27/10/2016

Carlos Aramendi: “No estamos solos en esta pelea por el ferrocarril en manos del Estado”

Tras las elecciones realizadas hace quince días, la Unión
Ferroviaria del Uruguay, integrante de la CLATE, tiene nueva conducción. El
secretario general electo, Carlos Aramendi, explicó que el 94% de los votos que
obtuvieron, además de la alta participación en el proceso eleccionario, fue
producto de un trabajo colectivo muy importante.  “Ante la grave situación que atraviesa la
empresa estatal de ferrocarriles, AFE, y los continuos ataques a la
organización sindical por parte del directorio, los militantes de diferentes
corrientes de opinión aceptaron el llamado a la unidad y por eso fue tan
importante esta elección”.



Con respecto a los desafíos de la nueva etapa, que se
extenderá hasta el 2018, el dirigente ferroviario explicó que “seguiremos
luchando para tener los ferrocarriles en manos del Estado, porque nosotros
venimos denunciando y resistiendo el embate desde el año 2009, cuando el
gobierno intentó la privatización. Ahora tenemos otro Presidente, nos hemos
reunido con las autoridades y denunciamos este intento de ofrecer dinero a los
trabajadores ferroviarios para que dejen de ser estatales y pasen a pertenecer
al sector privado que opera el servicio”.


En ese marco, hoy mantuvieron un nuevo encuentro con las
autoridades y rechazaron la propuesta del Gobierno para que trabajen junto a
los empleados de la empresa privada. “Nos ofrecen una suma de dinero para que
les transmitamos nuestros conocimientos a los privados. Y no lo vamos a hacer.
Por eso estamos convocando para los próximos días a una asamblea general de
trabajadores, para que participen los más de 500 afiliados que tenemos en todo
el país y tracemos una nueva estrategia en este conflicto”, explicó Aramendi.


El dirigente también reconoció que “nos duele que un
gobierno progresista, como se hace llamar, siga intentando privatizar con
viejas recetas de los amigos neoliberales que ustedes los argentinos conocen
tan bien. Además, se inició una campaña de desprestigio y de plantear que los
trabajadores no somos eficientes”. Y recordó que a pesar de ello, hay mucha
gente “que comparte nuestra lucha acerca de que los ferrocarriles deben estar
en manos del Estado”.


Con respecto a la empresa privada que opera el servicio, el
secretario general de los ferroviarios denunció que “no cumple con los
reglamentos, tanto de seguridad ferroviaria como de seguridad de los
trabajadores, que llegan a trabajar de 12 a 16 horas. Tampoco cumple con los
reglamentos operativos para trabajar sobre la vía, lo que provoca una gran
inseguridad en todo el servicio”.


Finalmente, Aramendi reconoció que “son desafíos
nuevos los que tenemos por delante porque la estrategia del Gobierno viene
cambiando en función de sus intereses. Por eso esta lucha es muy dinámica, nos
movemos en todo el país para estar con los compañeros. Y reconocemos que a
nivel internacional, a través de la CLATE, hemos tenido el apoyo incondicional
y nos hicieron sentir que no estamos solos en esta pelea. Y eso nos hace más
fuertes”.

11 Vistas