12/02/2015

CHILE: Asociación de Funcionarios y Funcionarias del Sernam participaron el proceso de creación del Ministerio de la mujer

 En esta entrevista, la presidenta de Anfusem nos relata cómo los y las funcionarios/as del Sernam participaron en el proceso de tramitación de la ley y sus expectativas con respecto a las nuevas instituciones que se crearán.

El pasado 28 de enero, tras diez meses de tramitación en el Parlamento, se aprobó el proyecto de ley que crea el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género. Tras el texto final, hay un trabajo que incluyó la opinión de la Asociación de Funcionarios y Funcionarias del Sernam, quienes con esfuerzo e insistencia hicieron presente sus posturas desde el inicio de este Gobierno, cuando se enteraron del envío del proyecto.

Para la presidenta de la Asociación (Anfusem), María Cristina Avilés, la ley va a permitir aplicar nuevas políticas de género y equidad y es un gran avance en ese sentido, sin embargo, los términos de cómo se iba a desarrollar el proceso de traspaso de funcionarios y encasillamiento, tuvo que ser definido en un protocolo aparte con la ministra Pascual y que debe ser ratificado por la DIPRES (Hacienda). En la siguiente entrevista Avilés narra el proceso de participación que tuvieron los funcionarios del Sernam en el proyecto,  su opinión sobre el resultado del trabajo legislativo y cómo los trabajadores enfrentarán la creación de tres nuevas instituciones: el ministerio, la subsecretaria y el nuevo Sernam.

A grandes rasgos, ¿Qué significa para ustedes que este proyecto se haya aprobado, como trabajadores y trabajadoras del Sernam?

En general en la administración pública hay una cantidad mayor de mujeres que de hombres y en este servicio aún más cantidad de mujeres. Y por eso, siendo tantas las mujeres funcionarias públicas, vivimos muchas de las situaciones y problemas que viven las mujeres en el mundo y en Chile. Por lo tanto, la creación del ministerio es importante para nosotros, para vernos beneficiadas como mujeres.

También, como funcionarias y funcionarios, ha sido importante porque hemos podido participar en las discusiones que han generado el proyecto de ley. Nosotras, desde antes de que se presentara en el proyecto de ley, en 2013, durante la campaña presidencial, nosotros en la asociación de funcionaros generamos un proceso de reflexión y hicimos un documento de propuesta de ministerio que entregamos a las nuevas autoridades cuando fue el cambio de mando. Y después pedimos ir a las sesiones de Cámara, del Senado, para entregar nuestro punto de vista. Es decir, nos hemos involucrado en la discusión y estuvimos atentos para que el producto traiga garantías para las mujeres y para que los y las trabajadores puedan resguardar sus derechos al ser traspasados al ministerio.

¿El proyecto responde a las necesidades de ustedes con respecto a la cantidad de trabajadores a contrata y a honorarios que hay en su servicio?

El proyecto incluye ciertas disposiciones transitorias, que señala a grandes términos: cómo se tiene que realizar el proceso de estructura del ministerio, la dotación y el proceso de encasillamiento, que es el proceso de cómo se instalan las personas en la estructura. A partir de esta definición, que está en la ley, la asociación de funcionarios ha acordado un protocolo de acuerdo con la ministra Pascual, que falta ahora que la suscriba la DIPRES, para que se concrete que se resguarde la situación de los trabajadores del servicio. Ya establecimos una mesa de trabajo, donde incluso participan dirigentes de la ANEF, y estamos esperando que la DIPRES firme el protocolo, donde consideramos cosas como por ejemplo que la dotación del ministerio tiene que ser más numerosa que la dotación establecida para el Sernam; que tenga mejores grados; que toda la gente esté a contrata o planta y que los casos de honorarios sean casos excepcionales; que se resguarde los grados de las personas traspasadas del servicio  al ministerio; que el proceso de encasillamiento sea transparente, donde las personas puedan postular; que haya un sistema de bienestar; etc.

Pero también hay funcionarios que se van a quedar en el Sernam. ¿Saben en qué condiciones?

A partir de la promulgación de la ley hay un año de plazo para hacer todo este proceso. Durante todo el plazo, todos quienes trabajamos en el servicio seríamos traspasados a la subsecretarias del ministerio, ya que tampoco va a existir este Sernam. Y está reglamentado que se tiene que hacer el proceso de encasillamiento, que es la manera en que se llena la dotación del ministerio, que está definido por ley. Nosotros como asociación hemos avanzado en eso, en proponer una estructura de concursos y perfiles, de estructura del servicio, que esperamos que se tome en cuenta.

Ustedes estuvieron en la Cámara cuando se aprobó la ley del ministerio, acompañaron todo el proceso, ¿qué les pareció el producto final?

Si, nosotros acompañamos e hicimos propuestas durante todo el proceso. Desde que partió el trámite en la cámara fuimos a la comisión de familia de la Cámara y ahí la presidenta de la asociación en ese momento presentó las primeras observaciones, de lo que nos parecía que eran sus debilidades. También expusimos sobre cómo está Chile desde el punto de vista de la OCDE sobre equidad de género. También expusimos en la comisión de Hacienda de la cámara, donde expusimos sobre algo que aún nos preocupa, que es que los recursos con que fue aprobado el proyecto pueden ser insuficientes para poner en marcha el ministerio y su funcionamiento.

Luego fuimos recibidos por la comisión de Gobierno Interior en el Senado, donde volvimos a presentar nuestra inquietud por el presupuesto, agregando nuestro diagnóstico sobre la recarga laboral que existe hoy en el servicio, que es superior a la dotación.

Ahora bien, estamos bastante satisfechas con la ley aprobada, vemos que se recogieron inquietudes de la asociación de funcionarios, se acogieron inquietudes de organizaciones de Mujeres también, se acogieron y se manejó sabiamente indicaciones de parlamentarios. Para nosotros, la gran preocupación es el presupuesto, que nos parece que es insuficiente, entendiendo que la escala de sueldos que estamos pidiendo, que tiene que ser mejor de lo que existe hoy en el servicio, no lo permite el actual presupuesto. En general nos sentimos parte y comprometidos con el ministerio, pero tenemos esa inquietud y que eso pueda afectar la mejora laboral de nosotros.

¿Qué podríamos decir a los funcionarios o los dirigentes, sobre la importancia que puede tener este ministerio?

La idea es que el ministerio pueda instalar equidad de género y perspectiva de género en los otros ministerios, en los programas del Estado y en la función pública. Además, hoy la ley puede generar políticas de género y le da al servicio la posibilidad de ejecutar políticas. Creemos que podemos trabajar para que la perspectiva de la equidad de género esté presente no sólo en el interior de la organización, sino en las demandas de las organizaciones sindicales por ejemplo. Creemos que esto va a ser de importancia para organizaciones como la ANEF o la CUT, y vamos a necesitar que desde el mundo gremial se nos exija que esto se haga realidad.

6 Vistas