17/12/2015

Con apoyo de ANEF se inicia paro de los trabajadores de la DGAC

A las 0:00
horas de hoy, comenzó el paro de 48 horas de los trabajadores de la Dirección
General Aeronáutica Civil (DGAC), agrupados en la ANFDGAC, en demanda de
mejoras en sus condiciones previsionales.

 

Esta mañana,
dirigentes nacionales de la Agrupación se desplazaron hasta el aeropuerto
Arturo Merino Benítez para respaldar el inicio de las jornadas de paralización
de la asociación afiliada a la ANEF.

 

En el lugar,
los dirigentes pudieron constatar que las amenazas realizadas por el ministro
de Defensa, José Antonio Gómez, se materializaron, con la presencia de personal
de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) en todos los aeropuertos del país, para
reemplazar en sus labores a los trabajadores que se sumaron el paro.

 

Ante esta
situación, el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente, acusó al gobierno de
poner en marcha un “ejercicio de enlace”,  comparando la presencia de militares en los
aeropuertos con un episodio ocurrido a fines de 1990. “Creo que él (ministro de
Defensa) debiera estar probablemente muy satisfecho de este ejercicio de enlace
que está haciendo hoy día con los militares y las policías a lo largo del país
en contra de los trabajadores de aeronáutica que están luchando por sus
legítimas reivindicaciones”, expresó el dirigente a los medios.

 

Además, el
presidente de la Agrupación sostuvo que el 
Ministerio de Defensa está ejerciendo una práctica antinsindical y que
el gobierno está siendo inconsecuente con los principios que está defendiendo
en el Congreso, en el marco del debate legislativo por la Reforma Laboral.

 

Por su
parte, el presidente de la ANFDGAC – y dirigente nacional ANEF-, José Pérez
Debelli, criticó con dureza el plan de contingencia del gobierno y  manifestó que, a pesar del escenario adverso,
se cifra en un 50% en la Región Metropolitana y de un 80% en Regiones la
adhesión en el primer día de paro.

 

“Ha
habido una arremetida inusual a inédita, donde la fuerza pública ya no es la
única presente, sino también la fuerza militar (…) no se imaginan la tensión
y presión que están sufriendo nuestros compañeros en regiones”, manifestó
el dirigente a la prensa
.

 

La ANFDGAC a
través de una declaración pública rechazó el plan de contingencia debido a que
“atenta en contra de la seguridad de las operaciones aéreas nacionales e
internacionales, conforme lo prescribe el artículo 194 bis de la Ley 18.916
Código Aeronáutico”. A su vez, indicaron que se podía poner en peligro la
seguridad de los pasajeros y del funcionamiento de los aeropuertos del país.

 

Las razones del paro

 

Los funcionarios
de la DGAC se encuentran en una contradicción administrativa a la hora de
cotizar, en una especie de vacío, que no les permite distibuir sus ingresos en
el actual sistema de pensiones (AFP) como el resto de los empleados fiscales.
Bajo este régimen se encuentran desde el año 1985.

 

En la
actualidad sus remuneraciones son consideradas en la escala única de las
Fuerzas Armadas, pero a la hora de cotizar para sus pensiones en las AFP deben
subcotizar como civiles y lo hacen con el 60% de sus salarios, es decir que se
les calcula el porcentaje destinado a la cotización previsional con el 60% del
total de sus sueldos.

 

Esta
situación les genera un prejuicio porque no tienen el mismo pozo de acumulación
de ahorros que el resto de los trabajadores públicos, situación que los condena
a tener una jubilación indigna. “Para efecto de remuneraciones estamos
considerados en la escala única de las Fuerzas Armadas y siendo civiles es
contradictorio”, explicó el presidente a la ANFDGAC.

 

La demanda
central de los funcionarios de la DGAC es recuperar el derecho a pensiones
dignas, para ello piden ingresar a la Caja de Previsión de Defensa Nacional
(CAPREDENA), debido a que llevan más de 30 años perjudicados en materia de
previsión social y forman parte del aparato de Defensa Nacional.

 

Esta
reivindicación de la ANFDGAC ha sido conversada en diferentes mesas de trabajo
con los distintos gobiernos por 8 años. 
Sin avances considerables, el pasado 15 de septiembre se realizó un paro
nacional
. Luego de ello, se logró instalar una mesa, donde por primera vez se
sentó el Ministerio de Hacienda.

 

El 30 de
noviembre pasado, después de 60 días de trabajo, el Ejecutivo presentó una
propuesta con alternativas de subsidios estatales para apalancar la merma
económica en las pensiones de los trabajadores de la DGAC y descartó, por tener
un costo muy elevado,  el retorno al
sistema de reparto.

 

Esa última
oferta del gobierno fue rechazada, a principio de este mes, por las bases de la
asociación en una consulta nacional. Tras ese resultado, el paro de 48 horas
fue anunciado como una acción para presionar al Ejecutivo y encontrar los
espacios necesarios para la construcción de los mecanismos para dar solución a
la demanda de los funcionarios de la DGAC.

7 Vistas