Centrales paraguayas se pronuncian ante la emergencia sanitaria

Paraguay

17/03/2020

Centrales paraguayas se pronuncian ante la emergencia sanitaria

Ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, las centrales y organizaciones sindicales del Paraguay, entre ellas, la Unión Nacional de Trabajadores del Estado (UNTE-SN), exigieron “un plan de auxilio económico” que priorice las necesidades de los trabajadores y de la población más vulnerable.

Mediante un comunicado, las centrales paraguayas afirman que “la pandemia de COVID19 requiere de un gran compromiso de todos para detener el peligro del contagio masivo”

“Para cuidarnos y cuidar a los demás debemos quedarnos en casa, higienizarnos frecuentemente, tenemos que dejar de compartir con otras personas, dejar la ronda del tereré, dejar de abrazarnos, dejar de pasarnos las manos”, exhortan.

“De alguna forma –explican– tenemos que unirnos en el hábito de no estar juntos hasta que esto pase, pero siempre unidos, ahí está la fuerza de esta nuestra lucha como país, y aunque estemos cada uno en nuestras casas, nadie debe soltarle la mano del otro en este momento”.

Sin embargo, denuncian que “apenas 48 horas después de que el gobierno suspendiera las actividades que implican la aglomeración de personas, ya un grupo de empresarios gastronómicos de Asunción anunciaba a sus trabajadores que no recibirán su salario por los 15 días que durará en principio la semi-cuarentena. ¿Si esto no es soltarse la mano al prójimo, entonces qué es…?”

Para las organizaciones sindicales, “este es un ejemplo de lo que no tiene que pasar”. Y agregan que “más allá de la inmoralidad e ilegalidad de esta práctica, reprochable desde cualquier punto de vista, queremos pensar un poco más allá”.

Los sindicatos recuerdan que gran parte de los trabajadores del Paraguay son cuenta-propistas o trabajan en las pequeñas empresas. “Este es el sector económico al que el Estado debe auxiliar de manera inmediata”, afirman.

“Ningún paraguayo debe quedar sin trabajo, ningún habitante de este país tiene que pasar hambre durante este periodo ni después, porque lo que aportan cada uno de los habitantes del país durante todo el año, y más en este momento, es para beneficio de todos”, sostiene el comunicado.

“Como organizaciones de trabajadores, urgimos la realización de manera conjunta de un plan de auxilio económico en el que se priorice las necesidades del trabajador. Somos representantes de los trabajadores, y sólo en diálogo es posible la construcción democrática, necesitamos un Gran Acuerdo Nacional que proteja la salud y la economía de todos”, destacan.

Las organizaciones sostienen que “el Estado debe auxiliar a los protagonistas más vulnerables del sector privado: a los cuenta-propistas, a las empresas más pequeñas, a las empresas que más empleos brindan y a los pequeños productores del campo”

En ese sentido, proponen trabajar en líneas de créditos, reprogramación de deuda, subsidios, suspensión de pago de servicios públicos, suspensión de pago de alquileres, bolsa de alimento, y “muchas otras cuestiones que se deben discutir de manera urgente y conjunta, no entre cuatro paredes, no puede de manera unilateral un gobierno de empresarios regulando ayuda para empresarios”.

Asimismo, exigen la aprobación inmediata de una ley que otorgue fueros laborales a todos los trabajadores del país por un lapso de 180 días, partiendo desde la fecha del decreto inicial.

Piden, además, “el reconocimiento inmediato por parte del Ministerio del Trabajo de organizaciones Sindicales que postulen en este momento a ello, o lo hayan hecho con anterioridad, sean estas organizaciones por empresas o por rama laboral, de modo a ser contralores del respeto de los puestos de trabajos”.

Los gremios paraguayos señalan que “El trabajo es un derecho constitucional que debe ser garantizado por el Estado” y alertan que “el aumento del desempleo y precarización laboral irán de contramano directamente a cualquier medida sanitaria planteadas actualmente por el gobierno”.

“La crisis sanitaria no puede servir para enfatizar los errores y ahondar en las desigualdades del país, sino al contrario, es el momento de corregir todo aquello que nos puso en un riesgo de tamaña magnitud, como un país precarizado”, expresa el comunicado de las centrales sindicales.

Y agregan: “El Estado no puede auxiliar al sector privado sin la garantía de que eso servirá a los más débiles, sin esa garantía, todo lo que se haga será un mero despilfarro. Un Gran Acuerdo Nacional es posible, solo respetando los derechos de todos, y en particular los de los más carenciados”.

“En este momento la solidaridad es el camino, algunos dejarán de ganar para que otros tengan algo para comer. Nunca se debe soltar la mano de aquel que nos necesita, y la necesidad es nuestra, los vulnerables aquí somos nosotros, la mayoría somos nosotros: la mayoría somos los trabajadores”, finaliza la declaración.

233 Vistas