24/01/2014

COLOMBIA: Sindicatos estatales se declaran en alerta ante incumplimientos del Gobierno

Entre los puntos incumplidos que más preocupan al
sindicalismo estatal, está el de la reforma del Decreto 1092 (reglamentario de
la negociación colectiva en el sector público), cuyo texto fue acordado con el
Ministerio del Trabajo desde octubre, pero aún no se hace oficial. Asimismo, el
Gobierno se comprometió a presentar al Congreso, para su ratificación, 3
convenios de OIT, y nada ha hecho al respecto; como tampoco ha expedido el
decreto que permitiría movilidad a los empleados públicos de carrera
administrativa.

 

Ante este estado de cosas, la Unidad de Acción de los
Estatales, conformada por las 3 centrales sindicales y las federaciones que
firmaron el acuerdo, más la Federación Internacional de Servicios Públicos
(ISP), se declaró en estado de alerta y anunció una serie de acciones
tendientes a presionar el cumplimiento de la totalidad del acuerdo.

 

Para el efecto se convocó una reunión de las juntas
directivas de los sindicatos estatales de Bogotá, que se realizará el 1º de
febrero; y el 3º Encuentro Nacional de Trabajadores del Estado, previsto para
el 7 y 8 de febrero en Bogotá, en el que se espera haya definiciones concretas
en torno a la movilización de los servidores públicos a nivel nacional.
Asimismo, se dirigirá una carta abierta al Presidente de la República, se solicitará
una audiencia con el Ministro del Trabajo, y se pondrá el tema en conocimiento
de la opinión pública nacional e internacional, y ante la OIT.

 

“Vamos a ver si en el Encuentro Nacional acordamos una
jornada nacional de protesta que reivindique el complimiento de los acuerdos,
pues solo con la movilización de los trabajadores es que los patrones escuchan
y cumplen”, señaló Francisco Maltés, vocero del sindicalismo estatal por parte
de la CUT.

 

“Hay una gran preocupación. Ya llevamos más de 7 meses del
acuerdo, y muchos de los puntos sustanciales no se han cumplido; y si no se
cumple lo que se pactó, la negociación colectiva de los estatales se vuelve una
caricatura”, señaló por su parte Juan Diego Gómez, vocero de la Federación Internacional
de Servicios Públicos (ISP).

 

A su vez Percy Oyola, presidente de la Unión Nacional de
Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos (UTRADEC), federación de la CGT, precisó: “Percibimos que
el Gobierno les hizo conejo a los trabajadores estatales. Simula que está
cumpliendo, pero en la práctica se burla de lo que hemos acordado”.

 

Y Jorge Peña, presidente de Fecotraservipublicos, federación
de sindicatos estatales de la CTC,
que agrupa a unos 12 mil trabajadores en todo el país, considera que el impase
del acuerdo se debe a que en el gobierno hay tres posiciones. Una la del
Ministerio de Trabajo, “que ha estado atento y ha hecho lo que tiene que
hacer”. Pero el tema se estanca cuando llega al Departamento Administrativo de la Función Pública y
al Ministerio de Hacienda. “Eso es un retén que no deja pasar nada, como que no
les gusta el acuerdo que firmamos. Esa dispersión del gobierno es la que nos
tiene preocupados”, agregó.

 

Los puntos que sí y los que no

 

Es de aclarar que no todo lo del Gobierno ha sino
incumplimiento. Ha cumplido algunos puntos, como el del incremento salarial, y
ha emitido circulares instando a los nominadores para que descuenten la cuota
sindical a los trabajadores, tanto a los sindicalizados como a los no
sindicalizados que se benefician del acuerdo, lo cual redunda en
fortalecimiento de los sindicatos.

 

Pero el gran lunar es no haber suscrito aún el decreto
modificatorio del Decreto 1092,
a
fin de superar las limitaciones que éste tiene y
facilitar y unificar los procesos de negociación colectiva en el sector
público, dentro de los parámetros que exige el Convenio 151 de la OIT.

 

En octubre se acordó un texto de reforma de este decreto con
el Ministerio de Trabajo y la Secretaría Jurídica de la Presidencia, el cual
se esperaba que entrara a regir en enero de este año. Pero se quedó
“empantanado” en el Ministerio de Hacienda, que, en opinión de Francisco
Maltés, “es la talanquera que se atraviesa en la reivindicación de los derechos
de los trabajadores estatales”.

 

Asimismo, el gobierno no ha tenido voluntad política para
gestionar en el Congreso de la
República
la ratificación de 3 convenios internacionales de la OIT, punto que hace parte del
acuerdo. Estos convenios son: el 135, que se refiere a la protección de los
representantes de los trabajadores en los lugares de trabajo, convenio básico
para fortalecer el diálogo social en las empresas y entidades, y garantizar que
los sindicatos representen mejor a los trabajadores; el 149, que regula los
horarios y actividades del personal de enfermería; y el 183, sobre protección a
la maternidad.  

 

Otro punto sustancial, también incumplido, tiene que ver con
la garantía de representación de los trabajadores estatales en la Comisión Nacional
del Servicio Civil. Es un tema importante porque esta Comisión es la que regula
los concursos de méritos de los trabajadores, algo que tradicionalmente ha
hecho sin la consulta ni la participación de éstos, lo que ha originado serios
conflictos.

 

El incumplimiento en el tema de los cuadros funcionales,
también es factor de inconformidad del sindicalismo estatal. Se trata de un
decreto que permitiría a los funcionarios inscritos en carrera administrativa
moverse en el mismo nivel jerárquico en el que se encuentran sin tener que
concursar directamente, siempre y cuando cumplan los requisitos exigidos y
obtengan una evaluación excelente. Ello implica un decreto del gobierno que
reforme los decretos 1227 y 1228 de 2005.

 

Pliegos que faltan por negociar

 

El Decreto 1092, tal como está concebido, plantea que los
sindicatos de los entes estatales presenten pliego de peticiones antes del 31
de marzo. El año pasado no se presentaron pliegos en más de mil municipios,
gobernaciones, instituciones territoriales, hospitales públicos, institutos
descentralizados, etc. Y de los 300 pliegos que se presentaron, solo se
resolvieron unos 150. A
los demás no se les dio el trámite correspondiente, razón por la cual en
diciembre la CUT
interpuso una queja formal contra el gobierno colombiano ante la OIT.

 

Se espera que antes del próximo 31 de marzo se presenten
unos 400 pliegos de peticiones en las entidades estatales que faltan. Preparar
una estrategia para la presentación de estos pliegos, es otro propósito de las
reuniones y encuentros que el sindicalismo estatal realizará a principios de
febrero en Bogotá.

9 Vistas