05/09/2016

COFE responde por qué esta en contra de los recortes presupuestales

El ajuste fiscal recae sobre el trabajo y no sobre el
capital. La consigna “que pague más quién tiene más”, se reemplaza por “que
pague más quién tiene más ingresos por trabajo”.


Además, se recorta el gasto público, incluyendo gasto social
así como rubros salariales.


El recorte en los rubros salariales de la Administración
Central se profundiza en la discusión parlamentaria. Se adoptan definiciones al
barrer, que no tienen en consideración ningún criterio vinculado a la mejora de
gestión.


En el artículo 5 de la Ley Nº 19.355, de Presupuesto, se
establece un recorte en los rubros salariales por un monto de 761 millones de
pesos. A este ajuste, en el proyecto de Rendición de Cuentas, se suma en su
artículo 7, una reducción del rubro 0 de 331 millones de pesos. Estos recortes
son definitivos y se aplican a los Incisos de la Administración Central.


A esta disminución de los rubros salariales se adiciona lo
dispuesto en el artículo 3 de la Rendición de Cuentas a consideración del
Parlamento, por el cual, toda provisión de vacantes deberá necesariamente
contar con la aprobación de la Comisión de Análisis Retributivo y Ocupacional
en la órbita del Poder Ejecutivo, en la cual no tienen participación alguna los
sindicatos, siendo este tema materia preceptiva de negociación colectiva, de
acuerdo a lo dispuesto por la Ley N° 18.508, dado que afecta la Carrera
Administrativa de los funcionarios públicos.


Además, de acuerdo a lo que se está discutiendo actualmente
en el Senado,  se prevé un recorte
adicional del total de rubro cero de la mayor parte de los Incisos de la
Administración Central.


La política del Poder Ejecutivo es la de no proveer las
vacantes tanto de ingresos como de ascensos, generando créditos sin ejecutar
que luego son suprimidos, dado que no ingresa personal y tampoco se procesan
los concursos de ascenso.


Son miles los puestos de trabajo que se han perdido en la
Administración Central en los últimos años como consecuencia de esta política de
recorte, lo cual genera un debilitamiento del Estado en determinadas áreas.
Este debilitamiento a su vez tiene incidencia directa en la economía del país y
en los servicios que se prestan. La experiencia de impedir ingresos en la
Administración no es novedosa, ya la hemos vivido y conocemos sus resultados:
para cumplir los cometidos estatales se termina contratando personal a través
de contratos precarios, incluso por mayores salarios que los de un funcionario.


La eliminación de vacantes de ascenso va en detrimento de la
profesionalización de la tarea del funcionario público. La capacitación y el
ascenso son imprescindibles para una mejora de gestión.


Esta decisión intencionada, atenta contra la gestión de los
propios Organismos Públicos, teniendo como respaldo la definición política del
Poder Ejecutivo de presionar y recortar el salario.


Con estas decisiones se lesiona la carrera administrativa,
se reducen las posibilidades de ascenso, se eliminan puestos de trabajo y se
afectan directamente los servicios que el Estado brinda a la población.


COFE ha reivindicado en forma permanente la necesidad de que
exista una verdadera carrera administrativa, pilar fundamental para la
profesionalización de los funcionarios públicos, reclamo que no ha sido
atendido por ningún Gobierno hasta el momento. Sin embargo, se siguen
aumentando los cargos de confianza política.


 Se recorta el rubro
0, pero el Poder Ejecutivo no tiene previsto ni tan siquiera realizar una
evaluación de los cargos de confianza, los que solo han aumentado en los
últimos años y para los cuales no se prevé ningún recorte.


¿Cuántos son los cargos de confianza y de designación
directa que hoy tiene el Estado?
¿Cuántos son los asesores que tienen los Ministros, Directores de Unidades
Ejecutoras, etc?
¿Qué tarea realizan estos puestos de confianza y cuál es el aporte al
Organismo?
¿En qué  contribuyen los cientos de
cargos de confianza a una mejor gestión del Estado?


Entendemos que los recortes en los rubros salariales deben
destinarse totalmente a una reducción de los cargos de confianza, una reducción
de los cargos de designación directa, por lo que es necesario realizar un
análisis profundo de esta situación.


Manifestamos nuestro total rechazo a las políticas del Poder
Ejecutivo que tienen como centro el recorte en rubros salariales y en el gasto
social, así como el aumento de los impuestos al trabajo, jubilaciones y
pensiones, que se materializan en la Rendición de Cuentas a consideración del
Poder Legislativo.


Consejo Directivo de COFE

13 Vistas