. “Estamos viendo como la corrupción en América Latina atenta contra la democracia, y si hay corrupción en los sindicatos atenta contra los derechos de los trabajadores.”.

Respecto de las reformas laborales en la región, Fuentes subrayó que “todas las reformas negativas que se están haciendo sobre la legislación laboral en América latina tienen una característica: que se pueda negociar por debajo de los legislado. Es decir, los congresos legislan en beneficio de los trabajadores, pero puede un grupo de trabajadores a través de su junta de delegados, negociar con su empleador condiciones menores”. “Eso mata el derecho laboral”, sentenció.

El Mensaje del Papa Francisco

A continuación los principales párrafos del mensaje leído en el cierre de la segunda jornada del encuentro internacional de sindicalistas convocado por el Vaticano.

“El trabajo no puede considerarse como una mercancía ni un mero instrumento en la cadena productiva de bienes y servicios, sino que, al ser primordial para el desarrollo, tiene preferencia sobre cualquier otro factor de producción, incluyendo al capital. De allí el imperativo ético de «preservar las fuentes de trabajo», de crear otras nuevas a medida que aumenta la rentabilidad económica, como también se necesita garantizar la dignidad del mismo.”

“Mostrar al mundo lo que ustedes bien conocen: la conexión entre las tres «T»: tierra, techo y trabajo .  No queremos un sistema de desarrollo económico que fomente gente desempleada, ni sin techo, ni desterrada. Los frutos de la tierra y del trabajo son para todos, y «deben llegar a todos de forma justa»”

“Los sindicatos y movimientos de trabajadores por vocación deben ser expertos en solidaridad. Pero para aportar al desarrollo solidario, les ruego se cuiden de tres tentaciones. La primera, la del individualismo colectivista, es decir, de proteger sólo los intereses de sus representados, ignorando al resto de los pobres, marginados y excluidos del sistema. Se necesita invertir en una solidaridad que trascienda las murallas de sus asociaciones, que proteja los derechos de los trabajadores, pero sobre todo de aquellos cuyos derechos ni siquiera son reconocidos. Sindicato es una palabra bella que proviene del griego dikein (hacer justicia), y syn (juntos).

“Por favor, hagan justicia juntos, pero en solidaridad con todos los marginados. Mi segundo pedido es que se cuiden del cáncer social de la corrupción. Así como, en ocasiones, «la política es responsable de su propio descrédito por la corrupción»,lo mismo ocurre con los sindicatos. Es terrible esa corrupción de los que se dicen «sindicalistas», que se ponen de acuerdo con los emprendedores y no se interesan de los trabajadores dejando a miles de compañeros sin trabajo; esto es una lacra, que mina las relaciones y destruye tantas vidas y familias. No dejen que los intereses espurios arruinen su misión, tan necesaria en los tiempos en que vivimos. El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción. Sean factores de solidaridad y esperanza para todos. ¡No se dejen corromper!

“El tercer pedido es que no se olviden de su rol de educar conciencias en solidaridad, respeto y cuidado. La conciencia de la crisis del trabajo y de la ecología necesita traducirse en nuevos hábitos y políticas públicas. Para generar tales hábitos y leyes, necesitamos que instituciones como las de ustedes cultiven virtudes sociales que faciliten el florecimiento de una nueva solidaridad global, que nos permita escapar del individualismo y del consumismo, y que nos motiven a cuestionar los mitos de un progreso material indefinido y de un mercado sin 3 reglas justas”.

Para ver el mensaje completo del Papa Francisco haga click aquí

38 Vistas