20/02/2013

Central sindical vasca LAB denuncia la condena de activistas saharauis

 LAB, Euskal Herria, 20/02/13.- El 8 de noviembre de 2010 el Campamento de Gdeim Izik, a las afueras de El Aiún, organizado por miles de personas saharauis para protestar por sus deplorables condiciones de vida, fue disuelto violentamente por las fuerzas de ocupación marroquíes causando víctimas y desaparecidos.

Este campamento de más de 20.000 personas pretendía denunciar la situación en que viven los y las saharauis en el Territorio No Autónomo del Sahara Occidental, último territorio de África pendiente de descolonización bajo tutela del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Una situación de continuas violaciones de derechos humanos, expoliación de sus recursos naturales, detenciones arbitrarias, desapariciones y torturas.

El régimen de Marruecos procedió a detener y a obtener declaración bajo tortura a 24 saharauis para responsabilizarlos de la muerte de agentes marroquíes en los acontecimientos de la violenta disolución de Gdeim Izik.

Posteriormente, y a pesar de no tener jurisdicción sobre el Territorio no Autónomo del Sahara Occidental, el régimen marroquí procedió a juzgarlos en un tribunal militar que a juicio de numerosos observadores internacionales no contó con las debidas garantías por falta de pruebas.

Tras nueve días de juicio y siete horas de deliberación, y con una total falta de garantías procesales, el tribunal militar marroquí condenó a nueve activistas a cadena perpetua, a cuatro a 30 años de cárcel, a otros diez a penas de entre 20 y 25 años y a los dos últimos a dos años de cárcel.

Estas durísimas penas suponen un nuevo atentado contra el pueblo saharaui, contra su derecho de autodeterminación y su existencia, ya que se trata de un pueblo sometido permanentemente a violaciones por parte de la fuerza ocupante marroquí.

Diferentes instituciones europeas, parlamentos nacionales y el propio Parlamento Europeo han venido sistemáticamente denunciando estas violaciones y exigiendo que la Misión de las Naciones Unidas desplegada en la zona (MINURSO, Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental), monitorice el respeto a los derechos humanos del pueblo saharaui.

Por todo ello, la central sindical LAB del País Vasco:

Denuncia esta condena a los activistas de Gdeim Izik por injusta e ilegal, ya que sus Derechos y garantías procesales han sido vulnerados desde el momento de su detención, y durante todo el procedimiento.
Exige la inmediata liberación de todos los presos políticos saharauis.
Exige, una vez más, la aplicación efectiva de un referéndum de autodeterminación para que las y los ciudadanos saharauis, ellos solos y en exclusiva, decidan el futuro del Sahara Occidental, sin injerencias de ningún tipo, ni del Estado marroquí, ni de ninguna otra instancia internacional.
Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo al pueblo saharaui y a sus presos y refugiados.

13 Vistas